La MLS de Estados Unidos, el nuevo destino de los jóvenes uruguayos

Doce futbolistas uruguayos entrenan en los Estados Unidos de cara a la reanudación de la Major League Soccer (MLS), la cual se posiciona como uno de los principales destinos para los jóvenes talentos charrúas en desmedro de las ligas sudamericanas.

Algunos datos en relación del último plantel mundialista uruguayo sub 20 llaman la atención y parecen anticipar una posible tendencia. Uruguay concurrió al Mundial de Polonia con once futbolistas (de un total de 21) que militaban en el medio local y, apenas un año después, siete de ellos emigraron, y cuatro lo hicieron al fútbol de Estados Unidos.

Con esos cuatro futbolistas (Brian Rodríguez, Thomás Chacón, Nicolás Acevedo y Francisco Ginella) la MLS es actualmente la liga extranjera que cuenta con más jugadores de aquel plantel celeste dirigido por Gustavo Ferreyra (con apenas un futbolista menos que la Primera División de Uruguay, en España hay tres al igual que en el Calcio italiano).

La expansión de la liga estadounidense (en cuanto a afición y número de equipos) también se traduce en aumento en cantidad de uruguayos (incluido a Diego Alonso como entrenador de Inter Miami).

Los doce que jugarán esta temporada 2020 en Estados Unidos se pueden dividir por puesto teniendo como defensores a Marcelo Silva (Real Salt Lake City) y José Aja (Minnesota United FC).

Los volantes son Mauricio Pereyra (Orlando City), Ginella (Los Ángeles), Acevedo (New York City FC), Nicolás Lodeiro (Seattle Sounders) y Thomás Chacón (el más ofensivo dentro de esta categoría de mediocampistas, en Minnesota United).

Y en cuanto a delanteros, donde pueden observarse características similares, dicen presente Manuel Castro (ex Wanderers, actualmente en Atlanta United), Diego Fagúndez (New England Revolution), Nicolás Mezquida (Colorado Rapids) y Diego Rossi y Brian Rodríguez (éstos dos últimos en Los Ángeles).

Principalmente genera cierta incertidumbre el desarrollo de los futbolistas de la última selección sub 20 considerando además los antecedentes: futbolistas que si bien han mejorado en la MLS, no han podido mantenerse en la convocatoria cuando se trató de la selección mayor (es el caso de Diego Fagúndez y Rossi; Lodeiro ya formaba parte del plantel del seleccionador Óscar Tabarez mucho antes de llegar a Estados Unidos).

Además, se resalta que el doble cinco de la última selección juvenil celeste jugará en Estados Unidos. Es por lo menos aventurado tratar de hacer proyecciones a largo plazo considerando que la propia MLS está viviendo su propia transformación, pero no parece tener el suficiente rigor táctico o defensivo aún (similar a la liga mexicana) para proyectar rendimientos a nivel de élite mundial.

Claro que la dinámica de la propia liga, característica innata también de la gran mayoría de estos jugadores, y el enfrentarse a jugadores de mayor nivel técnico que los que se encuentran en el Campeonato Uruguayo podrá mejorar su rendimiento.

“Últimamente han llegado varios jugadores jóvenes a esta liga desde Uruguay, es un gran paso que pueden dar en el extranjero para poder generar otros pasos más hacia Europa”, comentó esta semana Diego Alonso. De todas formas, esa intención de que la MLS sea una liga que catapulte al fútbol del Viejo Continente no siempre se concreta dado que a los clubes europeos no les ha sido fácil incorporar futbolistas de Norteamérica por el gran poderío económico del fútbol mexicano y del estadounidense.

El entrenador uruguayo del Inter Miami también comentó: “La MLS hoy está muy bien vista, es una liga con grandes aptitudes; y lo que quizás en un pasado podía llegar a ser Argentina u otro país de Sudamérica, hoy lo es la MLS para que los jóvenes vengan aquí y puedan desarrollarse, crecer, mejorar, competir a alto nivel; aquí hay jugadores de grandísimo nivel, hay muchos jugadores de selección de otras nacionalidades y eso lógicamente empuja hacia arriba el nivel de cualquier futbolista”.

Hoy en día el aspecto económico, la comodidad y el ser parte del propio crecimiento de la MLS parecen pesar más en la mayoría de los jugadores sudamericanos cada vez que surge el interés del fútbol europeo, fútbol que tal vez podría permitir un mejor desarrollo de sus cualidades futbolísticas.

Las observaciones de Alonso permiten entender el posicionamiento actual, y sobre todo futuro, de la MLS con respecto a los jóvenes talentos uruguayos. La MLS parece apostar también por el fútbol charrúa para su desarrollo; habrá que observar si en la retroalimentación, la liga estadounidense puede ayudar a potenciar más aspectos que el dinamismo y la velocidad en los uruguayos que incorpore.

LOS DOCE URUGUAYOS EN LA MLS
Luis Manuel Castro (Durazno, fecha de nacimiento: 27 de septiembre de 1995). En 2019 se fue de Wanderers a Estudiantes de La Plata, actualmente en Atlanta United.

Diego Fagúndez (Montevideo; 14 de febrero de 1995). Toda su carrera ha sido en New England Revolution.

Mauricio Pereyra (Montevideo, 15 de marzo de 1990). Tras varios años en el fútbol ruso se incorporó en 2019 a Orlando City.

Diego Rossi (Montevideo; 5 de marzo de 1998). Los Angeles se lo compró a Peñarol a fines del 2017.

Brian Rodríguez (Tranqueras, 20 de mayo de 2000). Jugando desde 2019 para Los Ángeles FC, citado en las últimas convocatorias de la Selección Uruguaya.

Francisco Ginella (Montevideo, 21 de enero de 1999). Ex Wanderers, incorporado por Los Ángeles FC en diciembre pasado.

Nicolás Lodeiro (Paysandú, 21 de marzo de 1989). Futbolista del Seattle Sounders desde 2016.

Thomás Chacón (Palmitas, Soriano; 17 de agosto de 2000). Incorporado en agosto del 2019 a Minnesota United. Nicolás Acevedo (Montevideo, 14 de abril de 1999). Uno de los últimos uruguayos en llegar a la MLS, habiéndose incorporado a New York City en diciembre pasado.

Nicolás Mezquida (Paysandú, 21 de enero de 1992). Futbolista del Colorado Rapids tras haber jugado en el club canadiense de Vancouver Whitecaps (2014 – 2018).

Marcelo Silva (Mercedes, 21 de marzo de 1989). Jugando desde 2017 para Real Salt Lake City.

José Aja (Montevideo, 10 de mayo de 1993). Minnesota United es su tercer equipo en la MLS tras Orlando City y Vancouver.