El uno por uno del Barcelona: Dest, terrible; Busquets, el único que se salva

play
¡Sorprendió a todos! Alaba y un golazo para el Real Madrid El austríaco definió como un goleador de toda la vida y puso el 1 a 0 en El Clásico ante el Barcelona. (1:20)

El austríaco definió como un goleador de toda la vida y puso el 1 a 0 en El Clásico ante el Barcelona. (1:20)

BARCELONA -- El Barcelona cayó 1-2 en casa ante el Real Madrid y así fue el desempeño de sus futbolistas en un Clásico que puede tener repercusiones.

TER STEGEN. Batido. Como el Bayern, como el Granada, el Benfica, el Valencia... El primer remate entre palos del Real Madrid fue gol. Fue un golazo, sí, pero, quizá el alemán pudo responder mejor. No tuvo demasiado más trabajo de consideración... Y no supo rechazar un disparo en el último minuto que desembocó en el 0-2.

MINGUEZA. Amargado. Vinicius le llevó por el camino de la amargura. Le intentó atar en corto pero la electricidad y movilidad del brasileño, más los apoyos que recibía, le maltrataron en exceso. Fue sustituido por Coutinho en el descanso.

PIQUÉ. Controlador. Bien colocado y frío, no pasó por muchas dificultades cuando no tenía que correr detrás del balón o de algún rival. En el gol de Alaba no se entendió con Èric, dejando entre ambos demasiado suelta la banda.

ÈRIC GARCÍA. Inocente. Acompañó con acierto en el centro de la zaga, sacó con solvencia el balón y no se dejó intimidar... Le faltó contundencia y veteranía, señalado como quedó en el 0-2 anotado por Lucas Vázquez.

JORDI ALBA. Incansable. Corrió su banda sin descanso, arriba y abajo con una entrega encomiable y convirtiéndose en una pesadilla convertido en extremo, llevando el mayor peligro ofensivo del Barça.

BUSQUETS. Solvente. Excelente en la recuperación, atento al corte y rápido en la combinación, mantuvo el tono del centro del campo azulgrana hasta donde llegaron sus fuerzas.

DE JONG. Insípido. Apenas si se dejó notar. Fue un simple secundario, más que discreto, que no buscó el desmarque, no hizo rupturas, no buscó líneas de pase ni tomó ninguna clase de mando hasta que fue sustituido por Sergi Roberto.

GAVI. Debutante. Atrevido y descarado, valiente como acompañante de Busquets, intgeligente en el manejo de balón y fantástico en la visión de juego. No notó los nervios de ser el debutante más joven en 80 años de Clásico. Le sustituó Luuk de Jong en la parte final.

DEST. Fallón. Erró, en la primera mitad y 0-0 en el marcador, un gol cantado al quedarse, con el balón controlado, solo delante de Courtois para rematar a las nubes. Comenzó de extremo, con ganas y combinando aciertos y fallos y en la segunda mitad se recolocó como lateral, con menos incidencia... y algún que otro error grave.

MEMPHIS. Secundario. Lo intentó todo pero le salió poco. Se empeñó en regates estériles cuando se olvidaba de combinar y no estuvo acertado, tampoco, en el remate. Muy tirado a la banda provocó poco peligro.

ANSU FATI. Limitado. Falto aún de rodaje y limitado físicamente, le costó entrar en juego, más también por la ausencia de combinación en el juego de ataque, sin verse como debería con Memphis. Agotado, fue sustituido por Agüero cerca de la media hora del segundo tiempo.

COUTINHO. Revulsivo. Entró tras el descanso, dando sentido y verticalidad al juego ofensivo azulgrana... Pero se notó demasiado huérfano en su intento de recuperar las sensaciones de un equipo cada vez más nervioso.

AGÜERO. Atento. Tomo el puesto de Ansu Fati, colocado como delantero centro y teniendo que ir a buscar balones que no le llegaban. Aclamado por la hinchada... Se estrenó con un gol de pillo, que no le sirvió al Barça..

SERGI ROBERTO. Recurso. Entró como recurso, entre líneas, en el minuto 77 por el inoperante Frenkie de Jong. Intentó ser el enlace entre el centro del campo y el ataque. No lo fue.

LUUK DE JONG. Desespero. El último cartucho utilizado por Koeman para intentar salvar el desastre. Se colocó de 9, junto a Agüero esperando balones colgados... que no llegaron.