Diego Cocca y 'Hueso' Reyes cumplieron el sueño a 'Don Pepe', el aficionado invidente del Atlas

play
'Don Pepe' nos cuenta cómo fue el día más feliz de su vida (2:31)

José de Jesús Loera, aficionado emblemático del Atlas debido a que no poder ver ni escuchar, nos cuenta cómo vivió el título de los Rojinegros luego de 70 años de sequía. (2:31)

Don 'Pepe' vivió el título del Atlas junto a Diego Cocca y Luis Reyes, quienes le entregaron la copa y medalla de campeón

José de Jesús Loera se ha convertido en uno de los aficionados más emblemáticos del Atlas, debido a que en su condición de invidente le basta con únicamente sentir los encuentros y las narraciones de sus familiares a través de señas para disfrutar al club de sus amores.

Tras la obtención del título de Liga del Atlas, Diego Cocca y Luis ‘Hueso’ Reyes cumplieron el sueño del ‘Don Pepe’ de colgarle la medalla de campeón y permitirle sentir la copa del título que se le negó al equipo Rojinegro por 70 años.

En entrevista para ESPN Digital, ‘Don Pepe’, junto a su hijo Adrián Loera, narraron como vivieron aquella noche en la cancha del estadio Jalisco, en la que cumplió su más grande sueño como aficionado al Atlas.

“Al final del partido, mi papá ingresó a la cancha después de que el arquero suplente del Atlas, José Hernández le permitió ingresar (sic); el ‘Hueso’ Reyes fue quien se acercó con él, le mostró la copa y al tocarla se le puso la 'piel chinita'. Al no saber cómo es la copa, la tocó y la sintió, por lo que lo primero que hizo fue levantarla por su emoción. Él hizo lo que en su cabeza sentía y pensaba, fue su momento, nosotros no le indicamos que la levantara, se la entregaron e hizo lo que quiso con la copa, ese momento fue lo que más soñaba y pedía, sentir la copa y se le puso la piel chinita”, aseguró ‘Don Pepe’ por medio de señas.

Posteriormente, describió la alegría que sintió al conocer a Diego Cocca, ya que el estratega argentino le prestó su medalla de campeón y 'Don Pepe' le dio un abrazó, en agradecimiento por la obtención del campeonato con el club de sus amores.

“Él estuvo buscando a Diego Cocca porque lo quería felicitar y cuando lo vio le dio las gracias por ayudar al equipo y le dio mucho gusto conocerlo, lo abrazó y le agradeció mucho. Le preguntó que si podía tocar su medalla, y Diego se la prestó y la beso por la emoción, pero mi papá quiso acercarse a Diego Cocca para agradecerle por lo que hizo en Atlas y quería saber quién fue la persona que logró ese ansiado título”, describió ‘Don Pepe’ emocionado.

‘Don Pepe’ reveló que la directiva del Atlas lo invitó, junto a su familia, a la semifinal ante Pumas y la final ante León, duelos en los que vivió con mucha emoción, a tal grado que le costaba conciliar el sueño; sin embargo, detalló que nunca dudó en que podría tocar la copa y celebraría el título del conjunto Rojinegro.

“Conforme se iba acercando el día, él soñaba con querer tocar la copa, quería que su equipo quedará campeón, era lo que él soñaba días antes, que estaba muy emocionado por sentir la vibra en el estadio, soñaba que el Atlas quedará campeón, ya que nunca le había tocado sentir al Atlas en una final de local.

“El sábado fue cuando más le costó dormir, el domingo fue a misa y pidió por su equipo porque quedarán campeones, fueron muchas emociones en conjunto, pero en su sueño le quedaba muy claro de que iba a tocar la copa, cantando y brincando al celebrar el título”, reveló.

Camilo Vargas, Jesús Angulo, Brayton Vázquez y Edgar Zaldívar fueron algunos de los futbolistas con los que celebró aquella noche ‘Don Pepe’, momento que quedará en su memoria como el más feliz de su vida, ya que enfatizó que la alegría que le dio el conjunto Rojinegro superó hasta el día de su boda y el nacimiento de sus hijos.

“Era un sueño que él quería y se cumplió, por lo que en primer lugar quedó la final que vivió, donde el Atlas fue campeón”.

Actualmente, a sus 57 años, ‘Don Pepe’ colabora en la Asociación Civil ‘Segunda Mirada’, en donde brinda talleres y conferencias a personas con discapacidad auditiva, visual y múltiple, como la sordoceguera, para que puedan realizar diferentes actividades y vencer al miedo a las tareas cotidianas.