Kevin Durant: A veces odio el circo de la NBA

"El circo de la NBA" es algo de lo que Kevin Durant podría prescindir, ya que lo ve como una de las razones de sus desordenadas rupturas con Oklahoma City y Golden State. Garrett Ellwood/NBAE via Getty Images

A Kevin Durant no le gusta vivir en el pasado, tal vez porque es muy consciente de lo que perdura allí.

Los recuerdos de la ciudad de Oklahoma evocan amargura. Su partida de los Golden State Warriors ha sido un corte limpio.

En una entrevista con The Wall Street Journal, que se publicó en la revista WSJ el martes, Durant reflexionó sobre el viaje para llegar a su nueva realidad: un acuerdo de cuatro años y $164 millones con Brooklyn Nets. Y el camino a este punto, a pesar de la fama, el dinero, los títulos y los elogios, no siempre ha sido un viaje placentero.

El dos veces campeón y MVP de las Finales no ha regresado al Área de la Bahía, y no tiene planes de regresar, desde que sufrió una rotura del tendón de Aquiles durante el Juego 5 de las Finales de la NBA en Toronto. Le dijo a The Wall Street Journal que incluso había empleados empacando su departamento.

Él sabía que su tiempo con los Warriors había terminado.

"No se sintió tan bien como podría haber sido", dijo Durant al WSJ.

Durant explica eso sobre la ansiedad de los fanáticos, la especulación de los medios y el "negocio" de la NBA, que considera que es el lado feo de la liga.

"Algunos días odio el circo de la NBA", dijo Durant al WSJ. "Algunos días odio que los jugadores dejen que el negocio de la NBA, la fama que viene con el negocio, altere sus mentes sobre el juego. A veces no me gusta estar cerca de los ejecutivos y la política que lo acompaña. Odio eso".

Durant agregó: "Hablamos mucho sobre la salud mental ... Solo hablamos de eso cuando se trata de jugadores. Necesitamos hablar de eso cuando se trata de ejecutivos, medios de comunicación, fanáticos".

Esos mismos matices aún hacen que Durant mire hacia atrás con amargura en su tiempo con Oklahoma City, donde pasó ocho temporadas después de que la franquicia se mudó allí desde Seattle después de su campaña de novato en 2007-08. Dijo que las relaciones positivas que había construido durante ese tiempo desaparecieron instantáneamente después de tomar la decisión de unirse a los Warriors como agente libre después de la temporada 2015-16.

"La gente que venía a mi casa y pintaba con aerosol los carteles de venta en mi vecindario", dijo Durant sobre el tiempo después de su decisión. "Gente haciendo videos frente a mi casa y quemando mis camisetas y llamándome todo tipo de nombres locos".

Durant sigue amargado porque siente que la emoción "venenosa" hacia él, a pesar de las contribuciones caritativas que hizo a la comunidad, aún persiste.

"Una sensación tóxica tan venenosa cuando entré en esa arena [después de unirme a los Warriors]", dijo Durant al WSJ. "¿Y solo la organización, los entrenadores y los gerentes de equipo, esos tipos están enojados conmigo? ¿No me están hablando? Estoy como, '¿Oye, aquí es a donde vamos con esto? ¿Porque dejé un equipo y fui jugar con otro equipo?

"Nunca volveré a apegarme a esa ciudad por eso. Eventualmente quise volver a esa ciudad y ser parte de esa comunidad y organización, pero no confío en nadie allí. Esa mier... debe haber sido falsa, lo que estaban haciendo. La organización, el GM, no he hablado con ninguna de esas personas".

A pesar de decir que "algunos días odio a la NBA", Durant todavía expresó su amor por el juego.

"Sin el baloncesto, no hubiera hecho mucho en la tierra", dijo Durant al WSJ. "No habría visto cosas que he visto, en comparación con mis amigos, con los que crecí".