El compromiso social del futbol

ESPN

Obligada está la familia del futbol mexicano a ser un ejemplo. Este deporte es un fenómeno social con un compromiso enorme, su repercusión es gigante y llega a todos los rincones del mundo, por consiguiente, deberíamos ser más proactivos, trascender más allá de la cancha y entender el momento histórico que nos tocó vivir.

La familia del futbol somos todos, obviamente el jugador, que es protagonista y el que ejecuta. El directivo, es el que opera, el que gestiona, El director técnico la cara visible de un plantel, el líder. Desde luego el dueño, que es ni más ni menos el que pone el capital, el que arriesga y genera empleos. Estamos los medios de comunicación quienes emitimos juicios, opiniones y tendencias, favorecemos o desfavorecemos una decisión e influimos positiva o negativamente en ella.

Están también todas y todos aquellos que viven en torno al futbol, literalmente viven de él, son quienes venden banderas, playeras, gorras, refrescos, golosinas etc. que dependen totalmente de este espectáculo familiar. Tenemos también a la parte medular del futbol: El aficionado, esta claro que sin la afición el futbol desaparece.

Todos estos elementos son lo que de una u otra manera forman la familia del futbol, para bien o para mal, todas y todos desde nuestra trinchera podemos ayudar al crecimiento del futbol mexicano y al compromiso que tiene con la sociedad.

Hoy, que se vive en el mundo una situación extraordinaria, inédita, de proporciones mayúsculas… ¿Qué hemos hecho? ¿Qué hemos aportado para mejorar? ¿Cuál ha sido nuestro granito de arena?

Todo lo contrario, hemos enrarecido el ambiente, mostrado desunión, solapado malas decisiones que sólo benefician a unos cuantos, hemos elegido el silencio cuando nos correspondía hablar.

¿Por qué la familia del futbol no da un paso al frente? ¿Por qué no demostramos solidaridad, unión, congruencia? Aún estamos a tiempo, no tiremos por la borda la oportunidad de poner el ejemplo, de marcar un punto de inflexión y demostrar que el compromiso social del futbol está para más, para mucho más de lo que hasta el día de hoy ha mostrado.

No atendamos intereses personales ni nos inclinemos por la decisión más sencilla y cómoda. Busquemos el beneficio del futbol y entendamos que, por ser un fenómeno social, todas las decisiones que se tomen repercutirán en el ánimo de nuestra sociedad.