Vanessa Bryant encabeza emotiva conmemoración a Kobe y Gigi

LOS ÁNGELES - Vanessa Bryant ofreció el lunes un conmovedor discurso sobre su fenecido esposo Kobe, como también su hija, en un tributo conmemorativo en el Staples Center.

Entre lágrimas, Vanessa elogió la devoción de Kobe, llamándole "el MVP de sus hijas", mientras se dirigía a miles de fanáticos reunidos en la que fue la casa de Bryant con Los Angeles Lakers.

"Dios sabía que no podían estar en este mundo el uno sin el otro", expresó. "Tenía que traerlos a casa para tenerlos juntos. Cariño, cuídate a nuestra Gigi", agregó.

Bryant, que disputó 20 temporadas en la NBA, falleció en un accidente de helicóptero junto a su hija y otras siete personas.

La ceremonia comenzó con Beyonce interpretando sus canciones "XO" y "Halo" con docenas de músicos de respaldo.

Luego, después de que Jimmy Kimmel diera la bienvenida a la multitud, la valiente viuda recordó la vida de la familia con Gianna, describiéndola como un alma dulce y reflexiva que amaba besar a su madre siempre con buenos días y buenas noches.

"Su sonrisa era como la luz del sol", destacó Vanessa. "Su sonrisa ocupaba todo su rostro. Como yo. Kobe siempre dijo que era como yo. Tenía mi fuego, mi personalidad y mi sarcasmo. Era tierna y cariñosa por dentro. Tenía la mejor sonrisa. Pura y genuina", sostuvo.

Vanessa dijo que a Gianna le encantaba nadar, cantar, hornear galletas y ver "Survivor" y los juegos de la NBA con su padre. Que a la niña de 13 años le encantaba tanto el baloncesto, que incluso le ofreció consejos al equipo escolar.

Vanessa predijo que Gianna podría haberse convertido en "la mejor jugadora de la WNBA".

Luego, elogió al esposo con el que había estado desde 1999, asegurando que habían planeado renovar sus votos y que a menudo hablaban de cómo esperaban convertirse unos "abuelos geniales".

"Era el esposo más asombroso", manifestó. "Kobe me amaba más de lo que podía expresar con palabras. Era fuego. Era hielo. A la inversa, a veces ... Era mi todo", afirmó.

La multitud incluyó a leyendas de los Lakers como Jerry West, Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson y Pau Gasol.

Además, el comisionado de la NBA, Adam Silver, se unió a Michael Jordan, Phil Jackson y docenas de otros jugadores de la actualidad, incluidos Stephen Curry, James Harden, Kyrie Irving y Russell Westbrook.

La conmemoración contó con varios oradores cercanos a la familia Bryant, incluidos Diana Taurasi, Geno Auriemma y Rob Pelinka.

Pelinka contó haber 'texteado' con Bryant minutos antes de su muerte. Pelinka esperaba en la iglesia mientras Bryant estaba en el helicóptero. El fenecido astro le preguntó a Pelinka si conocía un agente de béisbol pues quería ayudar la hija de un amigo a conseguir un internado.

"La última actividad humana de Kobe fue heroica", dijo Pelinka. "Quería usar su plataforma para bendecir y dar forma a la vida de los demás", reveló.

Auriemma habló sobre la emoción que mostró Gianna durante su visita a UConn, donde esperaba algún día jugar baloncesto. "Gianna pasó el balón en una jugada cuando estaba sin defensa. Pensé, 'no está escuchando a su padre'", bromeó Auriemma.

El dinero de la venta de boletos irá a la Fundación Deportiva Mamba y Mambacita, que apoya programas deportivos para jóvenes en comunidades marginadas.

Bryant jugó toda su carrera con los Lakers, quienes se mudaron del Forum al Staples Center cuando se inauguró en 1999. Tiene retirados sus dos números: el 8 y el 24.

La muerte de Bryant causó un fuerte luto en Los Ángeles, donde siguió siendo el atleta más popular de la ciudad hasta su jubilación. De hecho, se han creado docenas de monumentos y murales alrededor de la metrópolis y miles de fanáticos se reunieron diariamente fuera del Staples Center para compadecerse.

Se celebró un funeral privado para Kobe y Gianna Bryant el 7 de febrero.

The Associated Press y Dave McMenamin, de ESPN, colaboraron en esta historia.