UFC 207: Ronda Rousey vuelve al octágono rodeada de misterio

play
La nueva Ronda Rousey (1:56)

La peleadora de la UFC regresará octágono pero hará todo de una manera muy distinta. (1:56)

Ha sido un año salvaje en las Artes Marciales Mixtas y el cierre del mismo no desentonará con el regreso de Ronda Rousey en la UFC. Se puede decir que 2016 deja más preguntas que respuestas acerca de este deporte.

Y de cara a la función 207 de UFC de este viernes, se puede decir lo mismo acerca de Rousey: más preguntas que respuestas. ¿Cómo se verá después de más de un año ausente, en su primera aparición desde la derrota ante Holly Holm? E incluso si está en su apogeo, ¿será suficiente para vencer a la campeona defensora Amanda Nunes?

EL MISTERIO ROUSEY
Este deporte está obsesionado con mirar al frente.

Cualquier luchador te lo puede confirmar. Gane, pierda o empate, cada entrevista posterior girará en torno al mismo tema: ¿Qué sigue? O, para ser más precisos: ¿Qué es lo que quieres que pase después?

Han pasado 410 días desde que Rousey perdió ante Holm y uno puede alegar que en todo ese tiempo ella no ha podido contestar esa pregunta. ¿Qué es lo que realmente quiere?

Que la UFC la quería de vuelta nunca estuvo en duda. De hecho, hubo un periodo significante de tiempo en el que el presidente de UFC, Dana White, no quería que Holm peleara si no era con Rousey. Edmond Tarverdyan, el entrenador de Rouse, prometió que volvería (y que sería la misma peleadora). Su novio, Travis Browne, dijo a ESPN.com que se sentía "mal" por la siguiente oponenten de Rousey. Que regresaría con una venganza.

E incluso la propia Rousey, hablando con ESPN The Magazine acerca de Holm poco después de su derrota, proclamó: "Necesito vencer a esta chica".

Pero si hay una palabra que resuma el rol público de Rousey desde su derrota, sería "ausente". Fuera de algunas apariciones (todas ellas en lugares relativamente amigables y ambientes controlados), Rousey no ha dado declaraciones. Se derrumbó y lloró durante una emotiva presentación en el show "ellen", pero incluso ahí estaba en un lugar seguro. El estudio estaba listo y esperando aplaudir. Una caja de pañuelos estaba lista...

Esta semana, Rousey evitó a todos los medios. Más específicamente, peleó con ellos. Los medios que intentaron hacer preguntas precisas y reales acerca de uno de los peores momentos de su vida, que fue presenciado por millones.

White esencialmente suplantó a Rousey el miércoles, cuando fue anfitrión de una reunión sorpresa con los medios. Al principio, le preguntaron acerca del estado mental de Rousey,

"Todo en ella está bien", respondió White. "Está lista para regresar. Está lista para pelear. Está en gran sintonía. Todo está bien".

Rousey parece estar en tremenda forma física para encabezar el UFC 207 y una derrota ante Holm no borra una vida entera de logros atléticos. Sólo porque sus comentarios públicos hayan sido breves y por designio no significa que no pueda entrar al octágono y destruir a fondo a la campeona defensora de peso gallo Nunes.

Pero además de su obsesión por mirar hacia el frente, otro rasgo de este deportes es que ama la verdad. ¿De verdad Rousey quiere volver a meterse ahí? ¿O lo hace porque está obligada? ¿Está peleando por ella misma o por la idea o por un tipo de legado que siente que se espera de ella? Lo sabremos el viernes.