Nadal: "Solo quiero hablar de tenis, no de mis problemas físicos"

Pasó una nueva noche mágica para Rafael Nadal (5°) en París. El español, al igual que en la primera ronda, mostró un tenis de alto nivel y derrotó al local Corentin Moutet por 6-3, 6-1 y 6-4.

Es bien sabido que Nadal sufre una lesión crónica en el pie, la enfermedad de Muller-Weiss, que lo tiene a maltraer hace muchos años. En conferencia de prensa, el ex N°1 del mundo, se cansó de repetir siempre lo mismo: “Gracias por la pregunta, pero ya hablé suficiente sobre mi salud después de Roma y antes de este torneo. Estoy en la competición y siempre respondí todas las preguntas con todo respeto. Como se pueden imaginar, quiero hablar sobre tenis y luego, después de que terminemos ya veremos cómo van las cosas y cómo está mi cuerpo, pero ahora es el momento de pensar en el tenis. No puedo intentar avanzar mucho en el torneo si estoy preocupado por mis problemas físicos todos los días. Si pasa algo lo voy a aceptar, pero, por ahora, estoy enfocado en el tenis”.

El español analizó el partido, se mostró crítico con algunos pasajes del mismo y contento por haber podido conseguir otra victoria: “Al principio del tercer set hice un comienzo muy malo y tuve que remontar. Y luego, de nuevo, tuve un par de errores en el servicio para el partido. Estoy feliz de haber terminado en tres sets, eso es un hecho importante para mí y me da la oportunidad de seguir trabajando mañana y tratar de estar listo para luchar contra otro rival difícil (Botic van de Zandschulp). Estoy feliz por muchas cosas que hice esta noche, así que intentaré seguir adelante y seguir mejorando mañana”.

Fiel a sí mismo, Rafa va en búsqueda de superarse constantemente: “Hay espacio para mejorar y necesito mejorar si quiero seguir teniendo oportunidades de avanzar más. Mañana es otro día para encontrar nuevas soluciones y las mejores sensaciones posibles”.

Por último, el 13° veces campeón de Roland Garros se refirió al público: “Creo que fueron muy amables con ambos jugadores. Realmente no sentí que el público estaba en mi contra. Creo que fue un 50/50. Siempre disfruto del apoyo en París, la gente aquí sabe lo especial que es este lugar para mí y lo importante y el respeto que siempre tuve por Roland Garros, así que siento mucho amor por parte de ellos”.

Hoy, La Fiera festejó por partida doble: sumó su éxito número 107 en este torneo y el 300° en todos los Grand Slams (solo lo superan Roger Federer con 369 y Novak Djokovic con 325). Su objetivo es el mismo de siempre: levantar, por catorceava vez, el Trofeo de los Mosqueteros.