¿Quién fue el otro Balón de Oro que jugó con Francia antes que Messi?

Mucho antes de que Lionel Messi ganara su séptimo Balón de Oro, ahora como jugador del PSG, la última vez que alguien ganó el premio jugando en el Campeonato de Francia fue hace exactamente 30 años.

El último jugador de la Ligue 1 en ganar el Balón de Oro, de la revista France Football, fue Jean-Pierre Papin, quien en 1991 era la principal estrella del Olympique de Marsella. En ese momento, el premio solo consideraba a los jugadores europeos, situación que cambió en 1995.

El PSG se enfrenta al Niza el miércoles y lo podrás ver por Star +.

George Weah ganó el Balón de Oro en el 1995 después de haber comenzado el año en el PSG, pero en el momento de recibir el galardón ya defendía los colores del AC Milán.

Entre 1986 y 1992, Papin, que jugaba como delantero, marcó 184 goles en 279 partidos con la camiseta del Marsella. Incluso antes de jugar para el Olympique, en la campaña 1985-86, cuando todavía estaba en el Brujas de Bélgica, tuvo una gran temporada que le valió para ser convocado a la Copa del Mundo.

Papin marcó dos goles en el Mundial de 1986, pero no apareció en el partido de cuartos de final entre Brasil y Francia.

Ganó cuatro títulos de Francia con el Marsella y llamó la atención del AC Milán, uno de los grandes gigantes del futbol europeo que lo contrataron en 1992. En ese momento, los 10 millones de euros pagados por el club italiano eran un récord de transferencia en la historia del fútbol.

En su primer año en el AC Milán, Papin ayudó al equipo a llegar a la final de la Champions League ante el Marsella, que acabó coronándose campeón.

Sin embargo, debido al escándalo de corrupción del equipo francés, el AC Milán representó a Europa en el Mundial de Clubes. Papin comenzó y anotó el gol para igualar el marcador a dos goles ante el Saol Paulo y al minuto 43, Muller le daría la victoria al conjunto carioca.

Al año siguiente, Papin finalmente ganó la Champions League con el AC Milán. En 1994, fue traspasado al Bayern Múnich, pero no pudo cumplir con las expectativas y los últimos clubes de su carrera fueron el Burdeos y Guinamp.