Rey Mysterio: "Lo más difícil fue enfrentar a los padres del Perrito"

A seis años de la repentina muerte de una de las grandes figuras de la lucha libre de los últimos tiempos, el gremio del costalazo sigue recodando al líder de la Jauría

El 21 de marzo de 2015, la lucha libre se vistió de luto con la inesperada muerte de Pedro Aguayo Ramírez, mejor conocido como El Hijo del Perro Aguayo, quien perdió la vida prácticamente en el ring durante una función realizada en el Auditorio Municipal de Tijuana, el 20 de marzo, al sufrir un traumatismo cervical, que horas después provocó un paro cardiorrespiratorio.

En aquel entonces, Perrito, como se le decía de cariño, tenía como pareja a Manik, y enfrentaron a Xtreme Tiger y Rey Mysterio, y precisamente éste último reveló, por primera vez, en un programa del canal The Gladiatores en YouTube, cómo vivió esa trágica noche y los días posteriores a la desaparición de Pedro.

“Se me hace increíble que ya hayan pasado 6 años”, así inició Mysterio el recuerdo de una noche triste. “Lo tengo en la memoria y obviamente eso trae el recuerdo amargo, pero a la vez, en lo personal, siento que apenas fue ayer. El tiempo ha volado y sí se le extraña muchísimo”, agregó.

Al cuestionarle qué significó para él ese momento en lo personal, más allá del aspecto profesional, el creador del 619 dijo: “todos los que estábamos presentes ahí esa noche, andábamos en shock. Estábamos incrédulos, no nos ‘caía el veinte’ de lo que estaba pasando, lo que había sucedido, para mí fue igual, estaba cerrado mentalmente, trataba de completar el rompecabezas y preguntarme cómo estuvo, pues era una de las preguntas que nos hacíamos muchos de nosotros, y te puedes imaginar miles de cosas, hacer la propia película en tu cabeza, pero en realidad sólo Dios sabe por qué, cómo estuvo y qué fue exactamente lo que pasó”.

Recordó, con un nudo en la garganta, cómo fue el regreso a casa esa noche: “Llegué a mi casa y mi señora me preguntaba ‘¿estás bien?’ Yo le decía sí, estoy tranquilo, no lo puedo creer (…), me preguntó si quería algo de cenar, me preparó una hamburguesa mientras me metí a bañar y me quedé ido (…) No sé cuánto tiempo estuve en la regadera, pero regresó mi señora y me encontró chillando, tendido, no podía creer lo que había sucedido, me había afectado bien cab…”, recalcó.

Agregó que cuando se trasladaron a Guadalajara para los servicios fúnebres del líder de los Perros del Mal, su preocupación más grande era dar la cara con la familia de Pedro. “Eso fue algo muy difícil para mí, y a pesar de lo que la gente decía y que me apuntaban con el dedo, gracias a Dios me recibieron con los brazos abiertos y recibí un confort grande de parte de toda la familia”.

Por su parte, Kahn, mánager de los Perros del Mal y primo del heredero del Can de Nochistán, agregó que la principal preocupación de doña Luz, madre de Pedro, era saber cómo estaba Rey, pues sabía que estaba recibiendo ataques sin fundamento en redes sociales y algunos medios de comunicación que querían hacer un escándalo de lo ocurrido, por lo que ella, “en el mausoleo le dijo a Rey, ‘m’hijo, nosotros que somos sus padres no te decimos nada, nadie más te puede decir absolutamente nada, solo te pedimos que salgas a trabajar con el mismo amor y pasión que siempre sales, porque esto era lo que quería mi hijo y él estaba bien contento con trabajar contigo”.

Así, a seis años de la repentina muerte de una de las grandes figuras de la lucha libre de los últimos tiempos, el gremio del costalazo sigue recodando al líder de la Jauría, que a decir de Rey Mysterio, pudo haber sido una de las grandes figuras de la WWE.

“Quizás muchos se preguntarán cómo hubiera sido la carrera de Pedro en los Estados Unidos, y yo creo que hubiera tenido una presentación increíble en la WWE, no me imagino el nivel al que hubiera llegado, eso es algo que siempre se me quedó en la mente y cuando se menciona el nombre de Pedro, siempre me pregunto dónde estaría ahorita él”, finalizó.