La casa gana

Pasaron 2,076 días desde que oficialmente los Golden Knights se convirtieron en equipo de la NHL, hasta levantar la Copa Stanley.

Tal y cómo lo predijo el dueño de los Golden Knights hace 6 años, el equipo se coronó en la final de la NHL.

Fue una noche dorada en Las Vegas para los Golden Knights, el primer equipo desde que se fundó la liga en 1917-18, anotando nueve goles para asegurar su campeonato y levantar la Copa Stanley. Dejando atrás a los ocho goles de los Penguins en 1991 cuando vencieron a los North Stars, y en 1985 el equipo de los Oilers de Edmonton le marcó esa misma cantidad a los Flyers de Filadelfia, el otro marcador de siete o más goles para el encuentro final fue en 1948 en el triunfo de los Maple Leafs ante los Red Wings de Detroit.

El margen de victoria de seis goles también fue uno de los más amplios en partido definitorio, sólo superado por la blanqueada de los Penguins 8-0 al equipo de Minnesota en ese año.

El gran héroe fue el capitán Mark Stone que logró un Hat-Trick, otros dos jugadores que mostraron su calidad fueron Jonathan Marchessault y Jack Eichel. Stone logró algo que tenía más de un siglo de no lograrse, meter tres goles en el juego que definía el campeonato, y eso lo hizo ante un récord de asistencia en el T-Mobile Arena, 19,058 aficionados que lanzaron sus gorras al lograr el tercero que dejó los cartones 8-3 faltando unos cuantos minutos en el tercer periodo y sellando el juego número 5.

Mark Stone se unió a Babe Dye que en 1922, con los St Patricks de Toronto, y Jack Darragh, de los Senators de Ottawa en 1920, en lograr esto en el juego final del campeonato de la NHL. Además de ser el primero de la era moderna.

Otra marca fue que tuvo en los últimos tres partidos con varios puntos 5-4-9 ante Florida, el mayor puntaje para un capitán en la Copa Stanley desde que Joe Sakic lo consiguió con el Colorado Avalanche.

Pasaron 2,076 días desde que oficialmente los Golden Knights se convirtieron en equipo de la NHL, hasta levantar la Copa Stanley, a ocho días de cumplir exactamente seis años, son el segundo equipo que tarda menos en llegar a la liga y lograr el campeonato, sólo los Edmonton Oilers lo han conseguido antes, en cinco temporada.

Jonathan Marchessault, el liquidador y ganador del trofeo Conn Smythe, al ser quién logró compartir la cima de los goleadores en la postemporada con 13 anotaciones y 25 puntos que lo colocaron en el segundo sitio de este departamento, siendo el primer jugador no reclutado desde Wayne Gretzky (1988) en ser nombrado el MVP.

Marchessault ligó 10 partidos marcando unidades, los últimos cinco de la final del Oeste y los cinco de la final, siendo la segunda racha más larga en temporada o playoffs para algún jugador de Las Vegas, y curiosamente él llegó a Las Vegas del Draft de expansión en 2017-18 proveniente de las Florida Panthers, y es uno de los tres jugadores que han estado en todos los partidos de playoffs de los Golden Knights, los otros; Reilly Smith y William Karlsson.

Jack Eichel tardó ocho campañas para saber que es levantar la Copa Stanley, y vaya que valió la pena el viaje. Fue el líder en puntos de la postemporada y es el tercero en la era moderna desde 1943 con 26 unidades, dejando atrás las marcas de 23 puntos de Patrick Kane en 2015 con Chicago, y Tyler Johnson de Tampa Bay en ese mismo año.

Y el mayor reconocimiento es para el cuarto portero que usaron los Golden Knights y quién fue el más valioso para muchos, entró a la portería cuando reveló a Laurent Brossoit en el juego número 2 de la segunda ronda ante los Oilers de Edmonton que ganaron 5-1 ese partido, 34 goles en 16 juegos, dos blanqueadas y en la final sólo permitió tres goles, y el tercero fue en tiempo extra ante las Panthers.

Es el quinto portero en levantar el campeonato sin haber arrancado la postemporada cómo titular, se une a; Matt Murray (2017 Pittburgh), Andy Moog (1983 Edmonton), Don Simmons (1962 Chicago), y Joe Miller (1928 NYR).

Así que, por todos lados, en Las Vegas, la casa ganó.