¿A qué uruguayos involucra la Superliga de Europa?

La bomba que estalló en el mundo del fútbol, con la creación de la Superliga europea que recibió amenazas de parte de la UEFA, involucra a ocho jugadores de la selección uruguaya.

Como se recordará, doce de los principales clubes europeos se unieron para crear un torneo (The Super League) que se disputará a partir de agosto del próximo año, sin importar las amenazas de la FIFA y la UEFA.

Los clubes involucrados son AC Milan, Arsenal FC, Atlético de Madrid, Chelsea FC, FC Barcelona, FC Internazionale Milano, Juventus FC, Liverpool FC, Manchester City, Manchester United, Real Madrid CF y Tottenham Hotspur, según informó el club inglés a través de su página web.

La idea generó la inmediata reacción de la UEFA. Las amenazas del máximo organismo europeo aseguraban que cualquier jugador que dispute el torneo, no podrá participar más en competencias de la FIFA o la UEFA, además que se mencionaron sanciones para los clubes involucrados.

¿Qué jugadores uruguayos están involucrados en la Superliga? Son un total de nueve, ocho de la selección mayor y uno que defendió a las juveniles, se trata del golero Franco Israel que juega en la Sub 23 de la Juventus de Italia.

Los jugadores uruguayos que integran clubes de la Superliga son: Luis Suárez, José María Giménez y Lucas Torreira (Atlético de Madrid), Edinson Cavani (Manchester United), Federico Valverde (Real Madrid), Ronald Araújo (Barcelona), Rodrigo Bentancur y Franco Israel (Juventus) y Matías Vecino (Inter de Milán).

Del G-14 a la Superliga

El primer movimiento de clubes de Europa que salió a pelear por reivindicaciones surgió en noviembre de 1998. Allí anunciaron la creación de un grupo al que denominaron G-14.

El primer encuentro se realizó en Madrid “donde decidieron constituirse como una asociación permanente que defienda sus intereses ante la UEFA. Ajax, Barcelona, Bayern Múnich, Borussia Dortmund, Inter, Juventus, Liverpool, Manchester, Milan, Olímpico de Marsella, Oporto, París Saint Germain y PSV nombraron a Lorenzo Sanz, del Real Madrid, presidente del grupo. En la reunión se aprobó además la propuesta oficial de la UEFA para reformar la Liga de Campeones”, informó el diario El País de Madrid.

“Somos un grupo de presión pero relativa”, admitió Lorenzo Sanz, presidente del Real Madrid, tras aceptar el cargo de máximo gestor de la asociación de clubes.

“No tenemos miedo a la UEFA. Queremos colaborar. Nuestro objetivo no es destruir, es ayudar. Somos un grupo fuerte. No hay que olvidar que entre los 14 sumamos 70 títulos y generamos la casi totalidad de los derechos que genera la televisión”.

El País informó que el G-14 comenzó a formarse hace dos meses con la intención de que la UEFA admitiera sus ideas para reformar la Liga de Campeones.

Pero no fue el único tema. También elevaron la voz por la citación de jugadores a las selecciones. Es así que pretendieron modificar la reglamentación que los obligaba a liberar a los jugadores convocados por sus respectivas selecciones.

El movimiento encontró una fuerte resistencia de la FIFA.

Tabárez y el G-14

El técnico de la selección uruguaya, Oscar Tabárez, hizo referencia al poder del G-14 en una nota con El Espectador, expresando.

“La otra reflexión es que toda la organización del fútbol internacional, y la que le cabe a cada país, son relaciones entre ámbitos de poder. Esto es así, la FIFA ejerce un poder, los clubes más poderosos están afiliados en el G-14, G-18, son cada vez más, tratan de imponer cosas a reglamentación para la cesión de los futbolistas a las selecciones y siempre hay luchas en los ámbitos de poder. Son más dramáticas o más inesperadas en países que no tienen los grados de organización que puede haber en otros ámbitos, como puede ser el caso de nuestro país, que también tiene ámbitos de poder, conflictos de intereses. Desde el punto de vista teórico cada uno tiene derecho a defender sus intereses, a veces los que persiguen intereses similares se afilian y forman un ámbito de poder que se enfrenta a otro que persigue otros intereses. Lamentablemente esto ocurre y en esos momentos se pierden de vista intereses más generales, como puede ser la representación deportiva que tiene una federación hacia el exterior: su selección nacional”.