Paco Uribe confiesa que se quedó a centímetros de perder el ojo derecho en el Cuscatlán

play
Mirada de Faitelson: 'La eliminatoria no es el problema... es Catar' (2:00)

David Faitelson cree que Gerardo Martino sigue preocupado por el nivel mostrado por la Selección Mexicana ante Canadá. (2:00)

México se enfrentará a El Salvador en la eliminatoria mundialista y previo a ese partido, Francisco Uribe recordó lo complicado que eran esos partidos, donde en uno estuvo a punto de perder un ojo

Históricamente cada vez que México juega en El Salvador se encuentra con un clima hostil que intenta intimidar al cuadro tricolor antes de ingresar a la cancha y hacerles sentir que no son bien recibidos en territorio salvadoreño así lo recuerda en exclusiva para ESPN el ex delantero Francisco Uribe.

"En aquella época sacarle un empate o ganarle a México era una alegría inmensa de toda la gente y del equipo rival y esto se acentuaba todavía más cuando íbamos de visitante, en aquella época lo denominaban como una guerra, la gente que nos recibía desde el aeropuerto era con un clima hostil, con un recelo, con un resentimiento y con un odio hacia nosotros, cuando identificaban nuestro camión que íbamos del aeropuerto al hotel eran gritos, insultos, pedradas y otras agresiones, ya cuando llegábamos al estadio también era un clima bastante tenso donde ellos trataban de alentar y apoyar a su equipo pero desgraciadamente rebasaba en la línea del deporte y del deportivismo que siempre prevalecer, de verdad que estos partidos contra México lo sentían como una verdadera guerra en todos los sentidos."

Uribe recuerda claramente el 4 de abril de 1993 cuando México se metió al Cuscatlán en partido eliminatorio rumbo al mundial de Estados Unidos, un encuentro donde varios futbolistas tricolores sintieron el rigor del público y de los jugadores de la selecta.

"Había gritos en la calle donde decían que nos iban a golear, que nos iban a matar y que nos iban a golpear, después del desayuno tuvimos la charla técnica y nos fuimos al estadio, nos apedreaban, nos insultaba y nos lanzaban de todo, recuerdo que apenas llegamos al estadio y ya estaba completamente lleno, nos cambiamos y salimos a la cancha a calentar, después vinieron los himnos pero cuando tocaron el himno Mexicano nos dimos cuenta que no era, se trataba sólo de algún tema instrumental sin ningún sentido que no conocíamos y que además todo el mundo estaba gritando e insultando con una falta de respeto increíble, en ese momento rompimos filas para seguir calentando y nos preparamos para jugar, sabíamos a que nos íbamos a enfrentar y teníamos claro que era un partido muy difícil y que iban a ir con todo a tratar de golpearnos y tratar de ganarnos, ese partido fue muy fuerte porque hubo varios lastimados, por ejemplo a Benjamín Galindo le tumbaron dos dientes, lastimaron de la rodilla a Nacho Ambriz, a Marcelino Bernal lo lastimaron del tobillo mientras que a Hugo Sanchez le dieron de patadas por todos lados."

Varios jugadores mexicanos salieron dañados físicamente, pero nadie como el mismo Paco Uribe que se quedó muy cerca de perder el ojo en el césped del Cuscatlán tras un choque con Guillermo Rivera.

"En el segundo tiempo Benjamín Galindo manda un centro que yo salto a cabecear y le ganó el balón al defensor y el impacto fue de las dos cabezas al encontrarse en sentido contrario, al momento de caer me tocó la cara y siento todo sumido, me quede en el suelo y entró el doctor inmediatamente y lo primero que me dijo fue que tenía una fractura, sentí la fractura en el rostro porque lo tenía todo sumido, me puse de pie y yo me sentía bien y quería seguir jugando, pero cuando yo me levanto comienzo a ver doble, rechazan el balón y voy caminando a media cancha hacia las bancas y comienzo a tener una visión múltiple y de repente cuando llego a la banda dejo de ver en el ojo derecho, fue cuando entré en pánico y pedí mi cambio."

"La explicación que me dieron los doctores es que en el piso del ojo se hizo una fractura y se hizo un hoyo debajo del ojo, entonces el músculo ocular que pasaba por ese orificio que se había fracturado no podía sostener al ojo, es una realidad que si hubiera continuado jugando y hubiera hecho algún esfuerzo, otro salto o algo más hubiera corrido el riesgo importante de perder el ojo porque había un orificio brutal en mi cara, la operación que me reparó la lesión fue hecha por un cirujano plástico y un ortopedista y lo que hicieron fue colocar un clavo y unas gasas para sostener el piso del ojo por las múltiples fracturas que tenía, después comencé con un proceso donde tenía que regenerar mi rostro para estar bien de salud, te puedo decir que me quedé muy cerca quizás a un par de centímetros de perder mi ojo en ese partido." Platicó Uribe en exclusiva para ESPN.

El entonces delantero del América tuvo que pasar varios meses fuera de la cancha y aunque no cree que hubiera mala intención del salvadoreño Rivera lo que más lamenta es que ya no pudo llegar a la Copa del Mundo de 1994.

"En su momento todos me dijeron que había sido con mala intención porque antes de esa jugada tuve muchas patadas y barridas por atrás, codazos en la cabeza, en la espalda, en el pecho, tenía moretones por todo el cuerpo y patadas por todos lados pero no fue algo que sólo me ocurrió a mí sino a todos, a Hugo Sanchez y a mí nos trajeron a punta de patadas todos los defensas y no podíamos avanzar porque nos encontrábamos con codazos y golpes y era una lucha dentro de la cancha, yo quiero pensar que no hubo mala intención de quererme dar el cabezazo exactamente en esta parte, pudimos haber chocado cabeza con cabeza y hubiera sido una historia diferente, desafortunadamente lleve la peor parte."

"Tardé casi ocho meses para regresar a las canchas, regresé para jugar con América en la temporada 93-94, esa temporada la terminé jugando muy bien con América y además marcando goles, tenía poco tiempo de haber regresado a jugar y me sentía fuerte y con muchas condiciones pero desgraciadamente Miguel Mejía Barón no me hizo el llamado para jugar el mundial en la lista definitiva y tuve que estar alejado de la selección, comencé a tener menos actividad y eso te afecta en un posible llamado, de esta manera fue como perdí actividad y desafortunadamente ese partido en el Salvador fue el último con selección para mí."

Han pasado 28 de aquella tarde en El Salvador que terminó con la etapa de Paco Uribe en selección y ahora el ex delantero espera con ansia una nueva victoria del TRI en suelo salvadoreño.

"Alguna vez nos dijo Menotti que los jugadores de la selección son generadores de pasión y ojalá que veamos un nuevo triunfo para seguir firmes en la eliminatoria, es una cancha difícil, pero México tiene la calidad para salir con 3 puntos de ahí." Finalizó Paco Uribe para ESPN.