Historia de América y Chivas y las contradicciones con su presente

ESPN.com.mx

MÉXICO -- La rivalidad entre América y Guadalajara es la más grande de todo el futbol mexicano, sin embargo, de manera irónica las raíces de los de Coapa son la peculiaridad de Chivas y una de las características de las Águilas fueron los cimentos del conjunto tapatío.

El Rebaño en su principio fue integrado por jugadores de cuatro nacionalidades: belgas, franceses, españoles y mexicanos, mientras que las Águilas fueron el primer equipo que jugó con puro futbolista nacido en México.

Chivas fue fundado en 1906, cuando el futbol era amateur, por el belga Edgar Everaert y los hermanos Rafael y Gregorio Orozco, pero con el nombre de "Union Football Club", en el equipo había jugadores extranjeros y nacidos en México. Para 1908 por órdenes del directivo europeo, el equipo se llamó Guadalajara y a la playera blanca, que usaron en un principio, se le agregaron unas franjas rojas, para que se pareciera a los colores del Club Brujas de Bélgica.

En la época amateur los Rojiblancos sumaron 12 campeonatos en las diferentes ligas que había en la Federación de Jalisco. Al mismo tiempo, en el Distrito Federal, el 12 de octubre de 1916 fue fundado el América por Rafael Garza Gutiérrez y Germán Núñez Cortina; los Azulcremas jugaban en las escuelas de la Condesa. El nombre del equipo nace por el día de su creación, que coincide con el descubrimiento del continente americano. El equipo tuvo buenos resultados, por lo que llamó la atención y a principios de los 20 fue invitado para jugar en la Liga Mayor, que era la más importante en México y en la que fue tetracampeón.

En 1940 la Liga Mayor invitó a la Federación de Jalisco y al Moctezuma de Orizaba a participar y con ello nació el futbol profesional en México. Chivas, que se identificaba con la clase popular, decidió inscribir solo a futbolistas mexicanos. Mientras que América era seguido por la clase media o alta.

Fue en la temporada 1943-1944 cuando el Guadalajara y el América se enfrentaron por primera ocasión, en un partido de Copa, en el que los Rojiblancos se impusieron 1-0. En el torneo regular, Chivas derrotó 3-1 a las Águilas en la primera vuelta, pero para la segunda las cosas cambiaron y los del Distrito Federal golearon 7-2 a los tapatíos, lo que marcó el inició el antagonismo.

Luego de que Chivas sumara dos títulos en la Liga (1956-57,1958-59), el América preparó un golpe para competirle al Rebaño y que alimentó la rivalidad y la convirtió en el Clásico de Clásicos. El dueño de Telesistema Mexicano (Televisa), Emilio Azcárraga Milmo, tomó las riendas del equipo el 22 de julio de 1959 y Fernando Marcos, quien era entrenador del América mandó un mensaje directo a los Rojiblancos:

"Ya estábamos listos para retar al Guadalajara, decidimos que ellos eran el muchacho bueno de la película y nosotros el villano; si ellos eran los modestos muchachos mexicanos, nosotros íbamos a ser los soberbios riquillos con extranjeros". Las palabras del estratega se hicieron realidad y trajeron a estrellas de otros países como Vavá, José Alves "Zague", Arlindo Dos Santos, Moacyr Santos y Carlos Reinoso.

A pesar de eso, el Guadalajara fue campeón cuatro veces de manera consecutiva, de 1958 a 1962, y bicampeón en las temporadas 1963-1964 y 1964-1965, pero no pudo ser tricampeón debido a que el América consiguió su primer título a nivel profesional en la temporada 1965-1966.

En la década de los 80, ocurrió un capítulo importante en la que ya era la máxima rivalidad del futbol mexicano: Chivas y América en una final del balompié nacional. El resultado fue positivo para los de Coapa, que se llevaron el trofeo a sus vitrinas del único Clásico de Clásicos que se ha celebrado en esas instancias, ese título le sirvió a las Águilas para conseguir otros dos de manera consecutiva.

Esta son las raíces de la historia de dos equipos que tienen 11 títulos en Primera División. En un principio tenían caminos que se forjaban por rumbos diferentes sin saber que más adelante habría una intersección que los ha hecho chocar una y otra vez y que ha dejado daños en ambos equipos que no se pueden reparar, pero que siempre serán recordados.