"Supermán" López vuelve a ser el líder de la Vuelta tras la quinta etapa

La inédita cima del Observatorio Astronómico de Javalambre (Teruel) fue escenario de la heroica victoria en solitario del español Ángel Madrazo (Burgos BH) y del vuelo del colombiano Miguel Ángel "Supermán" López, quien presentó candidatura como favorito recuperando "la roja", prenda que vistió tras la primera crono.

Gloria para un modesto corredor cántabro de 31 años, quien "resucitó" como el ave fénix en varias ocasiones para rematar a sus dos compañeros de fuga al final del ascenso a Javalambre, donde alzó los brazos en solitario, a pura lágrima.

Increíble el "Gorrión de Cazoña", un águila en la inédita cima turolense. El triunfo de un obrero del ciclismo, de los que buscan la gloria a base de escapadas. En la tercera en la que participaba en esta Vuelta y después de hacer la goma largo rato, lloró de emoción tras cruzar la meta con un tiempo de 4h.58.31.

Su latigazo final le permitió aventajar en 10 segundos a su compañero holandés Jetse Bol, una fiesta para el Burgos, y en 22 a José Herrada, que cerraba el trío de protagonistas en fuga.

SUPERMAN TOMA EL MANDO

En el grupo de favoritos hubo confort hasta que a falta de 4 kilómetros atacó Miguel Ángel López con decisión y sin mirar atrás, después de varios acelerones de Valverde. "Supermán" no quiso pasar inadvertido y plantó a sus enemigos de la general, que no pudieron cortarle las alas.

El líder del Astana cruzó la meta a 47 segundos de Madrazo, pero sacó tiempo a sus enemigos por el título. Valverde y Roglic, que se aliaron por interés común, cedieron 12 segundos, Nairo Quintana, que no aguantó con los mejores, 54, Esteban Chaves 1 minuto, Rigoberto Urán 1.24 y Fabio Aru 2.12.

Diferencias nada definitivas, pero sí sintomáticas. El primer examen lo pasó con nota Supermán López, el más ambicioso y en forma. Retomó la capa roja que se enfundó tras el triunfo de su equipo en la crono de Torrevieja y lanzó un aviso para navegantes. Se aupó al primer puesto ante el acecho de Roglic y Quintana, a 14 y 23 segundos.

Alejandro Valverde, quien volvió a mover piezas tácticas en el ascenso, es cuarto a 28 y Roche se despidió del liderato pasando del primer al quinto puesto, a 57 segundos. En la frontera del minuto quedó Rigoberto Urán.

MADRAZO NUNCA SE RINDE

Primer final en alto de la Vuelta y duelo de líderes, y otra oportunidad para los aventureros que nunca falta. En la quinta etapa entre L'Eliana y Javalambre, de 170,7 kilómetros no faltaron los valientes, esos condenados, casi siempre, al fracaso, aunque a veces el ciclismo es justo con los soñadores.

En el kilómetro 16 se juntaron en cabeza, José Herrada (Cofidis) y Ángel Madrazo y Jetse Bol (Burgos BH). Madrazo para defender el jersey de líder de la montaña, y de paso, comprar boletos para la gloria. El cántabro puntuó primero en el Puerto de Alcublas (2ª) y en el Alto Fuente de Rubielos (3a). La diferencia fue aumentando hasta los 11 minutos, que era lo que marcaba el crono a 35 de meta. La victoria estaba delante.

Iba a decidir el ascenso al Observatorio de Javalambre, por la etapa y en la lucha de los gallos. A 12 kilómetros de meta y desde la localidad de Arcos de las Salinas se divisa una cúpula que corresponde el centro astrofísico que desde hace casi tres décadas aloja dos telescopios que marcan el montañoso paisaje de la zona coronado a 1.950 por el llamado Pico del Buitre.

Mientras las estrellas tardaban en salir, Madrazo, Bol y Herrada iniciaron su disputa. El cántabro cedió mil veces, quedando rezagado, haciendo la "goma", pero nunca se descolgó del todo. Siempre aparecía. Los 11 kilómetros de ascenso al 7 por ciento fueron un calvario para el "gorrión", pero al final no solo alcanzó a sus compañeros de aventura, sino que los pasó como un misil a 400 metros de meta. Un gorrión triunfaba en el Pico del Buitre.

Los favoritos lo dejaron para el final. Empezaron a subir con un retraso de 7 minutos y con control entre ellos. Astana tensó el ritmo lejos de meta y el Jumbo de Roglic tomaba posiciones cuando Valverde desbrozó el grupo principal con dos arrancadas marca de la casa. El grupo se redujo y Quintana empezó a mostrar debilidad.

Tomó nota López. El corredor de Pesca (Boyacá) metió la directa con 4 kilómetros por delante. Nadie le siguió. Roglic y Valverde aguantaron a cierta distancia, Roche iba hundido despidiéndose del maillot rojo y Quintana, Chaves y Urán en la posición de no cebarse para evitar males mayores.

No hubo destrozo, pero en medio minuto quedaron López, Roglic, Quintana y Valverde. Los primeros nombres que deja la general tras el primer examen serio de la Vuelta.

Este jueves la sexta etapa se disputa entre Mora de Rubielos y Ares del Maestrat, de 198,9 kilómetros. Perfil ondulado con meta en alto tras un ascenso de 8 kms al 5 por ciento.