Tottenham expulsa a aficionado de 13 años por racismo

play
José Mourinho se deshizo en elogios hacia Son Heung-min (1:02)

Tras marcar un golazo ante el Burnley, el portugués dijo que el tanto del surcoreano le "recordó al gol de Ronaldo ante el Compostela en 1996". (1:02)

Burnley anunció el sábado que un aficionado de 13 años fue expulsado del Tottenham Hotspur Stadium por ejercer abuso racial sobre el atacante de los Spurs, Son Heung-Min.

El club dijo que el menor está siendo investigado por la Policía Metropolitana y que se pondrán en contacto con el adolescente con vistas a un programa educativo obligatorio.

"Burnley Football Club está al tanto de un incidente durante el partido entre Tottenham Hotspur y Burnley, el sábado 7 de diciembre", se lee en un comunicado. "Durante el juego de la Premier League, un seguidor de Burnley, de 13 años, fue expulsado del estadio Tottenham Hotspur tras un presunto gesto racista hacia el jugador de los Spurs, Son Heung-Min.

"El menor, que estaba acompañado por un tutor, ahora está bajo investigación por la Policía Metropolitana, con la ayuda de la Policía de Lancashire y los dos clubes.

"Mientras tanto, Burnley Football Club se pondrá en contacto con el adolescente y su familia, con miras a un programa educativo obligatorio, en conjunto con Kick It Out y Burnley FC en la comunidad.

"Burnley Football Club desea reiterar su política de tolerancia cero hacia la discriminación de cualquier tipo.

"Continuaremos trabajando con las autoridades para ayudar a erradicar el creciente problema de discriminación dentro del futbol, ​​e instamos a todos nuestros seguidores a informar sobre tales problemas, en la más estricta confidencialidad".

Tottenham ganó el partido por 5-0, incluido un impresionante gol que Son marcó sin asistencia.

Mientras tanto, dos simpatizantes de Brighton & Hove Albion fueron expulsados ​​del estadio Amex y luego arrestados por la policía de Sussex por abuso contra homosexuales durante el empate por 2-2 del domingo contra Wolverhampton Wanderers, dijeron los dos clubes el lunes.

El incidente se produjo en un momento en que los clubes de la Premier League celebraban la campaña Rainbow Laces que apoya a las personas LGBT, con artículos que van desde brazaletes de capitán hasta tableros que lucen colores del arco iris.