El lado oscuro de la afición mexicana

MÉXICO -- La afición mexicana se caracteriza por agregar color a grandes eventos deportivos como Copas del Mundo y Juegos Olímpicos. Generalmente se asocia los seguidores aztecas con fiesta, alegría y el hecho de que siempre habrá al menos un 'tricolor' en cualquier celebración deportiva del mundo. Sin embargo, se han registrado sucesos protagonizados por mexicanos que caen en lo bochornoso y manchan la reputación antes descrita.

VERGÜENZA EN PARÍS

Tras la primera victoria de la Selección de México en el certamen realizado en Francia, el mexicano Rodrigo Rafael Ortega saltó a la fama a nivel internacional luego de que en su celebración intentó orinar en el Fuego Eterno de los mártires franceses que se ubica en el Arco del Triunfo.

Rodrigo, quien se encontraba en estado inconveniente, fue detenido por las autoridades francesas y acusado por "ofender a los muertos" y por su estado de ebriedad, así que fue obligado a ofrecer una disculpa pública al pueblo francés y así evitar una condena mayor en prisión.

DETUVO AL TREN BALA

Un aficionado mexicano que se encontraba en Japón para presenciar los encuentros del Tri abordó el tren bala en supuesto estado de ebriedad. El individuo apretó un botón rojo de emergencia lo que ocasionó que el convoy se detuviera.

Ante la seguridad que contaba el país por la realización del certamen mundialista, no tardaron en llegar al lugar agentes para contener cualquier amenaza que pusiera en riesgo a la ciudad; sin embargo, al percatarse que el acto lo realizó un seguidor en estado etílico, fue detenido y remitido a las autoridades.

MANDELA FUE VÍCTIMA DE LA FIESTA TRICOLOR

Un mexicano fue detenido por las autoridades al intentar colocar a la estatua del referente político Nelson Mandela un sombrero de charro mexicano.

El joven, de quien no se supo el nombre, fue acusado por las autoridades del país africano por realizar un "insulto nacional" y recibió una multa por su acción estimulada por el alcohol ingerido.

'NARCOS' IDENTIFICADOS EN LA TV

En los Juegos Olímpicos de 2000, dos narcotraficantes fueron detenidos en Australia cuando pretendían tomar un vuelo hacia Argentina.

Por las tomas televisivas, la DEA se dio cuenta de un aficionado con sombrero y rostro pintado. Gracielo Gardea Carrasco fue el acusado de asesinato y tráfico de drogas, así que fue detenido y extraditado a Estados Unidos.

EL MUNDIAL DE BRASIL NO FUE LA EXCEPCIÓN...

La policía brasileña arrestó al mexicano José Díaz Barajas, quien era buscado en Estados Unidos por narcotráfico y que tenía boletos para el duelo entre Brasil y México. Iba con su familia.

En este mismo certamen, un crucero que navegaba por aguas brasileñas y en el que había mexicanos tuvo que detener su trayecto por una persona que se lanzó de la parte alta de la embarcación.

NI LA NFL SE HA SALVADO

Un mexicano con acreditación de periodista fue descubierto por la policía estadounidense tras robar el jersey que Tom Brady usó en el SuperBowl del 2015. Cuando la policía mexicana entró a su casa, también descubrió unos zapatos y casco de Von Miller, jugador de los Denver Broncos.

TROFEO RECUPERADO

La Copa, que fue parte de un tour realizada por un patrocinador, fue robada durante un trayecto que hacían en Guanajuato. Ante la denuncia, las autoridades lograron recuperarla.