México ha cambiado su suerte bajo el mando de Gerardo "Tata" Martino en 2019

play
Álvaro Morales enloquece con las declaraciones de 'Tata' Martino (2:31)

El "Brujo" enfurecido le reclama al técnico de la Selección Mexicana por poner "los pretextos" en la conferencia de prensa al término del partido ante Bermudas. (2:31)

TOLUCA - La necesidad un gol tardío de Uriel Antuna para superar por 2-1 al equipo de Bermudas (en el puesto 168 del mundo en el ranking de la FIFA) no fue precisamente la mejor manera de cerrar de la campaña 2019 para México el martes.

La esperada paliza en una noche fresca en el Estadio Nemesio Diez de Toluca nunca llegó, aunque hay que reconocer que Bermudas dio una gran pelea y terminó obligando al entrenador, Gerardo "Tata" Martino, a sacar a Raúl Jiménez, Rodolfo Pizarro y Roberto de la banca para que entren en el partido en busca de una victoria. Martino admitió después del partido que no tenía planeado usar al trío.

"No quiero poner excusas, pero [Luis] Romo estaba haciendo su debut, [Sebastián] Córdova, [Erick] Aguirre, [José] Macías jugaron y Bermudas puso a su mejor equipo en la cancha. Nosotros teníamos un equipo juvenil", dijo Martino en la conferencia de prensa después del encuentro.

La edad promedio del XI titular de México fue de 23.5 años y aunque fue un final letárgico y anticlimático para cerrar el 2019, ha sido un año positivo para México. A continuación, las razones.

El impacto de Martino

El Tri jugó para el olvido en el receso internacional de noviembre de 2018, cayendo ante Argentina dos veces y haciendo que el arquero Guillermo Ochoa saliera a hablar acerca de la "falta de dirección" del seleccionado nacional.

Pero Ochoa ha cambiado el tono después de lo que ha visto en el año, desde que Martino fue nombrado en enero pasado.

"El cambio ha sido positivo", dijo Ochoa después de la victoria del viernes pasado contra Panamá por 3-0. "Ha sido muy bueno tener a 'Tata' al mando, él ha inculcado un estilo de fútbol en el equipo, ha habido tranquilidad y continuidad... estamos avanzando en la dirección acertada".

Una chance para los más jóvenes

Martino, 57, cree que el mayor logro de este año ha sido la integración de los jugadores más jóvenes dentro del equipo. Ha comenzado un cambio generacional cuyo éxito o fracaso probablemente definirá el período de Martino a cargo.

El argentino necesita que los jugadores más jóvenes comiencen a competir seriamente con la generación de jugadores que ya está establecida y que ha llegado a octavos en el Mundial de 2018 y las señales iniciales son buenas. Un grupo de jugadores jóvenes está surgiendo y se están formando en el estilo de juego de Martino, siguiendo sus requerimientos. Y si bien es temprano en el proceso para prepararse de cara al Mundial de 2022 en Catar, la sensación de que los jugadores con base en Europa más experimentados no tienen sus lugares garantizados dentro del equipo - incluyendo a Javier "Chicharito" Hernández - ha dado lugar a la competencia para quedarse con los mismos.

"Una de las cosas que me gustaron de este año es que el equipo ha mantenido su estilo de juego incluso en los partidos de eliminación", dijo Martino. "Además este año quiero resaltar la amplia gama de jugadores que hemos visto y a todos les ha ido bien".

Carlos Rodríguez de Monterrey, Roberto Alvarado (Cruz Azul) y Uriel Antuna (LA Galaxy) jugaron en 13 partidos de México en 2019, más que cualquier otro futbolista. Sugerir que estos tres jóvenes iban a jugar tantos minutos para el seleccionado nacional hubiese sido ridículo en enero.

Un jugador joven que realmente ha sobresalido es Edson Álvarez. El ex mediocampista de Club América jugó en Rusia 2018 y no es precisamente un recién llegado, pero apenas tiene 22 años y este año ha pasado de ser un joven promesa a uno de los primeros nombres en la nómina de México en el rol del mediocampo. La movida de Álvarez a los semifinalistas de la Champions League la temporada pasada, Ajax, ha elevado su confianza y algún día debería ser capaz de convertirse en capitán de su país.

El éxito dentro de la cancha

Mientras que el surgimiento de talentos jóvenes quizá haya sido el logro más importante de Martino, ganar la Copa de Oro de la CONCACAF pudo traer algo de alivio ante la presión de la búsqueda de resultados. El camino a la victoria terminó con un triunfo 1-0 ante los Estados Unidos, pero no siempre las cosas fueron fáciles y hubo dificultades para superar a Haití en la semifinal.

La Liga de las Naciones ha fluido para El Tri, con victorias ante Bermudas y Panamá dos veces para avanzar sin dificultades en el Grupo B y terminar en una semifinal contra Costa Rica.

El punto de inflexión fue la derrota por 4-0 ante Argentina en septiembre. México había jugado bien superando a escuadrones sudamericanos: Chile, Paraguay, Venezuela y Chile en la primera parte de 2019, pero la performance ante Argentina con un XI titular de México que parecía fuerte, dejó dudas que perduran.

"Bajo ninguna circunstancia se puede decir que he hecho un trabajo brillante", dijo Martino. "Podría ser un poco más expresivo si hubiésemos sumado en medio de todos estos partidos [Liga de las Naciones de la CONCACAF] algunos enfrentamientos de primer nivel para saber si el resultado contra Argentina ha sido una realidad que necesitábamos solucionar o sólo una mala noche repleta de errores".

Martino va a tener que esperar hasta los amistosos de marzo para volver a ver al equipo y le gusta la idea de enfrentar a rivales de calidad. Más allá de eso, el futuro se ve brillante.

México terminó segundo en el Mundial Sub-17 -- El Tri llegó a su tercera final en las últimas cuatro ediciones - y el equipo del Sub-23 que se está preparando en estos momentos para los Juegos Olímpicos es particularmente competitivo.

Las cosas pueden cambiar con rapidez en la CONCACAF y Martino tendrá momentos complicados en el futuro, pero este año ha sido una buena presentación de lo que será la vida como entrenador de México para el argentino y El Tri se ve bien posicionado de cara a un futuro cercano.