¿Qué ha cambiado en Qatar un año después del Mundial de 2022?

play
¿Cuáles han sido los cambios más impactantes a un año del debut mexicano en Qatar 2022? (0:51)

Álvaro Morales y Jared Borgetti ponen sobre la mesa los momentos más destacados en este año y los cambios que harían. (0:51)

Un año después de que Lionel Messi y la selección Argentina alzaron la Copa, ESPN volvió a Doha para intentar definir el legado del Mundial de Qatar.


DOHA, Qatar -- Ha pasado un año desde que el Mundial de Fútbol más controversial de la historia empezara con una propuesta de venta por parte del presidente de la FIFA Gianni Infantino.

Luego de varios años de críticas por la decisión de conceder la organización del mayor evento deportivo del orbe a Qatar, hecha antes de su designación como mandatario del ente que regula la práctica del balompié a nivel mundial, Infantino lanzó un feroz ataque a lo que describió como "hipocresía" y "racismo" de los países que, a su juicio, pecaban de superioridad moral sobre el historial de derechos humanos de la nación del Medio Oriente. Infantino expresó que "hoy me siento qatarí... árabe... africano... gay... en condición de discapacidad... trabajador migrante", siguió fustigando a Occidente por su doble moral al centrarse en los abusos cometidos en Qatar a sus trabajadores. "¿Quién se preocupa de verdad por los trabajadores? La FIFA sí que se preocupa. El fútbol se preocupa, la Copa del Mundo se preocupa y, siendo justos con ellos, también Qatar lo hace".

El fútbol no tardó en apaciguar el debate. Sobre la cancha, Lionel Messi lideró a la selección argentina hasta alcanzar la gloria en una final considerada como uno de los más grandes partidos de todos los tiempos. Se marcaron más goles (172) que en cualquier Mundial anterior. Según los datos de la FIFA, 3.4 millones de personas asistieron a los partidos y el ciclo de cuatro años terminado en 2022 fue el más lucrativo de la historia, generando $7,500 millones.

Infantino calificó el torneo como "el mejor de todos los tiempos" debido al "poder de cohesión único que ha mostrado este Mundial". Nunca se han publicado cifras oficiales, pero varias informaciones periodísticas estiman que Qatar invirtió $220,000 millones en organizar la Copa del Mundo.

Tampoco ha quedado en claro el costo humano de organizar el torneo, expresado en las muertes de obreros migrantes, cuya cantidad precisa probablemente nunca se llegue a conocer. Varios miles de trabajadores fueron lesionados, sufrieron robos de salarios o sintieron la injusticia de la ineficaz aplicación de las reformas al sistema kafala que regía en dicho país, que anteriormente restaba a los trabajadores la libertad y poder de cambiar de empleo por voluntad propia.

Tal como indicó a ESPN Minky Warden, directora de iniciativas globales de la ONG internacional Human Rights Watch: "Fue la Copa del Mundo más rentable para la FIFA y el evento más mortífero en la historia del deporte mundial".

Poco antes de cerrar el torneo, Infantino anunció la creación del FIFA Legacy Fund, para apoyar las reclamaciones de indemnización, ofreciendo una vía adicional más allá del Fondo de Apoyo y Seguro para los Trabajadores del gobierno qatarí.

"Volveré, estaremos aquí para revisar. No se preocupen. Porque todos ustedes se habrán ido", comentó Infantino en un salón repleto de periodistas durante la rueda de prensa de cierre de la competición.

En noviembre de 2023, ESPN volvió a Doha para intentar definir el legado del Mundial de Qatar. Conversamos con expertos en el terreno, la Organización Internacional del Trabajo, trabajadores migrantes, funcionarios qataríes y el Comité Supremo para la Entrega y Legado. La FIFA declinó las múltiples peticiones hechas por ESPN para entrevistar a Infantino.


Legado deportivo

El marco dorado del Estadio Luisail resplandece bajo el sol árabe de las últimas horas de la tarde, aparentemente congelado en el tiempo como monumento a la inmortalidad deportiva. La señalización de la Copa Mundial de la FIFA 2022 sigue en su sitio.

Si observamos más de cerca, notamos que un pequeño grupo de trabajadores están suspendidos por cables desde el techo, manteniendo la opulencia del estadio donde Messi acabó con el debate sobre quién es el mejor jugador de su generación. Los estacionamientos vacíos se extienden en el horizonte. Los guardias de seguridad se sientan desplomados en sus sillas, situados a la sombra de sus cabinas cercanas para evitar lo peor del calor. Los encargados de recoger basura patrullan la estación cercana, con más esperanzas que expectativas.

La mayoría de los Mundiales suscitan preocupación por lo que ocurre luego que el circo de la FIFA deja la ciudad; pero en muchos países de rica herencia futbolística, estos estadios se convierten en atracciones turísticas entretejidas en el rico tapiz del deporte nacional. Sin embargo, Lusail es una ciudad que no existía en 2005, pero que ahora cuenta con un estadio de última generación con capacidad para cerca de 90,000 espectadores que, cuando albergó el partido Argentina-México, registró el segundo mejor índice de asistencia en la historia del Mundial masculino (88,966).

Ubicado a 16 kilómetros al norte de la capital qatarí de Doha, el Estadio Lusail es la arena en la que Messi desafió a su avanzada edad para guiar a la Albiceleste a conquistar la gloria y alzó el trofeo envuelto en un bisht (túnica ceremonial negra) obsequiado por el emir de Qatar. En cuanto a los momentos deportivos emblemáticos para Oriente Próximo, fue una instantánea perfecta.

Messi y sus compañeros del seleccionado argentino desfilaron con el trofeo por los alrededores del Boulevard Lusail, que conecta el estadio con las Torres Plaza de Lusail, cuatro pilares de los que cuelga una escultura metálica de un tiburón-ballena. Es un sitio curioso, construido como la "Ciudad del Futuro" de Qatar. En el Luisail Boulevard ahora hay tiendas desiertas y solo un puñado de turistas, a pesar de que hay más obras de construcción en la zona. Uno de esos proyectos, el Museo Lusail, tiene previsto inaugurar en 2029. Da la sensación de ser un lugar que aún espera crecer. El Boulevard Lusail es una vía con varios carriles, adornada por tiendas y restaurantes que van desde la cadena infantil de comida rápida Chuck E. Cheese hasta la cadena de supermercados británica Sainsbury's. Ninguno está cerca de llenar su capacidad. Muchos están completamente vacíos.

El presidente de Qatar Tourism y el Qatar Airways Group H E Akbar Al Baker afirmó en abril pasado que los índices de ocupación hotelera en Doha se ubicaban entre 65 y 70%. Algunas fuentes han indicado a ESPN que la ocupación ronda el 40%. Una de ellas indica que puede haber descendido al 20% en la región de Lusail.

Al este de Doha, la selección de Qatar disputó su encuentro de eliminatorias al Mundial 2026 contra Afganistán el 16 de noviembre en el Estadio Internacional Khalifa. La oncena visitante se vio diezmada por 18 retiros, en medio de las preocupaciones de que la Asociación Afgana de Fútbol haya malversado recursos otorgados por la FIFA. Qatar se impuso 8-1 frente a 19,374 espectadores, según las cifras oficiales. Entre el público había un gran número de niños que disfrutaron haciendo el "Aplauso del Trueno Vikingo" hecho famoso por los aficionados islandeses en la Eurocopa 2016. Los seguidores hicieron un guiño al potente aire acondicionado instalado dentro del estadio con pancartas en las que se podía leer: "Encendido por los aficionados".

Seis jugadores que figuraron en el XI titular también participaron en el primer partido de la campaña qatarí, en la que se convirtieron en la primera selección anfitriona de un Mundial en caer eliminada sin sumar puntos. Posteriormente, Qatar clasificó a cuartos de final de la Copa Oro CONCACAF (superando en fase de grupos a la eventual campeona México), pero no logró triunfar en sus cuatro amistosos contra Kenia, Rusia, Irak e Irán antes de apabullar a una improvisada Afganistán que conoció a su nuevo técnico Ashley Westwood por primera vez a principios de semana.

Los 26 futbolistas que formaron parte del plantel provisional jugaban fútbol de clubes en Qatar. El año pasado llegaron a su mejor puesto en el Ranking FIFA (48), pero actualmente ocupan el 61. El seleccionador Carlos Queiroz, que asumió las riendas del equipo en febrero, mantiene el pragmatismo sobre los progresos de sus pupilos.

"Sinceramente, cuando llegué, no encontré mucho porque el fin de ciclo terminó con casi nueve jugadores de 33, 34 años", comentó el entrenador de 70 años a ESPN. "Había un par de jugadores jóvenes que no habían sido convocados. Tenemos algunos jóvenes que empiezan a jugar con nosotros y comienzan a ser convocados. Es una situación realmente difícil".

"Sabíamos que debíamos refrescar y clasificar al Mundial, pero al mismo tiempo construyes el futuro. Creamos oportunidades para los jugadores y, cuando vuelven con sus clubes, no tienen oportunidades".

"Jugar es crucial. Puedes traer a los mejores entrenadores del mundo, las mejores academias, los mejores balones, los mejores administradores. Pero, si un técnico como yo entrena a un jugador como si un entrenador de natación formara sin agua, no es posible nadar... Debemos encontrar soluciones, debemos trabajar (la selección nacional, los clubes) para dar oportunidades".

El Dr. Ahmed Abbassi se siente optimista por el impacto causado sobre el fútbol a nivel doméstico en Qatar. En su condición de director ejecutivo de competiciones y desarrollo deportivo de la Qatar Stars League (QSL), el circuito de Primera División de su país, Abbassi indica que la liga presenció cómo se triplicaron las inscripciones en diversas categorías juveniles tras la celebración del Mundial.

La FIFA y la QSL lanzaron un programa de formación con el objetivo de mejorar la logística de la liga en todos los aspectos, desde la gobernanza deportiva hasta las operaciones en días de partido y participación de los hinchas. La liga, cuya boletería general tiene precios cercanos a $12.50, registró un récord de asistencia de 28,397 espectadores en el Clásico de Qatar (Al Rayvan vs. Al Arabi) en septiembre. Un promedio aproximado de 5,000 asistentes ven jugar a grandes figuras tales como Philippe Coutinho y Marco Verratti, aunque la QSL se ha visto opacada por la oleada de fichajes estrella de la Saudi Pro League en el último año, encabezados por Cristiano Ronaldo.

"Tuvimos muchos jugadores nuevos y esta temporada, la liga es mucho mejor. Este es uno de los legados del Mundial, porque ahora nos centramos más en nuestra liga que en la organización del mayor mega evento del mundo", declaró Abbassi a ESPN. "Tenemos mejores jugadores, mejores entrenadores, jugamos a un nivel más alto y ahora, lo hacemos en estadios mundialistas".

La QSL utiliza seis de los nueve estadios construidos para el Mundial. El Education City no fue elegido, pero ha sido utilizado ocasionalmente para oraciones del Eid, con cerca de 35,000 creyentes asistiendo a un acto en abril para conmemorar el final del Ramadán. Mientras tanto, el Lusail es considerado demasiado especial para el uso regular.

Queda el Estadio 974, formado por contenedores de transporte marítimo que suman ese número (y también hacen referencia al código telefónico internacional de Qatar). Se suponía que sería desmantelado y despachado a África. La zona desocupada se convertiría en una urbanización frente al mar. Por el contrario, el estadio (junto con los carteles de la Copa del Mundo) sigue en pie.

Varias fuentes que trabajan en Qatar indican a ESPN que se han hecho múltiples ofertas por el lugar. No se espera que sea entregado a un único destinatario, aunque aún no se ha tomado una decisión definitiva. Del mismo modo, en otros terrenos como Al Bayt, había planes para después de la competición. Se tenía previsto construir un hotel cinco estrellas, un centro comercial, patio de comidas, gimnasio y salón multiusos, pero no había señales de construcción en desarrollo. Fuentes qataríes indican que la riqueza del país es tal que puede mantener los estadios incluso con uso mínimo. "No tienen prisa", expresó una fuente.

Mientras gran parte de la atención exterior se centraba en el Mundial, el propio Qatar trabaja en su Visión Nacional Qatar 2030, que "define los objetivos del país a largo plazo". Esencialmente, se trata de un plano para que esta pequeña nación marcada por sus reservas de petróleo y gas se redefina como más variada y sostenible, para que sea conocida por algo más que hidrocarburos. El deporte forma parte de ello.

Algunos alegan que Qatar construyó en exceso, mientras otros señalan la hoja de ruta para 2030. Es un secreto a voces que Qatar tiene intenciones de servir en algún momento como sede de los Juegos Olímpicos de Verano.

Un vocero del Comité Supremo expresó a ESPN: "Todos los estadios del Mundial de Qatar 2022 han sido utilizados regularmente desde la finalización de la Copa Mundial de la FIFA. Los clubes de la Qatar Stars League utilizan varios estadios como sedes para sus partidos de liga doméstica. Asimismo, los estadios son utilizados para la final de la Amir Cup (gran competición del fútbol qatarí) y encuentros internacionales, incluyendo eliminatorias del Mundial 2026".

"Entre enero y febrero de 2024, Qatar servirá como anfitriona de la AFC Asian Cup, el mayor torneo futbolístico del continente, que utilizará siete de los ocho estadios de Qatar 2022... En su debido momento, serán anunciados los planes para el uso post-torneo del Estadio 974".

Obviamente, los estadios mantienen su aspecto deslumbrante. Los partidos del Mundial transcurrieron sin hechos de violencia que lamentar, y la cercanía entre arenas hizo que muchos pudieran ver varios encuentros en un mismo día.

"[Para] cualquier residente del país, los residentes qataríes, cualquier visitante, fue un momento sumamente especial porque lo vivimos", indicó Abbassi. "Estamos sumamente orgullosos de ver que el país logró presentar algo asombroso, sorprender al mundo y mostrar a todos nuestra cultura, nuestro hermoso país, nuestra hostelería, nuestros estadios, nuestra gastronomía, todo".

Es innegable que Qatar organizó un espectáculo impresionante. Pero el costo humano proyectó una extensa sombra.


play
2:25
A un año de Qatar 2022, ¿Cuál ha sido el cambio más importante en Selección Mexicana?

El análisis de Jorge Pietrasanta sobre los cambios más destacados que ha tenido el futbol mexicano luego del papel hecho en la más reciente Copa del Mundo.

Legado fuera de la cancha

En varias conversaciones sostenidas con ESPN, múltiples defensores de los derechos humanos manifestaron su convicción de que la decisión anunciada en diciembre de 2010 de conceder a Qatar el derecho de organizar la Copa del Nudo no tuvo en cuenta o ignoró completamente los evidentes problemas de respeto a los derechos humanos del país.

No es la primera competición que provoca controversias y críticas. Durante el Mundial 2014, el gobierno brasileño fue acusado de mudar a algunos de los habitantes más pobres de su país de las favelas a otros lugares. Cuatro años después en Rusia, se cuestionaron los motivos políticos del presidente Vladimir Putin para organizar el torneo, con la sugerencia de Human Rights Watch de que el líder ruso buscaba "hacer blanqueo deportivo de su mandato... [y] legitimarlo organizando un mega-evento deportivo".

Qatar tuvo poco menos de 12 años para prepararse, pero la FIFA ni siquiera estableció sus políticas propias de derechos humanos hasta 2017. Sin embargo, varias fuentes en Qatar insisten que muchos desean un cambio en su país. Otros consideran que los medios occidentales están sesgados en contra del Medio Oriente o específicamente contra Qatar.

En su defensa de Qatar, Infantino señaló el historial de atrocidades cometidas en Europa: "Por todo lo que los europeos hemos hecho alrededor del mundo por 3,000 años, deberíamos disculparnos durante los próximos 3,000 años antes de darle lecciones de moral a la gente", afirmó el ejecutivo italiano. Y tiene algo de verdad. El escrutinio nunca debería ser selectivo. Pero los "¿y qué hay de?" no son una respuesta satisfactoria.

Quizás el punto de partida sean los datos. Debe haber algo fundamentalmente erróneo cuando tantas partes aceptan que los trabajadores migrantes que llegaron a Qatar para trabajar en la construcción de los estadios e infraestructura mundialista murieron, pero nadie se pone de acuerdo en la cantidad.

Human Rights Watch señala los datos manejados por el gobierno qatarí que indican que el total de fallecimientos de extranjeros en su país en cualquier entorno fue de 15,021. Qatar dejó de publicar estos datos después de esa fecha. Un informe del diario The Guardian habla de 6,500 decesos entre 2010 "hasta los últimos meses de 2020", pero esta estimación se limita a los trabajadores oriundos de cinco países del sur de Asia: India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka. El rotativo británico tampoco pudo verificar la ocupación o lugar de trabajo de los fallecidos.

El Comité Supremo solo ha reconocido tres fallecimientos directamente conectados a la construcción de los estadios, con 37 decesos atribuidos a otras causas. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) contabiliza 50 muertes en 2020, con 506 heridos graves y otros 37.601 con lesiones leves o moderadas.

"La calidad de los datos no es suficientemente buena", afirma a ESPN Max Tunon, jefe de la oficina de la OIT en Qatar. "Se está desarrollando un sistema para armonizar la recolección y análisis de datos. En este momento, los Ministerios qataríes de Salud Pública, Trabajo e Interior tienen cada uno su propia manera de definir qué son lesiones ocupacionales y muertes laborales".

Entre esa cifra más amplia de 15,021, miles de decesos se han atribuido a paros cardiacos o causas naturales. Human Rights Watch, Amnistía Internacional y otros grupos activistas están procesando miles de casos en los cuales los familiares de trabajadores migrantes fallecidos creen que sus decesos han sido erróneamente clasificados de forma deliberada para evitar el reconocimiento de culpas y la consiguiente indemnización económica.

"Quizás nunca conozcamos la cifra exacta, porque es imposible investigar retroactivamente los fallecimientos ocurridos durante la última década", expresa Tunon. "En el futuro, es necesario que se investiguen más los fallecimientos que, de hecho, podrían estar relacionados con el trabajo".

"Si un trabajador muere mientras duerme y de resto parece estar sano, debería haber una investigación para examinar las condiciones de trabajo. Pero sería muy difícil volver y hacerlo retroactivamente. Si un acta de defunción indica que la causa del fallecimiento fue natural o un paro cardíaco, sería muy difícil volver 10 años y determinar que, de hecho, el fallecimiento estuvo relacionado con el trabajo".

Entonces si esos casos no pueden ser resueltos definitivamente, ¿hay alguna forma de que esas familias obtengan una indemnización? "No creo", responde Tunon.

Como una agencia de las Naciones Unidas con el mandato de promover la justicia social y económica, la OIT abrió una oficina en Doha en 2018 y tiene la responsabilidad de permitir a Qatar establecer y mantener reformas laborales. Y ha habido reformas.

El sistema kafala fue una práctica ampliamente aceptada en Qatar y toda la región del Golfo Pérsico. La abundancia de oportunidades creadas por sus reservas de petróleo y gas, combinada con las gigantescas obras de construcción generadas por el Mundial, los trabajadores migrantes inundaron Qatar, y cada uno requería de un patrocinador para ingresar al país. No se les permitía cambiar de empleo sin un certificado de no objeción (CNO) o dejar Qatar sin un permiso de salida de su empleador. Los trabajadores que buscaban dichas oportunidades solían recurrir a agentes de contratación para conseguir estos empleos a un precio alto, creando así una deuda que deberían pagar a la vez que enviaban dinero de vuelta para mantener a sus familias. Las reformas de 2017 acordadas entre Qatar y la OIT eliminaron el requisito gubernamental del CNO y ahora, los migrantes no necesitan permiso de salida para dejar el país.

Ahora hay un salario mínimo establecido, introducido en 2017, de 1000 riyales qataríes ($275) mensuales. Asimismo, el empleador debe asignar 500 QR ($137) al mes para alojamiento y 300 QR ($82) para alimentación. La utilización del sistema de tarjetas Hayya ha sido extendido a las familias de los trabajadores para que puedan visitar a sus seres queridos. Se promulgaron nuevas leyes de protección contra el calor, lo que significa que no pueden efectuarse obras de construcción al aire libre entre las 10 a.m. y las 3:30 p.m. entre el 1º de junio y el 15 de septiembre. La OIT indica que los datos gubernamentales sugieren que 669,198 personas cambiaron de trabajo exitosamente entre septiembre de 2020 y octubre de 2023, mientras que se rechazaron 364,053 solicitudes.

A pesar de que estas reformas constituyen en principio un progreso, la realidad es muy distinta. La semana pasada, Amnistía Internacional expresó que "el remedio y la justicia para cientos de miles de trabajadores que sufrieron abusos vinculados al torneo siguen siendo esquivos", añadiendo que "desde las tarifas ilegales de contratación hasta los salarios impagos, los trabajadores migrantes perdieron su dinero, su salud y hasta sus vidas, mientras que la FIFA y Qatar intentaron desviar y negar su responsabilidad". Hay un amplio rezago en los tribunales laborales mientras los trabajadores luchan causas por robo de sueldos contra empresas acusadas de retener su salario, en todo o en parte. Los casos pueden tardar años en dirimirse y mientras tanto, sin dinero a la mano, muchos trabajadores se rinden y vuelven a sus lugares de origen.

Varios activistas en pro de los derechos humanos indicaron a ESPN que se han conocido casos en los cuales los empleadores han confiscado pasaportes y tarjetas bancarias a sus trabajadores. Otros tantos trabajadores temen denunciar los casos por temor a represalias por parte de sus empleadores. Human Rights Watch y FairSquare señalaron a ESPN que las empresas se apresuran a presentar cargos por fuga (que pueden conducir a arrestos y deportaciones) con pruebas mínimas.

ESPN conversó con dos trabajadores migrantes, ambos oriundos de Nepal, que llamaremos a continuación "Trabajador A" y "Trabajador B" para proteger su anonimato. El "Trabajador A" tiene un empleo en el sector de la construcción como supervisor de seguridad, con su hijo e hija permaneciendo en Nepal. Afirmó: "Hicimos la denuncia ante el Departamento del Trabajo, llevaron el caso a la Corte Suprema. Nos pagaron 50% de nuestro dinero. Aún no tenemos la cantidad restante".

"El caso tardó dos años [en decidirse]. Tenía algunos compañeros. Me quedé con ellos. Algunas personas pagaron el alquiler de mi casa, la comida. Fue muy difícil. Debo mantener a mi familia y no pude hacerlo por dos años".

El Trabajador B es gerente de un departamento de comercio minorista que debe mantener a su madre, esposa e hija. Dice que el proceso de cambiar de empleo sigue exigiendo un CNO porque "hay un proceso de notificación en el que tu actual patrocinante debe aprobar el proceso, con sello y firma de su patrocinador o la empresa para la que trabajan". Asimismo, señala otros problemas con el pago de horas extra (que a menudo se retrasa o reduce injustamente) y cuestiones de discriminación.

"Hay diferencias en los sueldos. Tengo el puesto de gerente de departamento. Otro gerente de departamento oriundo del Reino Unido gana casi el doble de mi sueldo. Tenemos responsabilidades similares. Si tienes pasaporte árabe, el sueldo es distinto. El pago se basa en el pasaporte, no en la descripción del puesto".

"Y hay discriminación en el trabajo físico. Cuando los gerentes dividen tareas, se les pide a los trabajadores de India, Filipinas o Nepal que hagan las labores que exigen esfuerzo físico".

Múltiples fuentes en Qatar se refieren a la resistencia constante a las reformas a la kafala, la implementación deficiente de los cambios y la incapacidad del Ministerio del Trabajo para ofrecer una vía clara y expedita a la justicia. El Comité Supremo ahora cuenta con personal mínimo, mientras que la jequesa Najwa Al Thani (de la familia que gobierna el país) dejó su puesto para incorporarse al Ministerio del Trabajo. Varias fuentes indican que el Ministerio del Trabajo se ha reestructurado creando nuevos departamentos de salud y seguridad, pero las frustraciones persisten.

Un vocero del Comité Supremo declaró a ESPN: "Desde que se inició la construcción de las obras de infraestructura para la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 en 2014, se ha mantenido firme el compromiso del Comité Supremo de garantizar la salud, seguridad y dignidad de todos los trabajadores empleados en nuestros proyectos".

"Nuestro compromiso con el bienestar de los trabajadores ha resultado en mejoras significativas en los estándares de alojamiento, normativas de salud y seguridad, mecanismos para la presentación de quejas, la prestación de asistencia sanitaria y el reembolso de comisiones de contratación ilegales a los trabajadores".

"El CS obliga contractualmente a nuestros contratistas a mantener un seguro de indemnización y un seguro de vida en caso de accidentes laborales. En el caso de fallecimientos no relacionados con el trabajo, el CS garantiza que nuestros contratistas paguen los salarios finales y las prestaciones de conclusión de relación laboral (según lo establece la ley qatarí) en un plazo de tres semanas, trabajando con las embajadas pertinentes para agilizar el pago".

"Adicionalmente, hemos trabajado con los contratistas para reembolsar más de $28.5 millones (de los cuales se han reembolsado $23 millones hasta la fecha) pagados en comisiones de contratación a 50.000 trabajadores. Asimismo, establecimos los primeros Foros de los Trabajadores en Qatar, que son un modelo que se está extendiendo a escala nacional, con 72 comités conjuntos que dan voz a 50,000 trabajadores".

El Ministerio del Trabajo declinó nuestras reiteradas peticiones de entrevista. Sin embargo, la Oficina de Medios Internacionales de Qatar indicó a ESPN: "El compromiso para fortalecer el sistema laboral de Qatar y salvaguardar los derechos de los trabajadores nunca fue una iniciativa ligada a la Copa del Mundo y siempre se tuvo la intención de que se mantuviera mucho después de la conclusión del torneo. El impacto positivo de las reformas laborales implementadas por Qatar es evidente para todos: el primer salario mínimo no discriminatorio de la región, el 97% de todos los salarios protegidos a través del Sistema de Protección Salarial, la eliminación de barreras para cambiar de empleo, un mecanismo simplificado de quejas y acceso más fácil a la justicia, la aplicación más estricta de las normas que incluye una ofensiva contra el pago de comisiones de contratación ilegales, una mayor concientización de los derechos de los trabajadores, normas de salud y seguridad en el trabajo líderes en la región tanto en el lugar de trabajo como en cuanto a alojamiento y exámenes médicos regulares para identificar condiciones subyacentes".

"En octubre de 2018, se constituyó el Fondo de Apoyo y Seguro a los Trabajadores con la intención de asegurar los pagos de indemnizaciones monetarias otorgadas por los Comités de Solución de Conflictos Laborales cuando una empresa se declara en insolvencia y no puede pagar a los trabajadores. Hasta la fecha, se han pagado más de $630 millones (más de 2,300 millones de QR) a los trabajadores a través del fondo".

Una fuente con conocimiento de la lucha por la representación sindical en Qatar, que declaró en condición de anonimato, afirmó: "Puede que la cifra ser cierta; pero considerando las demoras en los casos judiciales, imaginen la verdadera magnitud del problema considerando que miles y miles de personas siguen esperando justicia".

El Fondo de Apoyo y Seguros a los Trabajadores y la OIT debaten una propuesta para celebrar una conferencia internacional sobre protección salarial en Doha en 2024. El proceso para presentar una denuncia por fuga ahora requiere más información por parte de los empleadores. Sin embargo, los defensores de los derechos humanos alegan que la OIT no ha hecho lo suficiente para ayudar a resolver estos problemas crecientes y que ha publicado datos gubernamentales engañosos que disimulan la gravedad de los problemas sin avanzar lo suficiente en la tramitación de casos.

"Algunos suponen que somos una organización no gubernamental", afirmó Tunon a ESPN. "No lo somos. Somos una organización internacional y el gobierno es nuestro integrante".

"Nuestro trabajo es apoyar a nuestro integrante a implementar legislación nacional cónsona con los estándares internacionales del derecho laboral. No es criticar al gobierno ni servirle de tapadera. Nuestra labor es proveer asistencia genuina en el terreno y decir las cosas tal y como las vemos. Vemos un compromiso sincero desde nuestra llegada en 2018 hasta ahora para trabajar en estos asuntos. Estamos en el Golfo Pérsico. Aquí no hay sindicatos".

"Si empezamos a intentar imponerlo todo sin tomar en cuenta el contexto nacional, no será sostenible. Llegaremos a un punto donde habrá un rechazo extremo y todo se derrumbará. Habrá más actores críticos que dirán: "Lo intentamos, pero la comunidad internacional nunca estará contenta, así que dejemos las cosas como estaban".

“Estamos en una posición privilegiada. Por un lado, vemos casos de trabajadores que tienen muchos desafíos, incluidos trabajadores que no han cobrado durante varios meses. Pero, por otro lado, nos relacionamos con el Gobierno a diario y vemos los avances que se están logrando. El progreso es gradual, pero nos muestra que las cosas van en la dirección correcta y eso es lo que nos motiva”.

La FIFA y los defensores de los derechos humanos exigieron que, previo a la celebración del Mundial, se estableciera un Centro de Atención al Trabajador Migrante para que los denunciantes tuvieran un espacio seguro para exponer problemas y que sus quejas fueran procesadas efectivamente. No se ha construido hasta la fecha y varias fuentes han indicado a ESPN que el gobierno qatarí no ha mostrado actualmente intenciones de crearlo. Una fuente vinculada a las discusiones afirma que éstas no llegaron al punto de identificar una ubicación tentativa para el centro.

Infantino anunció la creación de un "Centro de Excelencia Laboral" en su rueda de prensa de clausura del Mundial. Múltiples fuentes implicadas en las discusiones para impulsar reformas laborales en Qatar afirmaron a ESPN que les sorprendió el anuncio de Infantino. No se han hecho avances tangibles al respecto. Asimismo, Infantino anunció la creación del Fondo de Legado de la FIFA e invitó a los países a aportar a cambio de poder expresar su opinión sobre el destino de los recursos. ESPN le pidió a la FIFA que aclarara su postura sobre la ausencia del Centro de Atención al Trabajador Migrante, ofreciera detalles sobre cuánto dinero del Fondo había sido pagado y el destino de los recursos. La FIFA no respondió a estas preguntas.

"No se ha indemnizado a los familiares de los trabajadores migrantes que perdieron a sus parientes", indica Worden. "Tenemos casos en los cuales los familiares de trabajadores fallecidos pueden demostrar con documentos que sus seres queridos murieron en el lugar de trabajo y que deberían ser indemnizados. La indemnización oscilaría entre $25,000 y $30,000, un monto que cambiaría la vida de cualquiera".

"Pero los qataríes responden afirmando que es 'dinero sangriento' y que no pagarán. El Centro de Atención al Trabajador Migrante siempre fue una gran mentira. No quieren constituirlo y había demasiados países dispuestos a creer que lo harían, a pesar de que no existían evidencias para legitimar la celebración del Mundial en ese país".

"La FIFA ha contratado consultores para que redacten un informe sobre las indemnizaciones por muerte. Pero no está diseñado para que conduzca a pagar a las familias. Está diseñado para 'educar a los líderes de la FIFA'. Por eso, sorprendentemente, los únicos que cobrarán son los consultores altamente remunerados por la FIFA para que les ilustren en el tema de las indemnizaciones".

La FIFA no respondió una pregunta específica sobre la falta de indemnización por muertes de trabajadores migrantes. Sin embargo, un vocero del ente dijo a ESPN: "La subcomisión de derechos humanos y responsabilidad social se ha comprometido a llevar a cabo una evaluación independiente para definir si las medidas tomadas hasta ahora por la FIFA con respecto al acceso a la reparación de los trabajadores en el contexto de la Copa Mundial de la FIFA 2022 son cónsonas con los compromisos y responsabilidades de la FIFA en materia de derechos humanos en virtud de las normas internacionales pertinentes y si se recomendarían medidas adicionales con miras a fortalecer aún más el legado del torneo para los trabajadores migrantes. Actualmente, el trabajo de la subcomisión está en curso".

Varias fuentes en Qatar sugieren que la población total del país ha descendido, de 3 millones durante la celebración del torneo a 2.2 millones ante la partida de una importante cantidad de obreros. Varios proyectos de desarrollo han desacelerado su ritmo de ejecución, a pesar de que el Gran Premio de Fórmula 1, la Expo 2023 y la Copa Asiática se llevaron a cabo durante un lapso de varios meses entre 2023 y 2024. La cantidad de qataríes residentes en el país se mantiene cercana a los 300.000, lo que significa que la población migrante totaliza 1.9 millones de personas. Persiste la resistencia a la constitución de sindicatos que amparen a esa gran mayoría de la población, sobre todo si las empresas sienten presión ante la falta de crecimiento".

El "Trabajador B" dijo a ESPN: "El robo de salarios está aumentando. Aumenta el desempleo porque la gente sigue aquí, pero los proyectos de la FIFA han terminado. Ahora, la atención internacional se alejó de Qatar, pero el número de casos aumenta día a día. Este es el momento en que necesitamos más atención".


El futuro

El Medio Oriente volverá a ser anfitrión de otro Mundial en 2034, después de que se confirmara que Arabia Saudita es la única candidata en un anuncio que tomó a muchos por sorpresa el mes pasado.

"No ha pasado un año después de las catástrofes de derechos humanos del Mundial Qatar 2022 y la FIFA no ha aprendido la lección de que adjudicar eventos multimillonarios sin la debida diligencia y transparencia puede entrañar riesgos de corrupción y graves abusos a los derechos humanos", afirmó Worden.

Arabia Saudita tiene clima similar, pero sextuplica a Qatar en población de trabajadores migrantes, lo que despierta temores de que se puedan duplicar los abusos sufridos en la previa al Mundial 2022. Adicionalmente, el historial de derechos humanos de la nación árabe horroriza a los activistas que mencionan ejecuciones masivas, represión de los derechos de la mujer, torturas y encarcelamiento de los críticos del régimen.

El proyecto de infraestructura que le depara el futuro a los saudíes es intimidante. La documentación de la FIFA que establecen los requisitos de candidatura indica que se requiere tener 14 estadios para celebrar el torneo conformado por 48 selecciones, y se estima que se requerirá la mano de obra de 13.4 trabajadores migrantes para la construcción u otros empleos de menor remuneración en el sector servicios caracterizado por su escasa protección de derechos humanos, según indica Human Rights Watch.

Arabia Saudita ni siquiera cuenta con una red ferroviaria completa que conecte las siete principales ciudades del país. Una fuente en Qatar sugiere que se han sostenido conversaciones preliminares para llevar varios partidos más allá de Arabia Saudita, aunque añadieron que hubo discusiones similares para celebrar encuentros del Mundial 2022 en otros países. La idea no tardó en disiparse.

Varias fuentes han indicado a ESPN que algunos contratistas, diplomáticos y expertos en infraestructura que prestaron sus servicios a Qatar ya han sido contratados por Arabia Saudita. Por su parte, Qatar Airways ya conversa sobre la posibilidad de ser una de las principales aerolíneas asociadas.

"Estamos muy, muy contentos de ver que nuestros hermanos en Arabia Saudita serán anfitriones del evento deportivo más importante del mundo", indicó Abbassi a ESPN. "Nos enorgullece porque fuimos capaces de inspirar a Arabia Saudita u otros países para que organicen un evento de esta magnitud. Históricamente, nunca se había celebrado en la región. Fue muy positivo abrir la puerta a Arabia Saudita, al igual que a Marruecos junto a España y Portugal [los tres países que organizarán conjuntamente el Mundial 2030]. Vimos la Copa del Mundo 2022 como un Mundial Árabe. Un Mundial para toda la región. Pensamos lo mismo para 2034".

"Sigo creyendo que Qatar ha sido tratada injustamente durante los 12 años previos al Mundial. Para aquellos que fueron suficientemente afortunados en venir al Mundial y ser testigos de que Qatar es como es... Es un país hermoso, de gente agradable. Es un país moderno, conservador. Vieron que se nos ha tratado injustamente. Para muchos, hay doble moral en los medios de comunicación mundiales".

La Saudi Pro League le ha robado protagonismo a Qatar asumiendo una mentalidad de gasto dispendioso en fichajes, incluyendo a Cristiano, Neymar y Kari Benzema. Los qataríes hicieron algo similar en 2003 cuando cada club recibió $10 millones para fichar figuras de renombre (entre ellas Romario, Pep Guardiola y Gabriel Batistuta). Sin embargo, Abbassi afirmó: "En la QSL, ofrecemos entretenimiento futbolístico competitivo de alta intensidad. Por lo tanto, nuestro objetivo principal no es el reconocimiento. Nuestras prioridades son el fútbol de alta calidad, el equilibrio competitivo y mejorar la experiencia del aficionado".

"Si quieres atraer la atención mundial, tiene sentido traer grandes figuras y adoptar la filosofía que te haga atraer esa atención lo antes posible".

"Quizás ese fue uno de nuestros objetivos en 2003, pero la filosofía de la liga siempre se ha adaptado a los objetivos en constante evolución. Ese no es el objetivo este año. Es tener la liga más fuerte posible que podamos tener con valor justo. No puedo decirte si algo cambiará maña o dentro de cinco años, pero ese es nuestro objetivo hoy. No hay algo que esté bien o mal".

Como institución que regula la práctica del fútbol, no se puede aspirar que la FIFA sea el árbitro definitivo en los problemas políticos o sociales de un país. Pero, a la hora de otorgar su máximo premio a cualquier nación, ésta legitima y respalda implícitamente las condiciones de ese país. Por eso, los defensores de los derechos humanos temen que no se haya respetado el debido proceso a la hora de conceder la organización de la edición 2034 a Arabia Saudita.

Lo que ha quedado claro es que el Mundial de Qatar ha dejado múltiples lecciones. Un año después, quedan muchas por aprender.