Mathías Suárez: "Después de la roja con Rentistas parecía un ex jugador, ya no me tenían en cuenta"

Mathías Suárez deberá regresar al Montpellier de Francia, club dueño de su ficha, luego de que Nacional decidiera no hacer ningún intento por retener al futbolista luego de que finalizara su préstamo el 31 de diciembre. En Radio Sport 890, el lateral analizó su paso por el Bolso y consideró que tras su expulsión ante Rentistas en la final del Torneo Apertura el club determinó no volver a tenerlo en cuenta.

Viendo si puede sacar la Visa para volver a Francia y así entrenar con el grupo de Montpellier, el futbolista repasó su 2020, donde a fines de enero se incorporó al equipo tricolor con mucha ilusión: “Era un gran desafío pero llegué falto de ritmo y me lesioné; después vino la pandemia y estuve tres meses sin entrenar por la lesión de mi rodilla derecha (rotura parcial de los meniscos)”.

“En agosto vino el clásico del Apertura, Gustavo (Munúa) me preguntó cómo estaba, yo físicamente estaba en un 50 por ciento pero de cabeza y corazón quería jugarlo, no lo hice de la mejor manera pero creo que tampoco desentoné”, continuó relatando Suárez que además fue titular en tres de los primeros cuatro partidos por CONMEBOL Libertadores y que jugó en nueve encuentros del Apertura.

En la recta final del primer torneo del año del Campeonato Uruguayo fue perdiendo lugar pero en la última jornada ante Deportivo Maldonado se lesionó el lateral Armando Méndez, Suárez ingresó para jugar el complemento y días más tarde (14 de octubre) jugó desde el vamos en la final ante Rentistas, su último partido en el Bolso.

Rentistas ganó 1 a 0 en alargue con gol de Gonzalo Vega; el equipo de Alejandro Cappuccio logró la ventaja ya jugando once contra diez dado que el árbitro Daniel Rodríguez le había mostrado la segunda amarilla a Suárez al minuto 75.

“Luego de que me echan con Rentistas en cierta manera me hacen la cruz. De un momento a otro parecía un ex jugador, no me tenían en cuenta”, comentó el futbolista. Tras la derrota en la final, Gustavo Munúa fue destituido de su cargo de entrenador y asumió el secretario técnico Jorge Giordano, quien en los doce partidos restantes del 2020 solo tuvo a Suárez como suplente en dos encuentros, sin utilizarlo en cancha ni un minuto.

“Obviamente igual mi año no fue bueno, soy el primero en reconocerlo, nunca me sentí con confianza ni pude demostrar el nivel que tuve en Defensor. Pero después de esa roja en un partido donde Nacional pierde el Apertura, también parte por mi culpa, no tuve ninguna chance de revancha”, aseguró Suárez que remarcó que siguió tratando de entrenar y que cuando observaba 'cosas extrañas agachaba la cabeza, seguía trabajando y llevando el mal humor para casa'.

Suárez agregó: “Yo hablaba con algunos compañeros y no quedaba más que apoyarnos y seguir entrenando, yo trataba de estar listo para ver si había otra chance pero no se pudo dar, creo que no fue culpa de Jorge Giordano, con él siempre hablaba cuando era Secretario Técnico y siempre me apoyaba, creo que fue más de arriba la decisión, no quedaba otra que aceptarla y seguir entrenando”.

El futbolista graficó esta situación con un hecho puntual. En la primera fecha del Intermedio (primer partido de Giordano como DT de Nacional), Suárez estaba suspendido y Méndez lesionado, por lo que el entrenador colocó en el lateral derecho a Mathías Laborda, autor del gol del triunfo en ese choque ante Fénix. Suárez aceptó que está bien que el joven defensa siguiera como titular pero luego expulsan a Laborda ante Defensor en la fecha 3: “Yo era el segundo suplente y Armando estaba lesionado y jugábamos ante River el jueves, y Armando vuelve a entrenar el miércoles y Giordano lo pone a él, ahí ya me di cuenta que yo ya no iba a jugar más”, comentó el jugador de 24 años.

Suárez reiteró que no fue su mejor temporada: “Cuando llego y me lesiono en algunos partidos me sentía raro de la rodilla, el jugar sin gente es diferente también, y tampoco nunca llegué a sentir esa confianza tirando centros o en el uno contra uno en ataque o defensa, nunca me sentí bien. Soy el primero en decir que no fue un buen año, no queda otra que aceptarlo, entrenar y este 2021 darle lo mejor”.

Igualmente indicó que fue injusto lo que le sucedió en el club tricolor: “Yo nunca le falté el respeto a nadie, nunca vine con mala cara, si juego bien o mal es parte del fútbol pero tratar diferente a una persona está mal porque además nadie me vino a decir qué era lo que pasaba aunque yo me daba cuenta de las cosas, era claro que después de la expulsión ante Rentistas cambió mi situación en Nacional”.

“Yo no tengo rencor pero sí me voy un poco molesto porque a los jugadores que son de la cantera no los trataron igual, como yo venía de afuera creo que se me trató diferente. Si a un pibe lo echaban capaz le daban una revancha pero a mí me echaron y no tuve otra oportunidad. Además, la de la final tampoco fue una expulsión por un codazo que me hago echar, son dos faltas e incluso en el segundo foul apenas lo toco, para mí me echa mal”, subrayó Suárez.

Por último, el jugador habló sobre el pésimo cierre del año futbolístico que tuvo el plantel tricolor, perdiendo el clásico del Intermedio ante Peñarol, cayendo goleado ante River en la CONMENBOL Libertadores, y con varios jugadores cometiendo un grave acto de indisciplina que rompió la burbuja sanitaria:

“El grupo venía bien y con confianza, pero el clásico es como que te derrumba todo y luego viene River y fueron dos bombazos que te matan, no queda otra que cargar pilas”, indicó el futbolista.

Suárez no formó parte del plantel en los últimos encuentros del año por lo que no estaba dentro de la burbuja cuando se cometió el acto de indisciplina el domingo 13 de diciembre: “No sé bien cómo fue, pero si pasó obviamente que jode a la gente; pero ellos (los jugadores) tienen que salir adelante”.

El futbolista intentará volver a Francia cuanto antes para enfocarse en este nuevo año luego de que el 2020 fuera tan distinto al que imaginó. Suárez había regresado a Uruguay para buscar mayor rodaje, recuperar su nivel futbolístico y así tener una nueva convocatoria a la Selección (donde fue citado en noviembre del 2018 y marzo del 2019, disputando tres partidos); sin embargo, se encontró con una lesión, pocos partidos y dos expulsiones (la primera ante Plaza Colonia), siendo la segunda tarjeta roja su última imagen en cancha con la camiseta del Bolso.