Nico construye castillos en el aire para el América

play
¿Es Castillo el fichaje más decepcionante del torneo? (1:47)

El chileno ha anotado 4 goles portando la playera del América. (1:47)

MÉXICO - Nicolas Castillo llegó al América con la responsabilidad de ser la pieza clave para que las Águilas alzaran el bicampeonato, pero ha dado más problemas que soluciones y ante León, en la ida de semifinales de la Liga Bancomer, no fue el hombre que pesara dentro del área, e incluso su actitud al salir de cambio caminando, cuando su equipo perdía, prendió la mecha de más de uno en el club.

El exjugador del Benfica solo ha marcado cinco goles en 13 apariciones durante el Clausura 2019, suma 997 minutos entre fase regular y Liguilla, por lo que promedia un gol cada 199 minutos. Según el portal Transfemarkt, las Águilas depositaron casi ocho millones de dólares, por lo tanto, cada gol en promedio le ha 'costado' un millón 600 mil dólares a la directiva de Coapa. Curiosamente, sólo tiene un gol más que amonestaciones, ya que suma cuatro amarillas.

En la Liguilla de este torneo, ha disputado los tres duelos de las Águilas, todos como titular, y no ha podido anotar. Tampoco ha podido terminar un partido, ya que en todos salió de cambio, disputando 223 minutos, por lo que Miguel herrera puso en duda su titularidad para el duelo de vuelta.

Herrera lo ha preferido sobre Henry Martín, mexicano de 26 años que ha soportado el banquillo desde que llegó en 2017. El exjugador Xolos suma seis goles, uno más que el chileno en la liga, mientras que en la Copa MX, Henry marcó ocho goles y Nico cero.

Con Pumas, sus números no dejaron dudas, ya que en 37 partidos logró embarazar las redes 25 veces en liga.

Incluso ha dado más de que hablar fuera que dentro de la cancha. El jueves ante León, se mostró molesto al ser sustituido al minuto 86 por Francisco Córdova y pese a que su equipo perdía el duelo, salió caminando, mientras se quejaba, provocando la sorpresa y molestia de sus compañeros y el cuerpo técnico, ya que llegando a la banca seguía reclamando la decisión a Miguel Herrera, quien se limitó a decirle un par de palabras a la distancia. La afición también le recriminó su accionar, al abuchearlo mientras salía.

Algo similar hizo en el Clásico ante Chivas. Fue titular, no logró macar y salió reemplazado a los 60 minutos, justo después del primer gol de las Águilas, bastante molesto pateando incluso una botella. El delantero reconoció que salió molesto del partido ante Chivas por no jugar a su mejor nivel y matizó su actitud al señalar que el enojo era “porque no estoy a mi mejor nivel”. No estoy precipitado, salí enojado porque no estoy en mi mejor nivel, pero me toca correr, presionar al rival y lo están aprovechando muy bien”, señaló.

Al final del encuentro en el que eliminaron a Cruz Azul, el atacante intercambió palabras con el arquero suplente de los celeste, Guillermo Alison, y tuvieron que ser separados para evitar una posible bronca. También se burló del VAR. Al concluir el partido que su club perdió ante Tijuana, el chileno en sus historias de Instagram, al subir una imagen para emular el sistema y etiquetarla con un "emoticon" de una cara sonriendo y acompañarla de la frase “V.A.R”.

También tuvoi burlas para su ex equipo, Pumas. A pesar de que no jugaba en el América, por una lesión en el muslo, el delantero chileno publicó un emoticon de risa y un hombre que levanta la mano al completarse la eliminación del equipo de la UNAM en las semifinales de la Copa MX tras caer por 2-0 ante Bravos de Juárez, club de la Liga de Ascenso.

Otra distracción que tuvo es el enfrentamiento con Jose Ramón Fernández, quien ha criticado su desempeño con las Águilas. Esto provocó que al coronarse campeón de Copa le echara en cara “su medalla”.

Desde su llegada al América estuvo envuelto en polémica, sobre todo por el pasado con Pumas; el chileno, cuando era futbolista de la UNAM, salió molestó por la eliminación de su equipo en cuartos de final del Clausura 2018 ante el América. Mientras Miguel Herrera daba su conferencia de prensa, el chileno gritó: “Piojo, que te entreguen la copa”. En su último torneo con los auriazules, antes de partir al Benfica, el artillero externó que en caso de regresar al balompié azteca lo haría para defender al conjunto de la UNAM: “Estoy muy agradecido con la gente de México por cómo me ayudó y recibió a mi familia. Obviamente volvería a México y el equipo al que elegiría es Pumas”, al final se fue con el odiado rival.