El estadio Azteca vive una fiesta con la presentación de los refuerzos del América

play
Fila de aficionados le da media vuelta al estadio para el entrenamiento del América (1:43)

El entrenamiento es a puerta abierta dentro del Coloso de Santa Úrsula (1:43)

Desde media hora antes de la presentación de los refuerzos del América en el Estadio Azteca, había filas que le daban media vuelta al inmueble, esperando el acceso.

La afición del América hizo largas filas para ingresar al Estadio Azteca y ver la presentación de sus refuerzos, para el Apertura 2022. La parte baja del inmueble se llenó, a pesar que la cita era las nueve de mañana.

A la hora de la presentación de los refuerzos, había alrededor de 15 mil personas en el estadio Azteca, que entraron gratuitamente al inmueble, aún después de que los refuerzos fueron presentados, había personas que seguían llegando a la casa del América.

Desde media hora antes de la presentación de los refuerzos del América en el Estadio Azteca, había filas que le daban media vuelta al inmueble, esperando el acceso.

La entrada para ver a los refuerzos, comandados por Jonathan Cabecita Rodríguez, además de Jurgen Damm y Néstor Araujo, que regresó del balompié de Europa para jugar con el América.

Se dudaba la respuesta de la afición del América, debido a que la presentación y un entrenamiento abierto al público se programó a las nueve de la mañana, con acceso desde las ocho.

A pesar que el evento se programó en martes, la afición respondió haciendo filas desde las ocho de la mañana y esperando la salida de sus jugadores, que esperan les ayuden a conseguir el campeonato en el Apertura 2022.

El primero de los refuerzos en ser presentado fue Néstor Araujo, que dejó el Celta de Vigo para jugar con el América, seguido de Jurgen Damm, que llegó libre al equipo azulcrema.

Por último salió Jonathan Rodríguez, que fue el jugador más ovacionado, al ser presentado como refuerzo del América, debido a su paso goleador con el Cruz Azul, en torneos anteriores.

El que estuvo más cerca de los aficionados fue Jurgen Damm, que hasta regaló sus tenis.