La resignación de John Ruddy, el arquero al que Luis Suárez le hizo más goles

La pelota suena contra el fondo de la red y John Ruddy se queda acostado en el césped mirando hacia el cielo. La resignación se adueña de su cabeza. Ya no sabe qué hacer para que Luis Suárez no lo llene a goles cada vez que lo enfrenta. A esa altura eran tres tripletes en los últimos tres partidos, pero luego vendrían un par de gritos más.

De los 500 goles que Suárez lleva marcados en su carrera, Ruddy es el arquero al que más veces castigó, con once tantos en apenas seis partidos. El dato se vuelve más significativo cuando se señala que en uno de los juegos, el salteño no marcó. Y todavía cobra mayor dimensión cuando se percibe la calidad técnica de los goles que le metió el Pistolero. Un martirio para el pobre Ruddy.

El arquero actualmente tiene 34 años y ataja en Wolverhampton, pero entre 2010 y 2017 fue el encargado de cuidar el arco del Norwich, una de las camisetas a las que Suárez le marcó más en su carrera: les hizo 12 goles, los mismos que a Eibar y apenas uno menos que a Valencia, su víctima preferida.

Si bien el Norwich (equipo de uniforme amarillo al que se conoce como los Canarios), no suele destacar por sus virtuosas campañas cuando le toca estar en la Premier League, cada vez que Suárez los enfrentaba los hacía parecer un equipo amateur.

En abril de 2014, cuando el Pistolero ya le había marcado en diez ocasiones y antes de un partido ante Liverpool, Ruddy expresó: “Parece que se guardara sus mejores goles para hacérmelos a mí. Tenemos que ser conscientes de lo que nos ha hecho en partidos anteriores. Puede hacerlo de un momento a otro, es un jugador muy espontáneo, pero si te enfocás solo en él, la vas a pasar mal con los otros compañeros”. Si bien parecía que el arquero tenía un plan para detener a Suárez, en el encuentro disputado al día siguiente de esas declaraciones, el salteño volvió a marcarle, por última vez.

Ya en 2019, Ruddy relató en una entrevista con el medio partidario Talk Norwich City que leyó la biografía de Suárez en la parte que los mencionaba. “En el libro él decía que tenía esa sensación de cuando enfrentás a alguien o a un equipo que sabés que te va a ir bien. Decía: así me sentía cuando jugaba contra Norwich. No recuerdo la cita exacta, pero lo resume bien. Y también decía algo como que sintió pena por mí. Yo pensé, ‘gracias, Luis’. Te salió un pase de 100 millones al Barcelona por mí”, comentó entre risas el arquero.

LOS ONCE PUÑALES
El primer y único duelo en el que Ruddy se fue invicto ante Suárez fue el 22 de octubre de 2011 en Anfield. El partido entre Liverpool y Norwich terminó 1 a 1 y el gol de los Reds lo marcó el galés Craig Bellamy.

Ya en el segundo juego, Suárez hizo de las suyas. Se jugó en Carrow Road, estadio de los Canarios, el 28 de abril de 2012 y fue 3 a 0 para Liverpool con triplete del uruguayo. El primero fue un pase de Steven Gerrard que Suárez recibió en la puerta del área y definió cruzado de zurda. Luego, el salteño corrió por derecha y apenas entró al área, remató fuerte y bajo hacia el segundo palo. Pero el tanto estelar fue el tercero: el 7 de Liverpool recuperó la pelota en la mitad de la cancha y apenas requirió de un control hacia adelante para rematar por encima de Ruddy que, aunque volvió con desesperación, nunca llegó al balón.

El tercer partido fue el 29 de setiembre de 2012 en cancha de Norwich y fue 5 a 2 para la visita con otro hattrick del Pistolero con tres remates desde el borde del área, uno de ellos con el exterior del pie.

La peor noche de Ruddy ante Suárez fue la quinta, el 4 de diciembre de 2013 en Anfield: 5 a 1 con póker del 9 de la selección uruguaya. Apenas 15 minutos duró la paz para Norwich, porque en ese momento, Suárez venía relojeando una pelota que le picaba delante suyo a más de 30 metros del arco y no tuvo mejor idea que llenarle el pie desde allí para abrir el marcador. Más tarde marcó de volea desde el área chica y también de tiro libre, pero fue el tercer tanto (una volea de sobrepique desde el borde del área) el que provocó que Ruddy quedara tendido en el área buscando una explicación en el cielo.

Como Suárez es un goleador insaciable, se guardó un último gol contra el actual arquero de Wolves el 20 de abril de 2014, en uno de los juegos finales del uruguayo en Liverpool. Raheem Sterling, todavía en los Reds, centró desde la izquierda hacia el centro del área, donde Lucho definió de primera y batió al arquero que lo tiene como némesis.

Cuando Suárez dejó el fútbol inglés para pasar al Barcelona, Ruddy escribió en su cuenta de Twitter: “Seguramente me toca una parte del pase, ¿no?”. El arquero inglés eligió tomarse la situación con humor ya que contra semejante delantero, no tenía otra opción que admirar lo que el uruguayo había hecho ante él.