Turquía y República Checa, regalos para la última Eurocopa de Cristiano

play
Real Madrid no deja de lucirse aún con sus bajas (2:23)

Barak Fever analiza el triunfo de Real Madrid ante Girona (2:23)

Portugal terminó invicto la clasificación a la Eurocopa y Alemania 2024 será el último torneo de gran escala para su figura: CR7


Portugal tendrá como rivales en la Eurocopa 2024 a Turquía y la República Checa en el grupo F, el mismo en el que inició su aventura en la Eurocopa de Francia 2016 y que marca el mejor recuerdo de un título que quiere repetir Cristiano Ronaldo en el que posiblemente será el último gran torneo de su carrera.

El delantero portugués acaparará todos los focos de un grupo asequible para Portugal. Será uno de los que se despidan de la Eurocopa, junto a otros ilustres como Luka Modric, y querrá hacerlo con buen sabor de boca. A priori, no debería tener problemas para alcanzar los octavos de final. Se verá las caras ante selecciones teóricamente menores que no deberían representar dificultad para los jugadores dirigidos por Roberto Martínez.

El técnico español recogió el testigo de Fernando Santos en enero de 2023. No suma ni un año en el cargo y ha conseguido completar una gran transición entre el seleccionador que dirigió a Portugal hacia el título en 2016, hasta una clasificación brillante para la Eurocopa de Alemania 2024.

Roberto Martínez ha dirigido a Portugal en diez partidos, todos de la fase de clasificación para la Eurocopa. El resultado ha sido un pleno de victorias. Por el camino ha dejado a víctimas como Islandia, Bosnia, Eslovaquia, Luxemburgo o Liechtenstein. No tuvo piedad alguna con nadie para culminar su serie de encuentros con pleno de puntos y con 36 tantos a favor y sólo 2 en contra.

Sin embargo, ninguna de esas selecciones pueden ser consideradas como un rival del máximo nivel. Portugal aún no ha pasado la prueba definitiva. En la etapa de Roberto Martínez no se ha podido comprobar que sea capaz de rendir ante combinados como los de España, Inglaterra o Francia. Tampoco tendrá la oportunidad de hacerlo en sus primeros tres duelos de la Eurocopa.

Además de Cristiano Ronaldo, jugadores como Gonçalo Ramos, Joao Cancelo, Bruno Fernandes, Joao Félix o Bernardo Silva tendrán ganas de demostrar que su impoluto currículum de la fase de clasificación no fue una casualidad. Portugal quiere ser favorito y hacer algo grande en la Eurocopa y aunque su líder será una vez más Cristiano, inagotable en el arte del gol, Roberto Martínez querrá alargar su credibilidad con un gran torneo.

Turquía será su rival más difícil. Aún con el recuerdo del histórico cuarto puesto de Austria y Suiza 2008, no falla a una cita desde Polonia y Ucrania 2012. En las dos anteriores Eurocopas no pasó de la fase de grupos, pero ahora está en disposición de conseguirlo con rivales asequibles para la segunda plaza como la República Checa o Georgia, Grecia, Kazajistán y Luxemburgo, que pelearán por la última plaza en la repesca.

El conjunto otomano firmó su clasificación en un grupo complicado. Quedó por delante de Croacia y de Gales y se alzó con la primera plaza gracias a un equipo en el que prima el grupo por encima del brillo de una estrella de nivel mundial.

Aún así, nombres como Tosun, Akturkoglu, Yilmaz o Demiral marcan el paso de un equipo que sueña con la recuperación total de dos lesionados que puedan dar un salto de calidad a Turquía y de quienes esperan que lleguen a tiempo para jugar al cien por cien de sus capacidades la Eurocopa: son Enes Ünal (Getafe), que aún no ha reaparecido tras meses lesionado de gravedad en una rodilla y Arda Guler (Real Madrid), que entra y sale de la enfermería desde que firmó por el club blanco.

El principal rival del equipo dirigido por el italiano Vincenzo Montella será la República Checa. Nadie descarta que presente batalla a Portugal, pero, si no hay sorpresas, competirá por quedarse por la segunda plaza con el combinado centroeuropeo.

Aunque a nivel mundial está desaparecido desde su participación en la Copa del Mundo de Alemania 2006 (último que disputó con Pavel Nedved como gran referente), no ha faltado a ninguna de las Eurocopas que se han disputado desde 1996, edición en la que fue subcampeón. Desde entonces, llegó a unas semifinales en Portugal 2004 y a unos cuartos en Polonia y Ucrania 2012 y en la pasada edición de 2020.

Sin mucho ruido, la República Checa ha completado buenas actuaciones y ahora será el tapado del grupo F. No le faltarán jugadores de contrastada calidad que pueden dar un golpe encima de la mesa. Tomas Soucek (West Ham) o Patrik Schick (Bayer Leverkusen), probablemente su mejor jugador, liderarán a un equipo que desde el silencio peleará por abrirse con un hueco para llegar, como mínimo, hasta los octavos de final.