El Barcelona sobrevive al presente con las promesas del futuro

play
Barcelona logró una victoria agónica ante Elche de la mano de sus jóvenes (2:59)

El conjunto de Xavi ganó 3-2 sobre la hora en el Camp Nou con goles de Jutgla, Gavi y Nico y se acercó a los puestos de copa. (2:59)

BARCELONA -- El Barcelona dijo adiós al 2021 en el Camp Nou, despidiendo uno de los peores años que se recuerda como local en que llegó a perder 6 partidos de los 25 disputados y ganando solamente 14, apenas un 56 por ciento de ellos con un rendimiento impensable, por lo negativo, en su historia.

Ganó con un sufrimiento que se diría se ha convertido en habitual. Celebró su victoria frente al modesto Elche como si de una final se tratara y ocultó con el marcador (3-2) cualquier otra realidad.

Fue el séptimo partido de Xavi Hernández como entrenador y séptima alineación distinta, ya fuera por necesidad o por convencimiento, el técnico volvió a agitar el equipo inicial con la entrada sorprendente de Ferran Jutgla como tercer delantero, compañero de Abde y Ousmane Dembélé en una línea de ataque inverosímil y en un escenario que poco debió imaginar el atacante catalán cuando fichó por el club azulgrana en verano después de que el Espanyol, con cuyo filial jugó dos temporadas, no le renovase contrato.

Fue el ex jugador periquito la última apuesta de un Barça que debe ganar el futuro en el campo para darle brillantez y devolver la ilusión a una afición todavía desconfiada de todo.

Poco más de 41 mil aficionados acudieron al Camp Nou para ver el estreno de Jutglà, el atrevimiento de Abde o la nueva clase maestra de Gavi, un jugador todoterreno pero con un guante de seda cuando tiene el balón, como demostró en el gol, golazo, que marcó. El primero en el primer equipo... Digno de Lionel Messi.

Son Gavi y Nico, este sábado suplente pero decisivo al final, dos de los futbolistas llamados a liderar el cambio de ciclo en el equipo azulgrana, donde, por ahora, las ilusiones y las decepciones se van turnando a cada partido.

Pudo ocurrir otra vez cuando al Elche apenas le ocupó un minuto marcar dos goles para igualar el partido y dejar señalado a Marc-André ter Stegen. Y no pasó porque esos dos jovenzuelos (Gavi y Nico) se encontraron para resucitar a un equipo cuyo presente futbolístico es tan dudoso como esperanzado es el futuro a través de su apuesta por la juventud.

PRESENTE... Y FUTURO
El Barça sobrevive como puede a este presente deportivo, puesto en manos de un Xavi cuyo mando en el club ya se sabe innegociable mucho más allá del banquillo... Pero que todavía no alcanza a todas las esferas del club.

Ni alcanzará su poder de decisión a saber cual será el futuro de un Camp Nou que este domingo será protagonista indiscutible a través de un referéndum en el que 110 mil 159 socios y socias están citados para decidir si se aprueba la financiación del Espai Barça propuesta por la junta de Joan Laporta o se rechaza esa inversión de 1,500 millones de euros para unas obras faraónicas que deberían modernizar y cambiar la cara del estadio en un plazo máximo de cinco años.

Del proyecto, 900 millones están previstos para la remodelación integral de un Camp Nou que pasaría a tener un aforo de 105 mil espectadores, con todo el estadio cubierto y una tercera gradería totalmente nueva, en cuya base se instalarán unos modernos palcos VIP que deberán multiplicar los beneficios económicos para el Barça.

El club estima que el nuevo espai Barça generará unos 200 millones adicionales al año (además de los casi 300 actuales) y que con ellos no habrá ninguna dificultad, ni riesgo, para devolverlo en los 35 años calculados.

Será la de este domingo la primera votación telemática en la historia del club barcelonista, votándose únicamente a través de la web oficial de la entidad y en ella lo que se pone en cuestión es si se apoya el voto favorable de la asamblea de compromisarios, atendiendo a que la directiva azulgrana ya ha dejado claro en sus informes que el presupuesto dejado por la anterior junta de 820 millones de euros quedará muy corto con las modificaciones incluidas por los nuevos gestores, cuya decisión fue pedir el máximo contemplado para no tener que solicitar sobre la marcha ampliaciones del préstamo.

El préstamo está previsto devolver en 35 años (con los primeros cinco de carencia) y se efectuará a través de los ingresos que generen las nuevas instalaciones, hecho que es visto más como una inversión que como un gasto.

A partir de aquí falta por conocer, porque los socios votarán sin tener conocimiento de ello, si el primer equipo podrá permanecer durante los cinco años de las obras jugando en el Camp Nou o, como relató la vicepresidenta Elena Fort, debe salir durante una temporada a jugar en otro campo, muy probablemente el Estadi de Montjuic.

En el seno del club crecen las voces contrarias a jugar en el Estadio Olímpico y favorables a intentar de todas las maneras, y con los perjuicios que ello causará en los abonados, mantenerse en el propio estadio, una vez se está empezando a conocer que la adecuación de Montjuic tendría para el Barcelona un coste superior a los 30 millones de euros, del que no obtendría ningún retorno.

Un nuevo Camp Nou para un futuro mejor en color azulgrana... Pero, como siempre, ese futuro, esa apuesta, está en manos de la pelota. Y es bajo el mando de Xavi que debe alcanzarse.