Ser campeón con Pumas lo tomaría como la Copa del Mundo: Jesús Ramírez

play
Para Jesús Ramírez ganar con Pumas sería igual que cuando ganó la Copa del Mundo (0:25)

El director deportivo de los Pumas de la UNAM habla de la ilusión que tiene de alzar un título en la Liga BBVA. (0:25)

MÉXICO -- Jesús Ramírez nació en Pumas como jugador profesional en 1972, pero desde pequeño se hizo auriazul. Tuvo dos etapas como jugador con los universitarios y tras 48 años regresó al Pedregal como presidente deportivo para llenarlos de gloria. ‘Chucho’ anhela el título, pues sería su primera vez con algún club que logra la hazaña. Incluso, igualarlo sería como la gloria de ser campeón del mundo.

“Lo de la Copa del Mundo ha sido hasta el momento lo máximo, pero siendo campeón aquí, que es otra área a la que estoy ingresando y sería mi primera vez y lo tomaría igual, como la Copa del Mundo”, dijo a ESPN Digital mientras recordó lo hecho en el Mundial Sub-17 de Perú en 2005.

Amable, con tranquilidad y cuidando sus palabras, las cuales dignifican el cargo en el que está, el entonces ex timonel nacional de categorías inferiores y ex jugador de casa es el artífice del momento de estos elementos auriazules comandados por Miguel González ‘Míchel’, pues el aspecto mental es como concibe el futbol y él mismo montó esa revolución en el Pedregal.

“Aquí tenemos un área de coaching que yo coordino. Tenemos charlas permanentes con los jugadores de forma colectiva e individual. Para mí, si no hay mente no hay nada. Yo pienso que el futbol se hace con base en tu mentalidad”, externó seguro tras la experiencia de ser campeón del mundo.

A casi medio siglo de regreso a Pumas, ‘Chucho’ nunca tuvo miedo. El agradecimiento que le tiene a la institución que le dio todo es total. Dejó todos los proyectos que tenía al momento cuando el entonces presidente del patronato, Rodrigo Ares de Parga, lo invitó en mayo de 2019.

“No (me dio miedo el reto). Cuando me hablaron fue una gran satisfacción porque regresar a esta gran institución donde yo nací es, de entrada, algo extraordinario. De salir de acá y ser hoy parte de la directiva es un honor. Ni lo dudas. Dejé lo que estaba haciendo para venir”, finalizó.

Como un hombre de la cantera auriazul, Ramírez tiene garra en sus palabras y en su carácter. Los valores los conoce a la perfección y eso lo traslada día con día en cada una de sus actividades. Sueña y se ilusiona con el título. Qué mejor si es con Pumas, su casa deportiva y la misma que lo vio nacer.