Lo que la NBA puede aprender del intento de China de reiniciar el juego durante la pandemia de coronavirus

play
El Dr. Fauci habla con Steph sobre el coronavirus (0:41)

El Dr. Anthony Fauci se une a Steph Curry para aclarar ideas erróneas sobre el coronavirus y detallar lo que el país debe hacer. (0:41)

La NBA va a necesitar construir una burbuja.

El principal desafío que enfrenta la liga es crear un ambiente seguro para jugadores, entrenadores, árbitros, personal de soporte y operadores técnicos. Un entorno que, en las primeras etapas de la reanudación de la temporada, podría no incluir fanáticos. Puede que no incluya viajes. Puede que ni siquiera incluya una arena.

Junto con gran parte del mundo del deporte, la NBA ha observado a la Asociación China de Baloncesto (CBA por sus siglas en inglés). Hay optimismo en China. Hay progreso. Pero la lucha de la CBA por construir un espacio seguro contra el coronavirus para terminar la temporada presagia lo difícil que será reanudar el juego para la NBA cuando la pandemia del COVID-19 disminuya lo suficiente como para considerar tales medidas.

Los jugadores y entrenadores chinos han estado en el limbo desde el 24 de enero, cuando la CBA cerró durante el descanso programado del Año Nuevo Lunar. Las discusiones sobre la reanudación de la liga comenzaron a mediados de febrero. Pero la incertidumbre sobre la propagación del coronavirus nubló la capacidad de diseñar estrategias efectivas para el reinicio.

Se suponía que la temporada se reanudaría la primera semana de abril, luego se trasladó al 15 de abril. Ahora, el reinicio de la CBA se retrasó hasta fines de abril o principios de mayo, dijeron las fuentes. Eso podría significar una pausa de más de tres meses desde que la liga se cerró.

Los equipos llamaron de vuelta a los jugadores extranjeros la semana pasada - más de una docena de estadounidenses, incluyendo Jeremy Lin y Lance Stephenson, regresaron - y los obligaron a entrar en cuarentena durante 14 días para asegurarse de que estén sanos y autorizados para jugar a tiempo en un campamento de entrenamiento.

La CBA ha visto cómo las ligas de baloncesto en Japón y Corea del Sur intentaron regresar y cancelaron. La CBA sabe que los ojos del mundo deportivo están sobre ellos y está consciente de lo que está en juego si hay un traspiés, dijeron las fuentes.

El gobierno chino también está preocupado por un resurgimiento del coronavirus y anunció planes para cerrar las fronteras a los ciudadanos extranjeros a partir del 28 de marzo después de que un nuevo conjunto de casos se detectó de extranjeros que llegaron al país.

La CBA no ha anunciado formalmente un plan, pero varias fuentes dijeron que lo que se ha elaborado incluye la agrupación de equipos en una o dos ciudades y jugar entre ellos en un formato de todos contra todos en arenas vacías durante varias semanas. Quedan 16 juegos para cada uno de los 20 equipos de la liga. El objetivo ha sido jugar el calendario restante en su totalidad antes de pasar a los playoffs, con la esperanza de que los fanáticos puedan ser admitidos.

La CBA ha discutido jugar en Dongguan, una ciudad en la región más cálida del sur que no ha visto el mismo volumen de casos que otras áreas. Otra opción ha sido Qingdao, una ciudad costera en el noreste de China que generalmente recibe muchos viajeros de las cercanías de Japón y Corea del Sur y ha desarrollado estrategias efectivas de cuarentena. Los equipos vivirían y jugarían en un entorno constantemente monitoreado, con las temperaturas de los jugadores a prueba varias veces al día.

Si el plan se desarrolla sin incidentes, podría ser una estrategia que la NBA considere entre otras opciones. Idealmente, los equipos de la NBA podrían entrenar en sus instalaciones y jugar en sus arenas. Pero a corto plazo, eso podría ser imposible, especialmente con las preocupaciones crecientes de salud que afectan a la nación. La NBA podría mirar lugares en una ubicación centralizada, quizás jugando en ciudades que no tienen equipos de NBA.

Varias ideas han sido presentadas por jugadores y ejecutivos. Una es considerar el uso de una propiedad de casino en expansión en Las Vegas, donde todo se podría tener bajo un mismo techo. Otros han sugerido jugar en las Bahamas, donde un salón de baile podría convertirse en un campo de juego específicamente para su transmisión. Incluso se ha hablado de hacerse cargo de un campus universitario en el Medio Oeste, donde los casos reportados de COVID-19 son más bajos por el momento.

Cualquiera que sea la ubicación, sería un lugar donde los equipos podrían dormir, entrenar, comer y, con suerte, mantenerse lo suficientemente saludables como para tener confianza en reanudar el juego, tal vez no para terminar la temporada, pero al menos para reiniciarse.

Pero como lo han demostrado los repetidos falsos comienzos y retrasos en Asia, este es un desafío enorme. Cuando la idea de ser puesto en cuarentena en un hotel con otros equipos para reanudar el juego se presentó en el podcast Road Trippin' esta semana, LeBron James dijo: "No voy por eso ... No me gusta eso".

También reiteró que no quería jugar sin fanáticos, pero que lo haría si eso fuera necesario para volver a la cancha. Tales concesiones pueden ser necesarias si James quiere una oportunidad de jugar por un campeonato este año.

No hay un manual sobre cómo manejar una pandemia global para las ligas deportivas. Esta semana, el propietario de los Dallas Mavericks, Mark Cuban, especuló que la liga podría volver a jugar a mediados de mayo.

Pero en China, las proyecciones para las fechas de regreso han ido y venido muchas veces. Resulta que la construcción de burbujas puede ser difícil.