Novatos y jugadores de 2º año más decepcionantes de la NBA

USA TODAY Sports, NBAE via Getty Images

La mayoría de los novatos no ayudan a sus equipos a ganar. Y muchos jugadores -incluyendo al gran Kevin Durant- también han fracasado en lograr un impacto positivo en el segundo año de sus carreras.

Al mismo tiempo, queremos ver a selecciones del draft demostrar que ellos están listos para cumplir con las esperanzas que los equipos y los aficionados cifran en ellos.

Hoy vamos a ver siete novatos y jugadores de segundo año que han sido muy promocionados y particularmente decepcionantes durante la primera mitad de la campaña 2015-16.

Problemas de novatos

Abridor Novato en Filadelfia: Jahlil Okafor

Los Philadelphia 76ers han estado lamentables durante la gestión de Sam Hinkie como gerente general. Y el juego de Jahlil Okafor, selección No. 3 en el draft de 2015, es una de las razones por las que ahora estamos presenciando la tercera temporada consecutiva decepcionante de Hinkie.

Mientras Okafor está promediando casi 20 puntos y nueve rebotes en 36 minutos de juego, esos números son el equivalente en la NBA a calorías vacías. Filadelfia ha sido superada por la asombrosa cifra de 19,2 puntos por cada 100 posesiones con Okafor en la cancha.

Si algún equipo jugó una temporada completa tan mal, rompería el récord de todos los tiempos de la futilidad.

Y sin embargo, con Okafor en el banquillo, los Sixers han tenido una eficiencia neta respetable de -2,5, un poco mejor que los Washington Wizards de este año. Así que no es quizás sorpresa que Okafor actualmente ocupe el último lugar en RPM (en -6,90) entre todos los jugadores activos.


NBA, listo o no: Emmanuel Mudiay

Mudiay, quien se saltó la universidad para jugar profesional el año pasado en China, fue explorado como un prospecto listo para la NBA más que el típico novato. Pero hasta el momento ha sido un áspero ajuste para el novato de Denver.

El joven armador de los Nuggets ha puesto, de lejos, el porcentaje más bajo de tiro en movimiento (38,0) de cualquier jugador de la liga, y ha concedido un número devastador de pérdidas de balón: 4,9 por 36 minutos en la cancha.
No sólo se ha compilado la peor ofensiva de RPM (-4,65) de cualquier armador de la NBA, pero el valor del RPM total de Mudiay (-6,15) solo supera al de otro jugador de este año: Jahlil Okafor.

No es súper: Mario Hezonja

Cuando Orlando Magic adquirió a Hezonja como la quinta selección del draft de 2015, supuestamente tenían un jugador que podría fortalecer de inmediato su rotación de aleros. Después de todo, el croata de 6'8" acaba de pasar dos temporadas de juego en la sólida Euroliga y era un año mayor que uno de los grandes prospectos D'Angelo Russell.

Pero Hezonja no ha lucido mucho como "Super Mario" en los primeros compases.
Mientras que el entrenador del Magic, Scott Skiles le ha colocado obedientemente en 34 de 37 partidos hasta el momento, el impacto en la cancha de Hezonja ha sido un gran punto negativo. De hecho, su ofensiva RPM (-1,56) y RPM defensiva (-2,01), ambos sugieren un nivel de juego por debajo del mítico "jugador de reemplazo".

Ofensivamente Hezonja ha sido una máquina de perder balones, perdiendo la pelota en el 21,1 por ciento de todas las posesiones que ha tenido (una de las más altas tasas de pérdidas de la liga). Y aunque su puntería de 3 puntos es tan dulce como se anuncia -ha convertido en un 41,1 por ciento desde la línea de 3 puntos- ha tenido problemas para encontrar otras maneras de contribuir.

Considerado como un volcador de elite con el FC Barcelona, Super Mario solo ha volcado cuatro veces en toda la temporada. También ha mostrado una habilidad mediocre para llegar a la línea y tampoco está haciendo mucho para ayudar a sus compañeros de equipo.

Para ser justos, sin embargo, Hezonja ha estado un promedio de sólo 13 minutos por partido para Orlando -e incluso ha tenido que jugar fuera de posición en ocasiones como armador desde la banca- por lo que quizás no sea sorpresa que todavía esté buscando su camino.


Descensos de jugadores de segundo año

Ninguna defensa: Andrew Wiggins

Después de ganar el Novato del Año, Andrew Wiggins ya es considerado como una estrella por los fans y algunos miembros del personal de la NBA, a pesar de algunas preocupaciones previas en la comunidad analítica. Nosotros y otros pocos, aún creemos que no está listo para ser elevado al panteón de la NBA.

Para empezar, muchas de sus estadísticas clave en realidad han caído desde su campaña de novato.

Wiggins está disparando solamente para 43,7 por ciento desde el piso esta temporada y ha anotado apenas el 24,7 por ciento de los tiros desde la línea de 3 puntos (frente al 31,0 por ciento de hace un año).

¿Rebotes? También hacia abajo. ¿Asistencias? En picada. ¿Bloqueos? En picada. ¿Cierto porcentaje de tiro? Bueno, ya tienen idea.

De hecho, los Wolves han jugado mejor esta temporada -con una mejor eficiencia neta- sin Wiggins en la cancha. Y su impacto RPM, actualmente -4,32, ocupa un mero 84to entre los 88 escoltas de la NBA.

Lo que es peor, su defensa se supone que es un punto fuerte, pero por el segundo año consecutivo ha sido una debilidad. En RPM defensivo él está próximo al último alero en la liga con -3,76.

Como sólo tiene 20 años de edad, Wiggins todavía tiene un montón de tiempo para resolver sus problemas. Pero si la grandeza de un jugador depende de su capacidad para hacer a su equipo más eficaz en la cancha, a Wiggins aún le falta para alcanzar ese estatus.


Laker de una sola fortaleza: Julius Randle

Randle es otro jugador de segundo año que aún no está ayudando a su equipo a ganar. Aunque ya es una bestia en las tablas -acaparando casi 13 rebotes en 36 minutos- ahí es donde terminan sus contribuciones.

Notablemente Randle ha tenido problemas para poner la pelota en el aro. Su efectividad de 40,9 en anotaciones de campo es de las más bajas de cualquier ala-pívot de la NBA, como lo es su mísero 45,8 porcentaje de tiro (muy por debajo del promedio de 53,5 de la liga). Su RPM ofensivo (-3,19) se ubica cerca de la parte inferior de la liga también.

Los Lakers también han jugado un poco de su peor defensiva con Randle en la cancha. Teniendo en cuenta hasta el momento su tasa de bloqueo mediocre sólo el 0,6 por 36 minutos, es quizá razonable preguntarse si Randle volverá a convertirse en un defensor interior superior a la media.


Otro gran problema en Filadelfia: Nerlens Noel

Rivalizando con Okafor en el impacto más-menos negativo está Noel, el hombre grande de Filadelfia y compañero de Jahlil. En su segunda temporada (después de perderse toda la temporada de 2013-14 por una lesión en la rodilla), Noel en realidad ha visto una caída en múltiples frentes.

Mientras que el pívot de Filadelfia demostró competencia defensiva de élite el año pasado -y promedió más de dos bloqueos y dos robos por 36 minutos de juego- ha sido menos eficaz en esta temporada, tal vez debido a pequeñas lesiones y los desafíos de jugar junto a Okafor.

En un desarrollo particularmente revelador, la tasa de bloqueo de Noel ha caído un 40 por ciento, y su impacto RPM defensivo se ha reducido casi dos puntos por cada 100 posesiones.

Por supuesto, la defensa no es el mayor problema de Noel. Su RPM ofensiva de -5,45 es el peor entre todos los hombres grandes de la NBA. De hecho, los 76ers anotan sólo 88 puntos por cada 100 posesiones cuando Noel está en la cancha, la calificación ofensiva más baja registrada para un jugador con al menos 700 minutos en la cancha.


Otro 76ers mediocre: Nik Stauskas

Puede ser indecoroso en este punto agregar otro joven jugador de Philadelphia a nuestro equipo de decepciones. Pero teniendo en cuenta que los Sixers muestran un abismal 4-34 esta temporada, quizás no sorprenda que dominen la categoría.

Stauskas, la octava selección en el draft de 2014, fue adquirido de los Sacramento Kings el pasado verano en un comercio que la mayoría de los observadores sintieron que los 76ers ganaron, en parte debido a que Filadelfia también adquirió derechos a futuras selecciones del draft en varios años.

Pero si los Sixers contaban con Stauskas, el jugador no ha brillado exactamente en Filadelfia. En realidad ha jugado peor en muchos aspectos de lo que hizo en su errática salida de novato con los Kings el año pasado -y eso es mucho decir.

Conocido por su potencial como tirador y pasador, él está convirtiendo solamente 35,3 por ciento de los intentos de tiros de campo y acumula sólo 1,7 asistencias en 23 minutos por partido.

Las estadísticas avanzadas son aún menos halagadoras: 46,5 porcentaje real de tiro (clasificado 59 de 66 escoltas de la NBA), 16,7 tasa de uso (muy por debajo del promedio de la liga), -3,15 RPM ofensiva y -2,52 RPM defensiva.

El -5.67 RPM total de Stauskas es fácilmente el peor de cualquier no-novato esta temporada. De hecho, Filadelfia estaría probablemente en camino a unas cuantas victorias esta temporada si nunca hubieran añadido a Stauskas a su lista.

Por supuesto, para un equipo que ha estado más interesado en probar el talento joven que ganar partidos, al menos los problemas de Stauskas tienen un lado positivo - el aumento de las probabilidades de que Filadelfia adquiera a Ben Simmons en el próximo draft de 2016).