Tokio dedica un adiós agridulce a los Juegos Paralímpicos

play
Exitosa participación mexicana en los Paralímpicos de Tokio (1:39)

La delegación azteca concluyó entre las 20 mejores naciones del medallero tras la última presea de Rosa María Castro. (1:39)

Los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 se despiden en medio de la crisis sanitaria, con estadios vacíos y restricciones sin precedentes

JAPÓN -- La capital nipona clausuró los Juegos Paralímpicos, un evento que ha salido adelante pese al enorme desafío que planteó la pandemia y que será recordado por los estadios vacíos y las fuertes restricciones para sus participantes.

Con la ceremonia de cierre que acogió el Estadio Olímpico de la capital nipona, Japón pasa la última página del capítulo de su historia reciente dedicado a los Juegos, una cita deportiva que ha estado marcada por la crisis sanitaria global.

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, que como su propio nombre indica debieron haberse celebrado el año pasado de no haber sido por la pandemia, tuvieron lugar tras meses rodeados de oposición ciudadana, dudas sobre su celebración y rompecabezas logísticos, y se despiden dejando un sabor agridulce en Japón.

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

Durante unos Juegos que han sido calificados como los más extraños hasta la fecha, la megalópolis nipona ha vivido prácticamente de espaldas al evento, celebrado en un formato burbuja que no ha permitido a los ciudadanos asistir a las competiciones, y mientras las infecciones de covid registraban cifras récord.

Pese a que no se permitía la entrada en las sedes deportivas y a la recomendación de las autoridades de permanecer en casa por la situación de los contagios, ha sido frecuente ver aglomeraciones de curiosos en torno a las competiciones y en los aledaños del Estadio Olímpico con motivo de las ceremonias de apertura y cierre.

El ambiente ha sido más frío si cabe en el caso de los Paralímpicos, que han recibido menor atención mediática que los Olímpicos y que estaban rodeados de mayor inquietud debido al riesgo que representaban los posibles contagios entre paratletas con patologías subyacentes.

SIGUEN LOS DESAFÍOS PARA JAPÓN

Japón logró evitar una explosión de contagios dentro de la burbuja olímpica que pusiera en peligro los Juegos, pero no ha podido frenar la cuarta y mayor ola de infecciones que se ha extendido por el país mientras se celebraba la cita deportiva.

En la segunda mitad de agosto se han sobrepasado los 20 mil casos diarios en todo el archipiélago nipón, unas cifras que han llevado al sistema sanitario al límite en Tokio y otras de las regiones más afectadas.

Las medidas anticontagios del Ejecutivo nipón han consistido en declarar y extender sucesivos estados de emergencia sanitaria (lo que conlleva principalmente restricciones para bares o restaurantes pero en ningún caso el confinamiento de la población), y no han parecido bastar ante la última oleada causada por la variante delta.

Concluidos los Juegos, quien tome el timón de la tercera economía mundial heredará los retos aún mayores de dejar definitivamente atrás la pandemia y de encauzar la recuperación.