Por qué Khamzat Chimaev es el factor x en las divisiones de peso welter y mediano de UFC

play
Chimaev deja a Li sin opciones con la guillotina (1:25)

Khamzat Chimaev cambia su control de guillotina sobre Li Jingliang que le da la victoria por sumisión en la primera ronda. (1:25)

UFC tiene varios campeones dominantes, pero en el lado masculino los monarcas de peso welter y peso mediano no tienen comparación… y rápidamente se quedan sin rivales.

Kamaru Usman e Israel Adesanya son indiscutidos, cada uno campeón desde 2019, número uno y número dos en consenso en las listas libra por libra de UFC y de MMA de ESPN. Son los únicos monarcas con más de dos defensas (Alexander Volkanovski en peso pluma es el otro con múltiples defensas de cara a su tercera en UFC 273) y prácticamente barrieron a la competencia Top 10 en sus respectivas divisiones de 170 y 185.

Debido a la falta de retos notables (o estelares), y el dominio de los campeones contra oposición estelar (Usman tiene victorias contra cuatro de los primeros 7, incluyendo dos sobre Colby Covington y Jorge Masvidal, mientras que Adesanya ya venció a cuatro del top 5, con dos sobre Robert Whittaker y Marvin Vettori), ambas divisiones lucen un poco predecibles (lo que no es culpa de los campeones).

Ante eso, tanto Usman (20-1, 14-0 UFC) como Adesanya (22-1, 11-1 UFC) han hablado de probar su suerte en otras categorías de peso e incluso otros deportes de combate; Usman habló de boxear con Canelo Álvarez y Adesanya retó sin éxito por el título de las 205 en 2021.

Una solución a corto plazo podría ser un combate de ensueño entre ambos, pero tanto Usman como Adesanya han sido claros en que no tienen interes en pelear el uno con el otro, debido a la amistad y patriotismo como africanos que los une.

Entonces, ¿que puede hacer UFC para brindar emoción en estas divisiones que carecerían de poder estelar en general? La respuesta es única para ambos pesos: Khamzat Chimaev.

El espectacular Chimaev (10-0, 4-0 UFC) capturó la atención del mundo de MMA durante su irrupción en Fight Island, y desde entonces es visto no solo como un futuro retador y campeón, sino como una superestrella transcendental, capaz de ser la cara de UFC mientras estrellas como Conor McGregor, Jorge Masvidal, Nate Díaz y Jon Jones, de los más confiables a la hora de vender PPV, lucen un poco en el limbo por lesiones, rachas perdedoras, inactividad y problemas contractuales. En pocas palabras, tiene ese ‘it factor’.

play
0:28

Chimaev habla con Dana White mientras carga a Jingliang

Durante la primera ronda, Khamzat Chimaev levanta a Li Jingliang de la lona, lo lleva hacia la cerca y charla con Dana White.

Y lo mejor de Chimaev es que solucionaría el problema de falta de emoción tanto en las 170 como en las 185 libras. Durante su carta de presentación en Fight Island, Chimaev compitió tanto en welter como en mediano en espacio de 10 días, demostrando que puede dominar en ambos. Y aunque ahora hace campaña en 170 a tiempo completo, subir a 185 parece cuestión de cuando.

Chimaev regresa al octágono en UFC 273 ante su prueba mayor: el ex retador brasileño Gilbert Burns, clasificado número 2 por UFC en peso welter (Chimaev es 11). Burns (20-4, 13-4 UFC) solo tiene una derrota en sus últimas ocho peleas, cuando perdió ante Usman por el título en febrero de 2021. Regresó para vencer a Stephen ‘Wonderboy’ Thompson en julio, y ahora mira a Chimaev como una gran oportunidad para brindarle exposición a su nombre, y enfilarse a una segunda oportunidad por el título en el futuro.

Pero primero tiene que descarrilar a Chimaev, cuyo aura de invencibilidad, dominio y explosividad deja a todos salivando. El peleador nacido en Chechenia, que ahora lucha de Suecia, ya envió mensajes tanto a Usman como Adesanya, y si vence a Burns en el escenario más grande, es casi seguro que tendrá su oportunidad por la faja de las 170, inclusive a finales de este mismo año. Y sí, parece un poco absurda la noción considerando que se dirige a su quinta pelea en UFC.

Se ancitipa que Usman defienda ante Leon Edwards quizás tarde en el verano, dejando abierta la posibilidad de que el ganador regrese al octágon en el invierno. Mientras, Adesanya sigue a la espera, aunque Jared Cannonier luce como el próximo en turno por la faja de las 185.

En peso welter, Vicente Luque (21-7-1, 14-2 UFC) y Belal Muhammad (20-3, 11-3 UFC) se enfrentarán en una revancha el 16 de abril que podría dejar al ganador en fila, y Sean Brady (15-0, 5-0 UFC) amenaza por entrar en el panorama; mientras que Sean Strickland (25-3, 12-3 UFC) también viene en paso firme en las 185. Todos son opciones a corto y largo plazo como retadores en ambos pesos.

De cualquier forma, ninguno de esos posibles enfrentamientos vendería más que Usman-Chimaev o Adesanya-Chimaev. UFC lo sabe, y eso es exactamente lo que debe considerar, aunque la apuesta parezca inmensa.