Roger Federer es como nosotros: su ídolo es Michael Jordan

play
Los mejores momentos de MJ en su primera temporada (0:52)

Hace 35 años, Michael Jordan ganaba el premio de mejor novato. (0:52)

La idolatría no conoce barreras. ¿Puede uno tener a otro como su máximo referente? ¿Como el norte en su brújula? Sep, sin dudas. Por más que parezca una conversación intergaláctica, Roger Federer y Michael Jordan llegaron a una intersección y produjeron ese breve momento de magia en el que un protagonista le dice al otro…”Sos mi ídolo”.

El recap histórico de Fed-Ex está de más, pero sí estamos obligados a poner el botón de pausa en su niñez ya que hay un momento clave: así como la generación millennial que nacía en los 80’s y veía “La Magia de la NBA” en las trasnoches, el suizo hacía lo propio con su padre los domingos por la tarde. Entre las cataratas de highlights con los que se topaba había un jugador, con la casaca 23 de Chicago Bulls, que quedaba impregnado en su retina.

Nike uniría sus caminos años más tarde mediante una colaboración que sería un remix entre el modelo de zapatillas de Jordan predilecto de Federer, las ‘Air Jordan 3’ en conjunto con la tecnología actual de aquel momento de las ‘Zoom Vapor’, el caballo de batalla de la marca a nivel tenístico. El diseñador de culto Tinker Hatfield sería la cabeza del proceso creativo y Fed encarnaría ese par, las Nike Zoom Vapor AJ3 Fire Red, en el US Open del 2014.

“Michael era ‘el’ jugador. Trascendía el básquet y fue un héroe para toda nuestra generación. Es ahí cuando te das cuenta cuánto hizo en la cancha y cuánto se tradujo a las calles por lo popular que era. En Suiza y en Alemania, que es donde crecí, era tan importante, tan apreciado y tan exitoso…se hablaba tan bien de él, tenía todo bien y después se retiró y no lo podía creer. Y luego gracias a Dios volvió, y volvió otra vez”, compartió Federer en una entrevista con Complex.

"Su longevidad, la forma en que lo hizo parecer fácil, su voluntad de ganar, querer ser el mejor, entregar bajo presión, ser una super estrella en un deporte de equipo, llevarlos al máximo durante tantos años. “Él era mi héroe de todos los deportes, además de Stefan Edberg y Boris Becker siendo mis ídolos de tenis, tuve a Jordan como mi ídolo de todos los deportes", contó el suizo.

Roger Federer logró que Michael Jordan pisase por primera vez en su vida el estadio más grande del planeta. Para el G.O.A.T. visitar Nueva York implicaba hacerse dueño del Madison Square Garden, pero ahora le tocaba ver desde afuera lo que generaba el suizo en el Arthur Ashe Stadium.

"Seguí la carrera de Roger y soy un gran admirador desde hace un tiempo. Es increíble. Estoy nervioso por él. Al final del día, jugué en muchos estadios especialmente en el Madison Square Garden, pero ahora estoy más nervioso que incluso cuando jugaba”, le contaba a ESPN mientras Federer pasaba caminando la primera ronda contra Marinko Matosevic por 6-3 6-4 y 7-6 (4).

"Después de crecer alentando a Michael en mi juventud, fue un honor absoluto que viniera y me apoyara en Nueva York", dijo Federer. "Usar el las zapatillas en las que trabajamos juntos lo hizo aún más especial. Los fanáticos siempre son muy inspiradores, y tengo que admitir que tener a MJ en la multitud agregó un poco de presión extra, pero en el mejor sentido posible".

Federer caería en las semifinales de ese certamen frente a quien sería el campeón, Marin Cilic, pero pudo al menos por dos semanas sentir lo que era representar el “Be Like Mike”. Roger Federer es como nosotros: su ídolo es Michael Jordan.