Prensa internacional destaca mano en triunfo de Bayern ante Tigres

play
Ramos Rizo: 'Es obligación del VAR revisar todos los detalles en los goles' (2:25)

Nuestro experto arbitral habló del gol con el que Bayern Munich ganó el Mundial de Clubes, pero que debía ser invalidado por una mano. (2:25)

Medios de Alemania y Argentina no dejaron de señalar la polémica jugada de Robert Lewandowski.

La victoria del Bayern Munich en el Mundial de Clubes quedó marcada por la mano de Robert Lewandowski en el gol de su equipo, ya que el balón cayó a su compañero Benjamin Pavard, quien tiró a portería con Nahuel Guzmán vencido.

Esta acción no pasó desapercibida para la prensa internacional, la cual consideró que esta acción fue crucial para la coronación del conjunto bávaro y con ello obtener el sextete que ahora luce en sus vitrinas.

El diario Bild puso en su página de internet “El controvertido ganador de Bavaria parece irregular. El motivo: una mano de Lewandowski antes de la anotación”.

El también medio alemán Welt realizó una nota especial titulada “La emoción por el gol de la victoria ensombrece el éxito histórico de Bavaria”.

“Entonces, ¿un gol irregular decidió el partido en Catar el jueves por la noche y permitió al Bayern lograr su histórico triunfo? Si bien el árbitro Esteban Ostojich verificó la supuesta posición de fuera de juego de Lewandowski, el uruguayo no sometió la mano a otra verificación de video”.

Los rotativos no dieron mayor seguimiento al gol del Bayern y la nota principal fue Benjamin Pavard, el galo que milita en el monarca de la Champions League y que le dio el título a su equipo.

Solamente se destacó el posible fuera de juego que existía de parte de Lewandowski.

La prensa en argentina sí tuvo críticas para al cuadro alemán, ya que resaltaron la mano y el Diario Olé recordó lo ocurrido en la Copa Intercontinental que se vivió entre Bayern y Boca Juniors.

“La coronación quedó manchada porque ese único gol debió ser anulado por mano. Y no es la primera vez que los bávaros ganan así: Boca lo sabe”, reza el texto.

La misma nota señala que “El 27 de noviembre del 2001, en el Estadio Nacional de Tokio, se jugó la final de la Copa Intercontinental, modalidad de UEFA vs. Conmebol entre 1960 y el 2004 (hasta que lo reemplazó el Mundial de Clubes). En esa noche nipona, madrugada argenta, Boca y Bayern Munich se midieron cara a cara en un partido más áspero que jugado. Kim Milton Nielsen, de Dinamarca, fue el árbitro que dejó en llamas a todo el pueblo xeneize... el juez danés inclinó la cancha, prejuiciosos y sin medir con la misma vara a los jugadores de Boca y los del Bayern”.