'Chiquimarco' asegura que con él en el campo, Gignac no dura ni dos minutos

MÉXICO -- A casi seis años de su retiro como árbitro, Marco Antonio Rodríguez ahora radica en España y tras concluir sus estudios como director técnico con licencia UEFA Pro, espera una oportunidad real de dirigir, luego de que en 2019 tuvo un fugaz paso de 4 días al frente del Salamanca de la segunda división, pese a la distancia ‘Chiquimarco’ no pierde detalle del futbol mexicano, y analiza también el accionar de los actuales silbantes, que en ocasiones se han visto rebasados por jugadores de jerarquía como André-Pierre Gignac.

“El jugador de repente tiene hábitos que no van en aras a la justicia arbitral, sino a tratar de sacar ventaja a una cuestión emocional o una cuestión de jerarquía, por ejemplo llámese Gignac que a todos los árbitros les grita, si yo hubiese sido árbitro no dura dos minutos en un partido mío, yo estoy seguro que con una tarjeta amarilla pronto con Gignac, jamás se hubiese atrevido a levantar la voz y el trato, el diálogo hubiese sido como tendría que ser, con mucho respeto de ambas partes, pero en su momento jugadores de esa calidad sí tomaron mucho protagonismo por encima de la autoridad arbitral”.

Rodríguez, quien estuvo cerca de trabajar en Tigres previo a la Copa Libertadores de 2015, en un proyecto de desarrollo de psicología deportiva, considera que el delantero francés ha ido modificando su comportamientos frente a los jueces.

“Ahora me parece que él (Gignac) también ha madurado, ya está en los últimos años de su carrera deportiva, y ya no quiere tener ningún conflicto, está más enfocado en su gran calidad futbolística que tiene y los árbitros están haciendo su labor, pero sí se presentó ese fenómeno”.

Luego de que la FIFA permitiese suspender el uso del Vídeo Assistant Referee (VAR) a consideración de cada Federación, ante el impacto económico mundial por la suspensión del futbol a causa de Covid-19 y el costo que genera su implementación, Marco Antonio Rodríguez, aseveró que se generará mucha inconformidad ante la ausencia de esta herramienta arbitral.

“Vamos a enfrentarnos a dos escenarios, primero árbitros que ya estaban acostumbrándose al uso del VAR, ahora van a regresar otra vez y vas a saber quien es quien, porque el VAR independientemente de tan criticado estaba, hoy que no se va tener todo mundo lo va pedir, van a decir pero es que esta era mano, y ya no hay VAR, y cuando teníamos el VAR lo criticábamos, hoy nos vamos a dar cuenta que el fútbol ya lo estábamos elevando a un nivel, sino de perfección arbitral porque no existe la misma, pero así apegado un poco más a la justicia deportiva y ahora que vamos a regresar, si es que regresamos a las competiciones, los árbitros tendrán que demostrar ahora de que están hechos y varios en el buen sentido de la palabra, quizás sean desnudados por sus carencias o salgan muy fortalecidos, va depender del árbitro de que calidad tenga”.

Desde su perspectiva, el que algunos árbitros de experiencia en un inicio no estuvieran de acuerdo con el uso del VAR, no se trataba de un acto de rebeldía o negativa a la modernización, pues existe un factor que puede influir en la calificación de su desempeño que está totalmente ajeno a los jueces de cancha.

“Me pareció haber escuchado de (Arturo) Brizio que había un grupo de árbitros que no estaban a favor del VAR, y los jóvenes si estaban a favor del VAR, si esto fuese verdad, quiero entender que los de experiencia en un momento dado no querían ser asesorados por gente de menor experiencia en el VAR, porque eso también hay que tomarlo en cuenta, porque tú puedes estar en el campo de juego, pero el que aparentemente te va asesorar, tiene carencias porque no está a tu nivel del campo de juego, tu expertiz, cuando tienes un bagaje importante la demanda de calidad de información tiene que ser diferente, yo creo que por eso mucha gente en su momento estaba renuente al VAR, y los jóvenes se estaban adaptando al VAR, pero también los estaba haciendo cómodos, ¡cuidado, alerta, cómodos!, hoy insisto los equipos si se reanuda la liga que eso está por verse, los jugadores van a salir como fieras al campo de juego a competir, a ganar todas, y los árbitros también con cierta ansiedad de querer resolver bien, va ser muy interesante los procesos psicológicos para volverte a readaptar a la competición“, concluyó.