¿Y por qué todo le sale bien a la NBA?

ESPN

Y después de más de 4 meses….

El primero en meter una canasta fue el primer contagiado de Covid-19 en la liga, Rudy Gobert.

El jugador más importante de la NBA, Lebron James, metió la canasta para ganar en el mejor partido que puede presentar la liga, Clippers vs Lakers.

Dos partidos de una canasta de diferencia en una noche inaugural que bien le merece a los ejecutivos de la NBA una parranda bien ganada. Después de tanta tensión por reanudar su temporada y con los ojos del mundo encima para comprobar si el producto que presentarían seria digno, la NBA le dió una cátedra de cómo hacer bien el trabajo.

El look para la TV muy fuerte, la producción de la arena fue impecable. La intensidad de los juegos, inmejorable. Los fans virtuales aparecieron con ejecución tecnológica sin mancha.

Todo les salió bien.

Mientras la temporada de Grandes Ligas se está cayendo a pedazos con los contagios y los juegos cancelados, mientras en la NFL se bajan jugadores estelares de la próxima temporada y nadie sabe si podrá jugarse una campaña medianamente normal , a la NBA todo le salió bien,

Pero el éxito del producto que vimos este jueves, no es obra de la casualidad. Y la principal razón nada tiene que ver con lo deportivo.

La clave del porqué la reanudación de la NBA será un éxito es porque es la liga que tiene la mejor relación con sus jugadores, con sus estrellas, la pieza más relevante en la industria. Lebron, fue el primero que salió a declarar que compraba el plan de la burbuja, que apoyaba al comisionado, le siguieron muchas otras estrellas y el resto es historia. ¿Qué hubiera pasado si Lebron hubiera dicho que no?

La reanudación del beisbol fue a regañadientes y luego de un desgastante proceso. La NFL lleva años de una mala relación con los jugadores quienes no compran los protocolos de seguridad de su liga y no confían en su plan de reanudación.

La NBA ha tratado mejor que nadie a sus figuras y cuando más necesitan de ellas, las tienen de su parte, les respaldaron. Salen a jugar con playeras de 'Black Lives Matter', con palabras como “paz” “libertad” “Dí su nombre” en los jersey en lugar de sus apellidos porque sus ejecutivos se ponen en los zapatos del predominante jugador afroamericano entendiendo su inquietud en una actualidad de descontento social. Les dan el juego como una vitrina para que ellos transmitan un mensaje más poderoso. Los empoderan y no les da miedo mostrarlos como el personaje más importante. A otros eso les asusta.

No, el éxito de la NBA no es una coincidencia ni casualidad. Eso se sembró hace mucho tiempo y los demás van muy atrás