Charla de café: Neymar Jr y Yasiel Puig, fiesta, manguito y cerveza

Ambos, tanto Neymar Jr. como Yasiel Puig, fueron bendecidos por los dioses. No son tipos del montón; estaban destinados a discutir la condición del mejor en sus respectivos deportes. Pero uno y otro perdieron la brújula.

Priorizaron la "Fiesta, el manguito y la cerveza" —una frase bien cubana para decir fiestar a lo loco— y ahora... simplemente están pagando las consecuencias de tanto desmadre.

Jordi Blanco: Puede que Yasiel Puig tuviera condiciones de sobra para discutirle a Mike Trout su condición de número uno en la MLB y que desaprovechase su carrera bajo ese mote de 'Caballo Loco' del que nunca ha acabado de escapar, pero de lo que no cabe duda es que Neymar sí, con toda seguridad, dejó pasar la ocasión de convertirse en el sucesor de Messi en el mundo del fútbol.

Un tipo que quiere volver al Barça... Y que tiene demandado al Barcelona. Ver para creer en la historia de un jugador llamado en su día a ocupar el trono de Messi y que ha acabado lejos, incluso, de los mejores brasileños de la historia que en un momento, ya lejano, se le quiso incluir.

Damián D. Averhoff: ¡Es lamentable! Dos súper talentos como ellos deberían estar mirando a la mayoría desde un pedestal. Neymar quiere relanzar su carrera con ese regreso al Camp Nou que mencionas. Segundas partes no suelen ser buenas, y está por ver si Ney, además de lo que señalas, asume con recato la condición de "escudero". Con Messi allí, todo lo que respire está un peldaño por debajo.

Puig tampoco la tiene sencilla, yo diría que la tiene peor. ¡Ni siquiera tiene equipo! Tuvo ofertas, pero como estas no satisfacían su ego las desechó y ahora tendrá que firmar por lo que venga, si realmente quiere jugar en la temporada (si finalmente se realiza).

MÁS DE LA CHARLA DE CAFÉ: Kobe y Ronaldinho, símbolos de sus equipos que los llevó a tener una admiración mutua

JB: "Neymar es un futbolista descomunal y un profesional lamentable. Lo es porque no centra toda su mirada en el deporte, se pierde en mil asuntos fuera del campo y eso le borra la magia que tiene", reconoció hace tres años, poco después de su huida a París, un exjugador del Barça que le calificó como "el primer futbolista anuncio" y el primero que había sobrepasado todos los límites en su estilo de vida.

Sus fiestas en Barcelona y París, sus looks, sus escapadas a Brasil para disfrutar de las fiestas de cumpleaños de su hermana, en pleno mes de marzo y aprovechando, casualidad, sanciones deportivas, sus compras extravagantes, sus devaneos con la justicia con el caso, desestimado, de violación, sus líos con Hacienda... Y sus 'Toiss', esa corte de amigos/aduladores que le acompañan allá donde va y que se han convertido en una familia de dudosa reputación, han acabado por convertir a Ney en un personaje por si mismo que trasciende mucho, demasiado, a esa calidad incuestionable que ofrece en el terreno de juego.

DDA: ¡Wow! Está fuerte lo del "primer futbolista anuncio". No me quiero imaginar si a estos dos les da por juntarse. Puig no se queda atrás. Él, un guajirito de un pueblito en el centro de Cuba, cuando firmó por una apreciable suma de billetes verdes y vio las luces de Los Angeles se le fue la fama para la cabeza. Me apropio de un boricuismo —si así se puede decir— 'jangear' con las estrellas de Hollywood hace que cualquiera pierda la cabeza. Preguntémosle a Dennis Rodman... por más detalles.

Puig se creyó el personaje de celebridad, con la capacidad de hacer cuanta locura se le antojara. Y no ha cambiado desde sus tiempos en Hollywood. No hace mucho se metió en un dohyō en Japón a enfrentar a un luchador de sumo. Para cualquier mortal puede ser una bonita postal, pero para un atleta de alto rendimiento sobrepasa los límites de la cordura.

JB: No sé quien dirige la carrera y la vida de Yasiel Puig pero la de Neymar está atada desde que era un niño a su padre, una suerte de representante que le convirtió en el Rey Midas sin atender a que sin poner en el plano indiscutible al fútbol su carrera no alcanzaría la magnificencia que se le suponía.

DDA: Yasiel, como decimos en Cuba, es un loco de la mata de cocos. Nunca voy a olvidar el famoso "Pin..., pin..." de Puig cuando fue detenido por segunda vez por manejar a exceso de velocidad. Después de tantas locuras y bravuconerías (sus peleas son famosas en Las Mayores), que propiciaron que Los Angeles Dodgers prescindieran de sus servicios enviándolo a los Cincinnati Reds, desde donde partió a los Cleveland Indians, es evidente que su carrera la maneja él mismo.

Cuando comenzaba en las menores con la franquicia angelina, el equipo colocó al expelotero cubano Eddie Oropeza —que lanzó en Grandes Ligas— como una especie de padrino para guiarlo en una realidad totalmente diferente a la sepia antillana. Inexplicablemente, cuando Yasiel subió al Big Show, los Dodgers despidieron a su mentor. El resto es historia...

JB: Los contratos publicitarios le suponen unos ingresos anuales superiores a los 50 millones de dólares y su popularidad en las redes sociales se explica en los casi 200 millones de seguidores repartidos entre Instagram, Facebook y twitter, pero futbolísticamente su estrella, cuando apenas cuenta con 28 años, empieza a explicarse más en pasado que en futuro.

Cuál será la realidad futbolística de Neymar que en Barcelona su figura provoca más rechazo que cariño y que fuera del vestuario, entre los aficionados, son legión los que abominan de él ante los menos que le recibirían con los brazos abiertos. De Neymar se dice que forma parte de esa estirpe de personajes que se creen por encima del bien y del mal y que viviendo en una burbuja mantienen la creencia de ser intocables a ojos del mundo... Por más que el mundo del fútbol le haya desplazado del escenario.

'Era tan pobre, que no tenía más que dinero' reza una vieja canción de Joaquín Sabina dedicada a Cristina Onassis. Obviamente la vida personal de Neymar, repleta de lujos, no está adornada por la oscuridad que acabó con la famosa heredera. Pero probablemente sí tenga algo de verdad eso de que los lujos apagaron la estrella de un futbolista del que se habla tanto o más fuera del campo que dentro. Y eso es definitivo.

DDA: La estrella de Neymar se explica en pasado, la de Puig en pretérito pluscuamperfecto. Había jugado bien, pero... Creo que a Yasiel solo le queda la opción de rezarle a todas las deidades yorubas para encontrar el camino de regreso. Son demasiadas cosas subjetivas en contra. Pocos equipos quieren cargar con el peso de un tipo problemático y cancerígeno en el vestuario.

Es, y me duele escribirlo, yo, yo y yo. El yoísmo personificado.

Muy mediático, no tanto como Neymar, pero mediático por sus locuras y no tanto por sus virtudes. Si no se baja de la nube pronto y apunta los cinco sentidos que la naturaleza le dio hacía el béisbol, desafortunadamente estaré escribiendo sobre un muchacho cinfueguero que estaba llamado a disputarle la supremacía a Mike Trout y no pasó de ser un pelotero promedio en las mayores. Ojalá y me equivoque.