Carlos Delfino: "El hambre tiene que ser nuestra principal identidad"

Carlos Delfino afronta esta etapa en la Selección Argentina con mucha responsabilidad. @delfinocabeza

Carlos Delfino pasó cinco años de su vida con un sueño. A veces más lejano, como cuando había hecho un "luto interno" y empezado a asimilar que no iba a volver a vestirse de celeste y blanco, a veces más cercano, como cuando le pidieron los pasaportes y se ilusionó con disputar sus quintos Juegos Olímpicos.

El llamado para Tokio no llegó, pero el arribo de Néstor "Che" García a la Selección Argentina de básquetbol le abrió las puertas al Lancha, que en noviembre de 2021 le puso fin a un lustro sin defender a su país en el parqué. Atrás había quedado el calvario provocado por múltiples lesiones y operaciones. También los vastos equipos en escasos meses (después de su segunda etapa en la NBA y un período sin club, pasó por Boca, Saski Baskonia, Torino y Bologna entre 2017 y 2019). Su gran rendimiento en Victoria Libertas Pesaro, donde se erigió en capitán y emblema del equipo de la Lega A italiana, lo catapultó al combinado nacional.

Después de un par de ventanas de Eliminatorias en las que se lució y lideró al equipo, que marcha segundo en el grupo A de la primera fase, merced a tres victorias y una derrrota, el santefesino de 39 años encara un nuevo desafío con la Selección. A diferencia de las ventanas de noviembre y febrero, el Che García cuenta con algunos regresos importantes, como los de los NBA Facundo Campazzo y Leandro Bolmaro.

Delfino, quien debutó con la Selección mayor hace casi 18 años, se refirió a la heterogeneidad del grupo tras un nuevo entrenamiento en Buenos Aires: "Creo que hay un mix grande. Hay varios subcampeones del mundo, jugadores que no están, pero seguramente volverán y nos levantarían muchísimo el nivel, y otros chicos que están empezando y tienen que encarrilarse detrás de la manera de trabajar, manejarse y ordenarse para vestir esta camiseta. Para todo eso se necesita tiempo y mucho trabajo, por lo que estos días vienen bien. Hay que mixear y tratar de sacar el mejor grupo posible. Ojalá en la próxima ventana Néstor pueda tener a todos los convocados a disposición y podamos ver el proyecto full de Argentina con todo su talento para ver el valor real de este grupo".

La Selección Argentina afrontará dos partidos en condición de visitante por la tercera ventana de Eliminatorias rumbo al Mundial que se disputará en Filipinas, Japón e Indonesia el año que viene: ante Venezuela el jueves 30 de junio y contra Panamá el domingo 3 de julio. En contraposición con otras ocasiones, este período de entrenamientos y partidos oficiales llega después de la temporada, por lo que los equipos cuentan con más tiempo para preparar sus compromisos. "Esta ventana es distinta, porque durante el año estamos todos a la par, en competencia, y juega más el cansancio y los plazos cortos. Ahora hay más tiempo, pero venimos desiguales; algunos terminaron de competir 48 horas antes de la concentración, otros finalizamos mucho antes, y está bueno tener más días para trabajar", indicó quien disputara más de 500 partidos en la NBA.

No obstante, el Cabeza reconoció que esto puede ser un beneficio para el cuerpo técnico, ya que "le da bastante oxígeno a Néstor". Y añadió: "Nos tiene más, nos ve más, nos puede llenar más de su identidad. Podemos crecer como grupo, pero siempre son ventanas y plantillas distintas, entonces hay que tomar todo con pinzas. Una persona adecuada para esto es Néstor, porque sabe manejar un grupo, exprimirlo y sacar lo mejor de lo que tiene".

Delfino y García coincidieron en 2011, cuando el exseleccionador de Venezuela y República Dominicana fue asistente del Alma durante el Preolímpico de Mar del Plata. En una entrevista con ESPN.com en diciembre del año pasado, el otrora guardia de Detroit Pistons, Toronto Raptors, Milwaukee Bucks y Houston Rockets, entre otros equipos, reconoció que el bahiense de 57 años era "muy querible" y "único" por lo que mueve dentro del plantel. Durante los últimos días, varios jugadores de la Albiceleste valoraron el manejo de grupo y la "facilidad para llegar" del Che, cuarto entrenador principal del seleccionado a largo plazo desde 1997 (Rubén Magnano, Sergio Hernández y Julio Lamas alternaron a lo largo de 25 años, en tanto Gabriel Picatto dirigó unos partidos en 2021).

Antes de los cotejos frente a Venezuela y Panamá, Argentina afrontará dos amistosos ante Uruguay -conjunto dirigido por Magnano-, según anunció la Confederación Argentina de Básquet (CAB) este viernes. Delfino valoró positivamente los encuentros que se disputarán el sábado 25 y el domingo 26 en el Polideportivo Roberto Pando de Boedo a puertas cerradas: "Nos van a servir un montón para seguir mejorando, ver situaciones de juego reales, enfrentar a otros equipos para ver qué sale y probar. La prueba siempre te hace mejor, acertando y errando. Seguramente este tiempo de trabajo nos va a dar identidad, pero en este tipo de ventanas, con pocos días para prepararse, yo prefiero jugar feo y ganar. Si hay una competencia más importante y con mayor preparación, uno quiere jugar lindo y ganar bien, pero en este momento hay que buscar la identidad e ir con la cabeza asesina para ganar: el hambre tiene que ser nuestra principal identidad".

Y ya palpitando los partidos que se disputarán en Puerto La Cruz y Ciudad de Panamá, el oro olímpico en Atenas, único miembro de la Generación Dorada en activo, comparó estos compromisos con los disputados a fines de febrero ante los mismos rivales: "Creo que vamos a cambiar bastante, se van a encontrar con un equipo distinto, porque tenemos otros jugadores, vamos a mostrar otra Argentina. Ellos no cambian tanto en plantilla, pero seguramente la localía va a pesar. Nunca hay que pensar que está ganado por los nombres, algo que quizás pasó acá (NdR: Venezuela le ganó 71-58 a Argentina hace cuatro meses en Obras). Hay que ser muy responsable e ir a buscar los puntos".

La Selección Argentina, vigente subcampeona mundial, ya se clasificó a la segunda fase de las Eliminatorias, pero los próximos partidos, que cerrarán esta instancia, son fundamentales, pues los resultados se arrastran para la ronda venidera.

El jugador de 2.01 metros se ilusiona con lo que está por venir: "Estamos trabajando un montón; para madurar se necesita mucho tiempo. Después los resultados mandan, pero creo que estamos bien: trabajamos de manera muy intensa, pasamos bastante tiempo acá y en el hotel, vemos mucho tema de scouting, conocemos a los rivales. Mientras más estamos con el grupo, la tendencia es a mejorar. Siempre pienso en positivo y creo que vamos a estar bien. Los amistosos con Uruguay a puertas cerradas van a ser otro tipo de prueba y nos van a permitir saber un poco mejor dónde estamos parados de cara a los partidos por los puntos".

Próximo a cumplir su cuarta década de vida, Delfino disfruta y aprovecha cada oportunidad de representar a su país. Durante un lustró soñó con esto y, gracias a su rendimiento en Italia, se le cumplió el deseo, que se repitió por el estado de forma que exhibió en sus primeras pruebas bajo la orden del Che García. Facundo Campazzo tomará la posta de la capitanía, rol que el oriundo de Santa Fe ocupó en las últimas convocatorias, pero el Lancha, con esa cabeza asesina y el hambre como motivación, sigue sumándole capítulos a esta historia que no termina. Y, claro, por qué no apuntar al sudeste asiático...