¿Por qué N'Golo Kanté merece el Balón de Oro sobre Lewandowski, Messi, Ronaldo y Mbappé en 2021?

La sensación en el mundo del fútbol francés es que si los Bleus tienen una Euro realmente buena, N'Golo estará en lo más alto de la lista para ganar el trofeo dorado

Cuando N'Golo Kanté llegó a la concentración de la selección de Francia en Niza el martes junto a Olivier Giroud y Kurt Zouma, sus compañeros de Chelsea, fue recibido entre aplausos. El sábado por la noche, los seleccionados, el entrenador francés Didier Deschamps y su cuerpo técnico vieron juntos la final de la Champions League, una vez más se quedaron asombrados por la actuación del mediocampista.

Incluso después de todos estos años, 45 partidos internacionales desde 2016, Kanté aún logra sorprender incluso a sus amigos más cercanos y compañeros de equipo con sus actuaciones en el Chelsea semana a semana.

Cuando llegó Kanté, completando el equipo de 26 hombres de 'Les Bleus' para la Eurocopa, algunos miembros del equipo lo recibieron como si se tratara del Balón de Oro. Era en tono de broma y también en tono serio, pero algunos compañeros le dijeron que estaba en el camino correcto para conseguir el balón dorado. Otros se preguntaban si habría corrido desde Londres hasta el sur de Francia antes de su amistoso con Gales, mientras que Deschamps, como siempre, tuvo la posibilidad de elegir. Pero en el fondo, el técnico y este equipo saben lo afortunados que son de tener a un jugador como Kante en su plantilla. Como Olivier Giroud dijo a ESPN: "N'Golo es simplemente extraordinario. No es solo correr y el esfuerzo, o los balones recuperados. Es todo lo que hace. Realmente sientes que estás jugando con 12 jugadores cuando él está ahí en el terreno de juego".

El delantero del Chelsea piensa, como mucha gente, que Kanté podría y debería ganar el Balón de Oro al final de año. La sensación en el mundo del fútbol francés es que si los Bleus tienen una Euro realmente buena, el ex jugador de Caen y Leicester estará en lo más alto de la lista.

Robert Lewandowski también será un contendiente tras ganar el título de la Bundesliga con el Bayern de Múnich, estableciendo un récord nacional de más goles en una temporada (41); Lionel Messi y Cristiano Ronaldo siempre están en la lista, dejando de lado las campañas decepcionantes del Barcelona y la Juventus, así como Kylian Mbappé o Karim Benzema si también firman un buen verano. Pero Kanté , que cumplió 30 años a finales de marzo, tiene que ser el favorito.

Desde la llegada de Thomas Tuchel a Stamford Bridge a finales de enero, Kanté ha llevado su juego al siguiente nivel. El técnico alemán siempre ha sido un gran admirador de las habilidades de Kanté y trató de reclutarlo en el PSG. Juntos en Chelsea, han trabajado mucho en la posición del francés, su retención de balón y su progresión de balón; Tuchel también le dio la confianza y la libertad para moverse y jugar como lo hizo contra el Real Madrid, Atlético de Madrid, Liverpool, Manchester City y otros rivales de élite.

Como dijo el técnico del Chelsea a RMC Sport después de su victoria por 1-0 en Anfield en marzo: "[Kanté] es un regalo. Con mi personal, no podemos creer lo que hace. Obtenemos sus datos después de sus juegos e incluso después de sus entrenamientos y no podemos creer sus cifras. Realmente es un regalo".

Paul Pogba ha sido un amigo cercano de Kanté durante años, pero él también está asombrado. En declaraciones a la televisión francesa hace dos semanas señaló: "Kanté lo tiene todo. Es bueno técnicamente, con una buena calidad de pase, y está en todas partes en la cancha. Corre para 11 jugadores. Tiene posesión de balón, puede rematar. Está en todas partes. Tener un jugador así a tu lado, ¿qué más se puede pedir?".

Hay otra cosa que atrae cuando se trata de Kanté, y así es como representaría la victoria para los jugadores "regulares" con un Balón de Oro en lugar de las típicas superestrellas. Ha ayudado a redefinir la forma en que vemos el fútbol; no se trata solo de delanteros y goleadores, sino de jugadores que luchan por el equipo y se sacrifican por una misión mayor. Kanté también representa a quienes tuvieron que luchar por todo: debutó profesionalmente a los 22 años y en la tercera división de Francia. Sería un ganador perfecto después de una pandemia, un ganador refrescante, un ganador humilde y modesto. También sería un ganador muy popular.

Mirando a través de los archivos, ningún mediocampista defensivo ha ganado jamás el Balón de Oro. Sólo un jugador defensivo, Fabio Cannavaro en 2006, ha reclamado el premio en la era moderna; el más cercano a la posición y al perfil de Kanté sería quizás Lothar Matthaus, quien lo ganó en 1990, pero el gran alemán tenía un estilo muy diferente como creador de juego.

Luka Modric, ganador en 2018, también es más un creador de juego. Pero si lo consiguió en el año de la Copa del Mundo -guiando a Croacia a la final-, donde perdieron ante Les Bleus, y ganó su cuarto título de Liga de Campeones con el Real Madrid en 2018, no hay razón por la que Kanté no lo gane este año si Francia lo hace bien en la Euro.

Por mucho que a Kanté le encantaría ganar el premio individual más prestigioso del fútbol mundial, probablemente también lo odiaría. Parece rehuir cualquier cosa que lo convierta en el centro de atención.

Cuando Francia ganó la Copa del Mundo de 2018 y lo celebró unas semanas después con la afición en el Stade de France, le estaba pidiendo a Benjamin Mendy que no cantara demasiado la canción de Kanté. Cuando fue nombrado hombre del partido después de la semifinal de vuelta por la Champions League contra el Real Madrid (ganó el premio en tres de los seis partidos eliminatorios del Chelsea en el camino hacia el título, y en la Final), le dijo a un reportero del campo que no se sentía cómodo haciendo una entrevista porque era la victoria de un equipo, no solo la suya. Y luego salió de Stamford Bridge en su Mini...

Ese es Kanté. Es tan tímido que nunca lo escuchas hablar en el campo, o muy raramente. Con una gran sonrisa, Riyad Mahrez recuerda una de las raras ocasiones en que lo hizo: "Cuando estábamos juntos en Leicester, sabía que no tenía que defender porque Kanté estaba detrás de mí y defendería por dos. Y ya sabes lo tímido que es. Él es así y no solía decir nada. Pero un día, durante un juego, escuché su vocecita diciendo 'oye Riyad, ¿te importaría defender un poco, por favor?'".

Fuera del campo, sin embargo, es bastante diferente, como explica Pogba: "Hace mucha trampa. Mucha. En los juegos de cartas, juegos de mesa. Hace trampas. Dice que no hace trampa, pero la hace. Usa la astucia. Es un niño inteligente, N'Golo. Pero está bien. Tienes que amarlo. Es el jugador más amado en la historia del fútbol. Tienes que amarlo; no puedes odiarlo, no es posible. Es humilde, amable, profesional. Nunca se quejará, siempre trabajará".

Intentar ganar un juego de cartas a toda costa no debería impedirle ganar el Balón de Oro. De momento el 2021 pertenece a Kanté, y si la segunda parte del año es como la primera, será imposible no entregarle el trofeo.