Rasmus Hojlund, el falso Erling Haaland

play
Mauricio Pedroza: "No hay ningún elemento de grandeza en este Manchester United" (3:16)

El equipo inglés está en último lugar de su grupo con solo 3 puntos. (3:16)

El danés ya ha batido el temido 007 con el que los aficionados rivales se mofan de los nuevos fichajes, que es en referencia a James Bond por 0 goles, 0 asistencias y siete partidos


Rasmus Hojlund es en parte víctima de unas injustas comparaciones. Las que se desataron al ver que otro jugador del norte de Europa aterrizaba en la Premier League, por un precio cercano a los 80 millones de euros y con la etiqueta de goleador. Cómo no compararlo con Erling Haaland, un monstruo que acababa de romper el récord de goles de la mejor liga del mundo.

Pero Hojlund no es Haaland, ni juega en la máquina que es el Manchester City. Juega en el drama rojo de la ciudad, ese que no le provee de balones como sí hacen al noruego y ese en el que es poco más que una isla en el congestionado ataque de los de Erik Ten Hag.

De hecho, en este arranque de temporada, ya ha batido el temido 007 con el que los aficionados rivales se mofan de los nuevos fichajes. ¿En qué se traduce este 007 (en referencia a James Bond)? En 0 goles, 0 asistencias y siete partidos. El danés, desde su llegada procedente del Atalanta por 75 millones de euros, ha jugado ocho encuentros en la Premier League y no ha marcado ni asistido.

Pero es que su participación en los partidos está siendo poco más que anecdótica. En los ocho encuentros de Premier ha generado una estadística de Goles Esperados (que mide los disparos en función de parámetros como la distancia a portería o la posición del balón) de 2,73. Es decir, que sumando todas sus ocasiones en los ocho partidos, debería haber marcado menos de tres goles. Y el problema es que en muchos partidos ha pasado prácticamente desapercibido. Contra Fulham y Manchester City no registró ninguna ocasión, contra el Brentford su xG (Goles esperados) fue de 0.06, contra el Brighton & Hove Albion, de 0.09, y contra el Crystal Palace, de 0.22.

Que Hojlund no iba a llegar a las cifras de Haaland era una obviedad, como ya le ocurrió a Darwin Núñez el año pasado, cuando se vio al uruguayo como la contraparte del noruego, pero el danés tiene fútbol para más. Sin embargo, sí se esperaba un despegue.

Sus números en el Atalanta no son para tirar cohetes (10 goles en 38 partidos), y sí son algo mejores en el Sturm Graz (12 en 21 partidos), por lo que tampoco se podía estimar una treintena de tantos, pero sí una evolución que el danés no esté dando.

Quizás necesite una temporada de adaptación, como le ocurrió a Núñez, que la afición y el equipo entienda que no es Haaland y a partir de ahí crecer como futbolista y como generador de ocasiones, como le está pasando al uruguayo.

De momento, el oasis que ha encontrado Hojlund está en la Champions League, donde en cinco encuentros ha marcado cuatro goles. El problema es que han sido inertes, ya que uno llegó en la derrota por 4-3 ante el Bayern de Múnich y su primer doblete como 'Diablo Rojo' fue una anécdota en la debacle por 2-3 contra el Galatasaray.

Contra el Copenhague en Old Trafford, en un partido que ganaron gracias a un cabezazo de Harry Maguire y un penalti parado por André Onana, Hojlund generó su segundo xG más grande de la temporada (0.46), solo por detrás del encuentro ante el Sheffield United (0.78) en la Premier League, por lo que el duelo de este miércoles es propicio para que vuelva a la senda del gol cinco encuentros después. En el vuelta en Dinamarca, Rasmus Højlund marcó su segundo doblete en UCL, sin embargo, otra vez fue inerte ya que el United cayó 4-3 de forma dramática.