Diego Alonso: "Yo no puedo ser amigo de los jugadores"

ESPN Digital

Diego Alonso se reveló en entrevista con ESPN Digital sin falsas poses, con el talante a veces reacio que suele mostrar en el área técnica semana tras semana y también con el rostro de un tipo agradecido, que vive su momento y muestra gratitud hacia la directiva del Pachuca por el respaldo que le ha brindado, tras un anterior torneo muy complicado y un presente alentador en la Liga MX, donde los Tuzos ocupan el subliderato general con 21 unidades.

El timonel de los Tuzos desecha hablar de sí mismo y prefiere que el reconocimiento se lo hagan sus jugadores, “ya ni siquiera el periodismo o la afición”, afirmó.

“No soy yo quien tiene que definir mi nivel, los que tienen que decir son los jugadores, pues la afición te va a catalogar por los resultados y el periodismo por el rendimiento, pero los que pueden decir si es bueno o malo son los jugadores, que te ven todos los días y que saben si les das armas, o no, para utilizar en la cancha”.

Acerca de sus referentes en el futbol, explicó que “a lo largo de mi carrera me he sentido atraído por mucha gente; a nivel metodológico el mejor que he visto es Rafa Benítez; a nivel manejo de grupo, Luis Aragonés en Atlético de Madrid y Hugo Sánchez, eran excepcionales cualquiera de los dos.

En la parte táctica me gustaba mucho cómo lo hacía Julio Ribas, un entrenador uruguayo que también tuve. He tenido muy buenos entrenadores a los que les he aprendido otro tipo de cosas, como (Héctor) Cúper y Juande Ramos. De todos vas aprendiendo sin perder tu esencia. Una vez leía a Guardiola que ‘somos ladrones de ideas’, y es una gran verdad, pero eso tiene que ir acompañado por un sentimiento. Si te sientes identificado con ese ejercicio que estás viendo, seguramente lo tomarás como algo propio y no como una copia”.

-- Con Hugo fuiste campeón…

“Sí, siento mucho respeto por él, me parece un gran entrenador, tuve la suerte de ser bicampeón con él. Me parece que tiene muchísimas virtudes y lo disfruté como jugador”.

LA DIFERENCIA ENTRE SER TÉCNICO Y SER AMIGO

--¿Cuál es tu sello como entrenador?

“Es muy difícil decirlo, creo que hay distinto tipo de entrenadores y creo que yo soy de los que no se defienden en los micrófonos, sino en la cancha, a la hora de trabajar”.

-- ¿En el área técnica se te ve sufriendo mucho, aunque no lo denotes tanto?

“No, sufriendo, no; lo vivo, que es distinto. No siento que los partidos se ganen en una charla técnica, hay seis días para entrenar y uno puede ganar partidos en esos seis días. Puedo ayudar a los jugadores a que trabajen mejor, a decirles cómo pueden enfrentar a determinado rival, pero no se gana tampoco en el área técnica. Por mi manera de ser, lo vivo y doy indicaciones, y trato de ayudar a los jugadores sabiendo que influyo poco en ese momento, pero lo hago porque lo siento, no porque crea que puedo ganar un partido pegando un grito a un jugador”.

--Leíamos algo sobre tu relación con los jugadores, ¿es abierta, crees que les sabes llegar?

“No lo sé, esa es una pregunta para ellos. Yo trato de ser lo más cercano posible estando en la posición que estoy. No puedo ser amigo de los jugadores; lo podría ser, pero creo que hay una distancia lógica por mi cargo. No me siento frío con ellos ni ellos conmigo. Siento que tenemos una relación muy buena de trabajo, soy una persona natural, no fuerzo nada, no pongo cara de ‘jefe’, soy como soy y si alguien se siente cercano, seré cercano y si alguien se siente lejano, seré lejano, porque es mi función. No llevo un personaje, simplemente ejerzo mi función como debe ser y soy natural”.

LA CLAVE DE LA EFECTIVIDAD

Desde su punto de vista, su primer torneo en México, donde, incluso, llegó a semifinales, no fue de altibajos, sino más bien tuvo un mal arranque, mientras que en el Apertura 2015 terminó décimo segundo de la tabla y no clasificó. En el presente Clausura 2016 ve las cosas diferente:

“Este torneo lo comenzamos con más conocimiento de lo que necesitamos, con más competencia de lo que necesitamos, en zona defensiva sobre todo. Trajimos jugadores para que compitieran y para tener un mejor nivel general. Ahora estamos más sólidos, por eso los resultados”. Afirmó que no ha hablado de planes a largo plazo con la directiva, que tradicionalmente pugna por la continuidad en todos los órdenes:

“Jesús (Martínez) está muy contento con el paso del equipo, pero no hemos hablado del futuro, aunque tampoco me lo permito, el presente siempre y trabajar fuerte, poder ser mejores. Es lo que le decimos a los jugadores permanentemente y a los chicos que han venido de la selección, lo mismo: ni Mundial, ni eliminatoria, ni Copa América. Pachuca, Pachuca, Pachuca y Pachuca”.

--¿Tienes fijo el título en tu mente para esta campaña?

“Nuestro objetivo principal al día de hoy, viernes, es ganarle mañana a Cruz Azul; lo demás va paso a paso. Al inicio nos fijamos el título, pero hoy estamos en una buena posición y vemos hacia lo más próximo y luego hacia lo más próximo”.

QUEDARSE POR MUCHOS AÑOS

--¿Eres feliz en México?

“Muy’, sobre todo en Pachuca. Más que por un tema profesional, en el que estoy encantado en Pachuca y agradecido por darme una oportunidad muy grande de estar en un club que está permanentemente a la vanguardia a nivel metodológico, de entrenamiento, de crecimiento social, deportivo y cultural, esto pasa por un tema familiar. Mi familia es feliz en México, mi señora está súper contenta en Pachuca, mis hijos, de 14 y 15 años, van a casa de sus amigos a dormir y sus amigos vienen a dormir a mi casa. Vivimos felices, pues Pachuca es una ciudad muy segura, de gente muy amable y sumamente respetuosa”.

Explicó que desde que reside en los Tuzos, no ha tenido que lidiar con el clima gélido de la ‘Bella Airosa’, pues “nosotros estamos acostumbrados. En Uruguay no hace el calor que hace en Cancún y aunque en Pachuca hace frío, yo que he vivido en Europa te puedo decir que allá hace más frío”.

Sostuvo que su idea es quedarse a radicar en aquella localidad hidalguense: “Lo hemos hablado muchas veces con mi familia. Nosotros no tenemos ningún problema en quedarnos en México durante mucho tiempo, porque entendemos que profesionalmente es un buen medio, en el que uno se puede desarrollar y a nivel familiar es muy buena. Hay posibilidades de hacer muchísimas cosas. Te debo decir que de hace diez años que yo estuve aquí (enrolado en los Pumas), México me da una sensación diferente, hay mucha más seguridad, es un país hermoso que le abre las puertas al extranjero y eso uno lo agradece”.

DISFRUTA ‘TURISTEAR’

Para concluir la entrevista, Diego Martín Alonso López afirmó entre risas que aparte del futbol “ya no hago nada más, pero mi familia sí. Mi señora estudia, al igual que mis hijos. Después, cuando uno tiene días libres, México es hermoso para conocerlo. No estoy hablando de Cancún o Acapulco, estoy hablando de San Miguel de Allende, Querétaro, mismo Pachuca, Real del Monte, Tulancingo, en fin; hay lugares espectaculares para conocer”.