Desde Francia y Brasil también piden por un aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

PARÍS - La Federación francesa de natación aboga por un aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, programados del 24 de julio al 9 de agosto, debido a la epidemia de coronavirus.

"En vista de la crisis sanitaria internacional, esta federación estima que la prioridad es luchar contra la propagación de la epidemia y que el contexto actual no permite contemplar serenamente el buen progreso de los Juegos Olímpicos 2020", dice el comunicado en su página web.

La FFN ha cancelado todos sus eventos deportivos hasta el próximo junio y está esperando el desarrollo de la epidemia de coronavirus para adaptar su calendario deportivo.

En la misma nota, Gilles Sezionale, presidente de la FFN, expresa "su profundo desacuerdo" con el presidente del Comité Olímpico francés, Denis Masseglia, "por mantener una posición firme en cuanto a la celebración de los Juegos Olímpicos sin siquiera tener la decencia de querer evocar la opción del aplazamiento".

"En lugar de mantener esta línea sin sentido frente a la crisis de salud mundial, estaría orgulloso de que el Comité Olímpico francés francés transmitiera al Comité Olímpico Internacional (COI), las preocupaciones de sus federaciones, y las dudas legítimas sobre la equidad deportiva", explicó Sezionale.

Todo esto, a juicio del presidente de la natación francesa, "exige que el COI estudie oficialmente un posible aplazamiento de los JJOO".

COMITÉ OLÍMPICO BRASILEÑO SOLICITA LO MISMO

El Comité Olímpico Brasileño (COB), organizador de la última edición de los Juegos Olímpicos, los de Río de Janeiro de 2016, solicitó este sábado el aplazamiento por al menos un año de la edición de Tokio 2020 ante la crisis sanitaria mundial provocada por la pandemia del coronavirus.

El COB, en un comunicado, afirmó que los Juegos Olímpicos de Tokio pueden realizarse en 2021 en el mismo período para el que están previstos este año, es decir entre finales de junio y la primera quincena de agosto.

"La posición del COB obedece al notorio agravamiento de la pandemia del COVID-19, que ya infectó a 250.000 persones en todo el mundo, y por la consecuente dificultad de los atletas para mantener su mejor nivel competitivo ante la necesidad de paralizar los entrenamientos y competiciones a escala global", explicó la entidad.

El presidente del COB, Paulo Wanderley, citado en el comunicado, afirmó que como judoca y extécnico de la modalidad en Barcelona 1992 entiende que el sueño de todo atleta es disputar los Juegos Olímpicos en sus mejores condiciones.

"Esta claro que en este momento mantener los Juegos este año impedirá que ese sueño sea realizado en plenitud", dijo.

El Comité Olímpico Brasileño aclaró que su "sugerencia de aplazamiento" en nada altera su confianza en que el Comité Olímpico Internacional (COI) adoptará la mejor solución.

"El COI ya pasó por enormes problemas anteriormente, como en los episodios que culminaron con la cancelación de los Juegos Olímpicos de 1916, 1940 y 1944 por las guerras mundiales, y los boicots de Moscú 1980 y Los Ángeles 1984", asegura el COB.

"La entidad supo superar estos obstáculos y vemos la Llama Olímpica más fuerte que nunca. Estamos seguros de que (el presidente del COI) Thomas Bach, un atleta con medalla de plata en Montreal 1976, está plenamente preparado para liderarnos en este momento de dificultad", agrega.

La entidad explicó que, preocupada con la salud de los atletas brasileños, canceló desde la semana pasada todos los eventos públicos y preparatorios para los Juegos Olímpicos y ordenó el cierre definitivo del principal centro de entrenamiento de los brasileños que se preparan para Tokio 2020.

Bach ha insistido en la últimas semanas en que los Juegos se llevarán a cabo según lo programado, pero el jueves admitió que esa decisión puede ser revisada en una entrevista al diario The New York Times.

"El COI está considerando diferentes escenarios", admitió el dirigente alemán.