Afición responde a medias en San Antonio

La falta de la mayoría de los jugadores estelares de la Selección Mexicana en el primer partido del año impactó directamente en la taquilla del Alamodome de San Antonio, toda vez que no se ocupó ni la mitad de la capacidad del inmueble.

Hasta el lunes, solamente 25 mil de las 64 mil localidades estaban vendidas para el encuentro entre México y Bosnia, el primer encuentro del Tri en el año mundialista que sirvió de preparación para Rusia 2018.

La floja entrada, incluso, causó que la parte más alta del estadio ni siquiera fuera abierta ante los pocos boletos vendidos para este encuentro que fue anunciado desde el pasado mes de noviembre, antes de que se conocieran los rivales del combinado mexicano en el Mundial de Rusia.

Un factor que también influyó en este cotejo fue que Bosnia no se presentó a este encuentro con su equipo principal al tratarse de un partido fuera de fecha FIFA, por lo que futbolistas como Miralem Pjanic o Edin Dzeko no fueron convocados.