Curiosidades de la llegada de Rodolfo Pizarro a Miami

play
¡Cuatro hinchas esperaron a Pizarro a su llegada a Miami! (0:40)

Según Diego Cora, 'la expectativa creada previa a su arribo, no se vio reflejada en el aeropuerto de esa ciudad del sur de la Florida'. (0:40)

El mexicano Rodolfo Pizarro llegó a Miami, después de un largo periodo de negociaciones entre el Inter Miami y el Monterrey. La recepción al delantero tuvo algunos detalles curiosos que presentamos a continuación.

GORRA DE YANKEES
El reloj de la sala de llegadas del aeropuerto marcaba las 11:15 horas (tiempo del Este de Estados Unidos), y escoltado por dos guardias, Rodolfo Pizarro cruzó la puerta con su maleta y vestido con un pantalón de mezclilla, una chamarra negra y una gorra con el logo de los New York Yankees de la marca Gucci, que tiene un costo promedio de (500 dólares) 10 mil pesos.

DESOLADA RECEPCIÓN
De inmediato, el mexicano fue abordado por tres reporteros con micrófonos de televisión, entre ellos ESPN. La sorpresa fue que solamente cuatro aficionados estuvieron para recibirlo, a diferencia de otros jugadores mexicanos en Estados Unidos, como Chicharito Hernández, a quien acompañaron decenas de seguidores en su llegada a Los Ángeles.

CANCIÓN DEL JOKER

play
0:43

¡Reciben a Pizarro con cántico del Guasón!

El mexicano llegó a Miami y de inmediato fue recibido con un nuevo cántico

play
0:43

¡Reciben a Pizarro con cántico del Guasón!

El mexicano llegó a Miami y de inmediato fue recibido con un nuevo cántico

Tras contestar dos o tres preguntas a los reporteros, uno de los aficionados presentes comienza a entonar una canción: “Pizarro eres rosa y negro, con todo y la risa de Guasón, queremos que metas muchos goles y sudes la camisa con pasión... !Venga, Pizarro!”.

SALE POR PIERNAS
Tras un aviso de que la entrevista debía terminar, Diego Cora, reportero de ESPN, le pregunta: “Muchos consideran que es un retroceso, ¿como lo tomas?”. Pizarro alcanza a escuchar la pregunta pero se da media vuelta y sale de la zona de llegadas sin responder.