Malagón, el portero donde Oswaldo quería verse literalmente tatuado

Ángel Malagón, portero de Morelia, comenzó a jugar futbol por la admiración que tenía hacia Oswaldo Sánchez a quien veía en los partidos del Guadalajara. Años más tarde el balompié lo llevó a coincidir con su ídolo en Santos, donde el ex mundialista le pidió que se tatuara su rostro como lo hizo Rodolfo Cota con Miguel Calero.

“Yo empecé a jugar futbol a los cuatro años, le dije a mi papá que me metiera a la escuela de futbol de Zamora por él (Oswaldo Sánchez) y así empezó todo. De los cuatro años a los ocho, tenía todos los uniformes de Chivas por él, era tan grande mi admiración que yo quería ser como él”, declaró en entrevista para ESPN Digital el cancerbero que a sus 22 años será junto a José Hernández el encargado de defender la portería del Tri en los Juegos Panamericanos.

“Oswaldo Sánchez fue todo para mí, por así decirlo, de hecho me tocó que fuera mi compañero porque en algún tiempo estaba entrenando con ellos, representó mucho para mí desde chico. Le conté lo que él era para mí, hice muy buena relación y terminó siendo mi padrino para una cosa de la escuela”.

“Al principio me molestaba mucho con eso porque salió la historia de que Rodolfo Cota se tatuó a Miguel Calero, entonces él me decía ‘si usted tanto me admira, me quiere por qué no se tatúa mi cara’, me jodía siempre con eso, pero también me dijo ‘te agradezco mucho por esa admiración, en algún momento, si tú trabajas y haces las cosas bien, ya verás que vas a estar aquí’, para mí era un placer ver a ese señor cómo trabajaba, lo mejor era que me saludaba, era una de las cosas que más disfrutaba en esos momentos estando en Santos”.

Sin embargo, la petición de Sánchez no se hizo realidad: “No me gustan los tatuajes. Mi admiración, respeto y cariño siempre va a estar, pero creo que nunca podría hacerme un tatuaje”.

Salió de la Sub-15 de Santos para jugar con el Zamora de la Tercera División, pero desde el 2014 ingresó a las fuerzas básicas de Morelia, equipo donde conoció a Carlos Felipe Rodríguez y Juan Pablo Rodríguez, otros de sus referentes y con el que debutó el pasado 5 de abril del 2019 en la Jornada 13 del Clausura 2019 por una lesión de Sebastián Sosa, con el que pelea el puesto titular de la portería purépecha.

“Fue un día muy especial, yo me entero un martes, tres días antes del partido que iba a debutar, creo que es una de las mejores sensaciones en mi vida, ha sido de los días que más esperé. Lo disfruté como niño, traté de divertirme, muchas veces creo que es estrés y otras cosas nos ganan, pero gracias a Dios se dieron bien las cosas y creo que ahora es momento de empezar a hacer más”.

Malagón tiene en su memoria el momento en el que Mario Ruíz, gerente de gestión deportiva, lo llamó a su oficina para darle a conocer la noticia que había esperado en su carrera profesional.

“Me dice ‘siéntate por favor’, que te hable un directivo así de la nada, sí te como que miedo. ‘El futbol es de lesiones, de bajas, de momentos, gracias a Dios llegó tu oportunidad, el viernes debutas de ti depende, la directiva confía, el cuerpo técnico confía, tus compañeros confían, es momento de que tú confíes y de que aproveches la oportunidad’, cuando me dijo eso fue un momento bonito porque el profe jugó futbol y que alguien de futbol te diga eso es muy agradable”.

Los Panamericanos serán su segundo torneo en el que representa a México, pues hace un año estuvo en los Centroamericanos y aunque sabe que le puede costar en la lucha por la titularidad con Sebastián Sosa está confiado que jugará en el Tri.

“Te resta ciertos puntos no lo veo tanto como perder un lugar, para mí ir a selección ha sido de las mejores cosas, yo nunca le diría que no, además representar a México en otros países es algo muy lindo. No lo tomo tanto como desventaja al final de cuentas a esos torneos van visores de muchos equipos, puede ser que en algún momento me toque la dicha de jugar, me vaya bien y aspirar a buscar otros rumbos. Voy a ir con la intención de jugar, quiero ganarme un lugar, quiero estar ahí y quiero demostrar que tenemos la capacidad y aspiramos a buscar la medalla”.

El juvenil se muestra a favor sobre las nuevas exigencias que tienen los porteros, quienes deben de saber jugar con los pies, habilidad en la que considera tiene un plus con el resto de sus compañeras, incluso, aunque no le llama la atención ejecutar tiros libres ha dado asistencias.

“Me gusta la manera del portero de jugar con los pies, me siento muy capaz en esa parte, uno de mis ejemplos es Marc Ter Stegen en el Barcelona, uno aspira a grandes personas. Me gusta más como el hecho de tiro de esquina, balón parado, un fildeo, buscar al volante, al nueve, yo creo que eso me ha dado mucho. Tenemos varias jugadas de que tiro de esquina, descuelgo, juego con el balón y han sucedido varios goles de esa manera, en Sub-20 creo que tuve tres asistencias así”.

Malagón no sueña con jugar en el futbol de Europa, pues considera que el balompié mexicano tiene buen nivel y es donde se quiere consolidar, además de que no negaría la oportunidad de llegar al Guadalajara, equipo en el que veía a su ídolo Oswaldo Sánchez.

“Quiero ser reconocido aquí en México, mundialmente también, quiero ser una figura aquí. Muchas personas mencionan Europa, pero por mi estatura a veces es muy complicado, ante eso mi aspiración es en México, creo que el futbol mexicano es uno de los mejores, quiero ser un referente en Monarcas, a nivel selección pasar después a la mayor. (Chivas) es uno de los grandes equipos de México, hay que tener respeto a esos equipos, soy sincero y mi cabeza está en Monarcas, pero creo que sería difícil en algún momento decirle que no a un equipo tan grande”.