Paola Pliego no considera "un final feliz" el ganarle demanda a Conade

La esgrimista mexicana, Paola Pliego, publicó una carta a la opinión pública para dejar patente que, lejos de interesarle el dinero, quería que quedara un antecedente de que se hizo justicia en el caso que enfrentó por supuesto doping.

Después que ganara una demanda contra la Conade por ‘daño moral’, la cual le redituará una indemnización de 15 millones de pesos, expresó la deportista que “lo más importante de esta demanda más que nada era buscar justicia. Para mí nunca se trató de lo económico, porque los sueños, el trabajo que ponemos día a día por alcanzar nuestras metas, los sacrificios y el sentir que estás haciendo algo especial con tu vida, no tienen precio”.

Aclaró, asimismo: “Es importante no confundir esto con un final feliz; nadie puede regresarme lo que me quitaron, nada puede compensar por lo que he pasado. Lo hecho, hecho está. Sólo espero que esto pueda ser un ejemplo de que se puede demostrar que el sistema judicial en nuestro país, funciona y nos da esperanza”.

Sostuvo Pliego que a lo largo del proceso confió en demostrar “que sí se puede encontrar justicia, por lo que es importante luchar por ella, no darnos por vencidos. Jamás debemos aceptar ser víctimas, siempre debemos luchar por nuestros derechos y por nuestra dignidad”.

La atleta de 25 años dejó su país para residir en Uzbekistán, a causa de la problemática que enfrentó en México, tras un falso positivo de modafinil que no le permitió asistir a los Juegos Olímpicos Río 2016.