El drama de Soderling: "Llegué a googlear cómo suicidarme"

Robin Soderling habló en la emisora pública de Suecia, Sveriges Radio de sus horas más oscuras: "Tenía ansiedad constante, me roía por dentro. Me sentaba en el departamento y miraba al vacío sin entender, el ruido más pequeño me provocaba pánico. Cuando una carta caía sobre el felpudo, me entraba tal pánico que caía al suelo. Si sonaba el teléfono, temblaba de miedo".

"Solo había tres jugadores con los que podía perder, al resto tenía que ganarles, si no me sentía mal, fracasado, un perdedor", contó el primer jugador que venció a Nadal en Roland Garros.

Tras vencer a Ferrer en la final de Bastad, Soderling regresó a Estocolmo manejando (550 km). En el trayecto empezó a perder la vista y la audición, su esposa debió tomar el volante. El partido ante Ferrer marcaría su adiós como profesional.

"Me entró pánico, empecé a llorar. Lloraba y lloraba. Cada vez que pensaba en salir a la cancha, entraba en pánico. Por primera vez sentí que independientemente de cuanto quisiera, no podía, ni aunque me pusieran una pistola en la sien. Llegué a googlear cómo suicidarme", dijo el actual capitán de Copa Davis de Suecia. También afirmó que no quería morir, pero "cualquier cosa era mejor que esta vida en el infierno".

"Rara vez hablamos de problemas psíquicos en la elite deportiva mundial, por eso quería contarlo. A los que se dedican al deporte y a sus padres les digo que entrenen duro y se lo tomen con calma. Haz deporte y sueña, pero si tienes éxito, mantén la perspectiva y búscate una vida, algo que yo no he hecho hasta ahora", dijo en las declaraciones levantadas por EFE.