Stefanos Tsitsipas, otra manera de caminar y pegar

Septiembre 2020.

-¡Vos no sabés!

Flushing Meadows está vacío. Stefanos Tsitsipas le grita a Apostolos mientras juega el tercer set ante Borna Coric, por la tercera ronda del US Open 2020. El día que Tsitsipas tiene seis match points, el día que Apostolos se va de la cancha. Y vuelve. El día que Tsitsipas queda eliminado del US Open.

"Es probablemente el partido más triste y al mismo tiempo el más gracioso que jugué en toda mi carrera", tuiteó Stefanos Tsitsipas (22 años). Quise volver al tuit pero aparece eliminado: tal vez fue la mirada seria (propia o ajena) de que un jugador de verdad, uno que quiere ganar grandes torneos no puede estar paveando en redes sociales. Si perdiste, concentrate, tené autocrítica, sé duro con vos mismo.

O tal vez fue un error de Twitter que se haya eliminado.

Febrero 2021.

-Stefanos, le ganaste a un jugador que fue 6° del mundo (Gilles Simon), ¿te sorprende lo que hiciste?-pregunta Jim Courier.
-No lo sé. No esperaba que fuera un partido tan fácil.

El estadio tiene público. Es la primera ronda del Abierto de Australia. Se escuchan unos murmullos: Tsitsipas abre los ojos, aprieta los dientes y estira los labios. Se da cuenta que no dijo lo que tenía que decir, que el protocolo le pedía otra clase de palabras. Hace silencio, ríe. La transmisión filma banderas griegas en Melbourne. Hay una pausa de 15 segundos.

-Seamos honestos... (la transmisión enfoca a Apostolos). Creo que hice un desastre... Jugué un gran partido desde el principio hasta el final.
Hay un estadio que se ríe, que le habla a Tsitsipas y al que Tsitsipas escucha.
-¿Qué estoy haciendo acá? Me voy... No sé cuál fue su táctica (risas del estadio). Me puedo ir si quieren. Lo último que esperaba es jugar en el Rod Laver y que todos se rían de mí.

Tsitsipas avanza en el Abierto de Australia. Llega a cuartos de final y juega contra Rafael Nadal.

Rafael Nadal, está dos sets arriba y van al tiebreak.

Hay algo difícil para escribir o hablar del Big 3: están hace 15 años en el primer nivel, ya todo de ellos se dijo. Se les preguntó, se analizó, se entendió. Entonces es una repetición, es volver a contar una misma historia con algunos cambios.

Rafael Nadal es el jugador con la mentalidad más fuerte del circuito y ni siquiera los fanáticos de Federer o Djokovic lo discuten. Ante ese Nadal, Tsitsipas ganó el tiebreak y los dos siguientes sets.

-Por momentos, me sentí en nirvana. No pensaba en nada- dijo Tsitsipas en la conferencia de prensa.

Tsitsipas pierde en sets corridos y sin chances ante Daniil Medvedev en semifinales del Abierto de Australia. Medvedev es la némesis de Tsitsipas, es su gran enemigo en la cancha. En Miami 2019, le gritó basura rusa.

Abril de 2021.

Con su pinta de surfer-hippie-millonario, Tsitsipas gana partidos en Monte-Carlo y firma en cámara con frases out of context: no se lo dedica a su novia, a su papá o a su país, como hacen la mayoría de los jugadores. "Vive por los momentos que te hacen sentir vivo", "La lucha es un estilo de vida", "Aspira a inspirar antes de expirar", "Sé testigo del juego". Y cuando le gana a Rublev, cuando gana su primer Masters 1000 escribe: "Todo comienza en Monte-Carlo".

Cuando alguien gana, nos obsesiona su historia, entender cómo se hace para ganar. Cuál es la fórmula. Imitarlo.

ESPN Tenis: Hola Stef. Felicitaciones por la semana, por el título. Te voy a preguntar algo fuera del tenis. Hablaste, en Australia creo que fue, que alcanzaste un estado de nirvana durante un partido. Esta semana escribiste algo sobre la respiración. Me gustaría saber cuál es tu relación con la religión, la filosofía y si practicás algún tipo de meditación.

Stefanos Tsitsipas: La religión es algo que costó mucha guerras, es muy controversial en muchos sentidos. Soy un chico religioso, me considero cristiano ortodoxo, pero también creo que podes sacar cosas de otras religiones y aplicarlas en tu vida diaria. Me di cuenta que cada religión tiene un propósito y una historia que la gente puede aprovechar. No soy un extremista, me inspiró el budismo, hay ciertos valores y herramientas de ahí que podes agarrar y aplicar en tu vida. Y estoy seguro que mejoran tu vida, la hacen más feliz, más plena. La respiración es algo que estuve trabajando los últimos meses con mí psicólogo, entiendo a la respiración como muy importante. Especialmente cuando estoy jugando: respirar me ayuda a controlarme, tener un completo control de lo que estoy haciendo. Es algo a lo que le estuve poniendo mucho trabajo en las últimas semanas. Y ésta semana más que las anteriores, haciéndolo diariamente después de cada partido que jugué. Medito un poco con él a veces, Kostas Pergantis que es mi psicólogo, consejero deportivo, lo que sea. Me ayudó mucho, estuvimos trabajando desde que yo tengo 12 así que nos conocemos bastante bien. Mi papá estudió con él en la universidad, se conocen de la universidad. Y creo que es muy importante: cuando respirás bien, siento que tu juego es capaz de alcanzar lo máximo. Si no podés respirar y tratas de jugar es el doble de difícil llegar a tu mejor rendimiento.