Rafael Márquez se acerca al Barcelona, con apoyo del despacho que defendió a Britney Spears y Mayweather

El ex capitán de la Selección Mexicana acudió al despacho que resolvió los casos de Britney Spears y Mayweather, para salir de la lista del OFAC y ahora espera la llamada del Barcelona para comenzar su carrera como entrenador

El día que Rafael Márquez apareció en la lista negra de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de los Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés), el Barcelona, la Federación Mexicana de Futbol y hasta la FIFA le recomendaron despachos de abogados, pero el excapitán de la Selección Mexicana eligió a la firma Greenberg Traurig, especializada en el tema y que entre sus clientes se encuentran la Academia de los Oscars, Floyd Mayweather y Britney Spears.

La firma eligió a Hugo López Coll, nombrado el “abogado del año” en México, para llevar el proceso de Rafael Márquez, debido a que dominaba tanto el inglés como el español; además que el despacho tiene prestigio de haber ganado diversos casos como en el que el futbolista estaba inmiscuido.

El despacho, según investigó ESPN Digital, goza de gran prestigio a nivel internacional, ya que fue el encargado de conseguir que el papá de Britney Spears perdiera la custodia de la cantante, además que ha defendido a Floyd Mayweather y es uno de los despachos de cabecera de la Academia de los Oscars.

Luego de cuatro años de litigio la firma Greenberg Traurig liberaró de la lista negra de la OFAC a Rafael Márquez y tiene la vía libre para incorporarse como entrenador en Barcelona.

Según fuentes consultadas, Rafael Márquez sí ha tenido acercamientos con personas del Barcelona, aunque desde los despachos del conjunto catalán ponían en duda su incorporación al equipo como entrenador, debido al problema legal que tenía con la “Oficina de Control de Bienes Extranjeros de los Estados Unidos".

El 22 de septiembre del 2021 la OFAC sacó de su lista negra al ex futbolista, después de varias entrevistas y pruebas para demostrar que no era culpable de los cargos por los que se señalaban.

A Márquez se le relacionó a personas acusadas de tener actividades con el narcotráfico y lavado de dinero. Legalmente, esa medida no impedía que el ex capitán de la Selección Mexicana pudiera trabajar con el Barcelona, pero el tema de imagen y de reputación era un aspecto que le preocupaba al equipo catalán.

El despacho Greenberg Trauring logró, por medio de entrevistas y pruebas documentales, comprobar que no había incurrido en algún delito y si había alguna relación se debía a un abuso de confianza.

“Era un tema complicado, porque la OFAC se dedica a enlistar a personas no a sacarlas de su lista, por eso le costó a Rafa y a sus abogados mucho trabajo que él saliera de la lista”, confesó una fuente cercana a las autoridades.

El trámite para salir de la lista negra de la OFAC se demoró un año más de lo previsto, ya que la pandemia del Coronavirus hizo que los traslados fueran más difíciles y eso dificultó el contacto, junto con el proceso.

Al salir de la lista, se elimina un obstáculo para que Rafael Márquez vuelva al Barcelona.