Cómo la NBA conquistó al COVID-19 desde su burbuja en Orlando

play
Una hermandad construida dentro de la burbuja de la NBA (3:16)

El jugador de los 76ers, Matisse Thybulle, narra las experiencias y amistades construidas y forjadas dentro de la burbuja de Orlando. (3:16)

El hecho de que COVID-19 sea una pequeña parte de la conversación actual de la NBA es un testimonio del éxito de la burbuja de la NBA.

Al acercarnos al final de la temporada, no ha habido brotes de COVID-19 entre los jugadores de la NBA, ni interrupciones desde que comenzó la burbuja. COVID-19 ha sido manejado tan a fondo por la NBA que sus historias más importantes relacionadas con COVID han involucrado comportamientos individuales que no llevaron a ningún brote real, pero que potencialmente pusieron a otros en riesgo. Por ejemplo, la expulsión de Danuel House de los Houston Rockets de la burbuja por romper las reglas de la burbuja.

¿Cómo, en medio de una pandemia que sigue afectando a millones, la NBA logró hacer que todo fuera sobre baloncesto?

En la lista de elementos que un experto en salud pública sugeriría que son esenciales para combatir una epidemia emergente, la disponibilidad de pruebas precisas estaría en la cima. Incluso sin un tratamiento o una vacuna, el conocimiento de quién está infectado permite a los profesionales de la salud pública intervenir, participar en el rastreo de contactos e identificar a quienes deberían poner en cuarentena. Durante la pandemia de COVID-19, la disponibilidad de pruebas ha sido y sigue siendo un tema polémico. Si bien la capacidad de prueba ha mejorado en los últimos meses, las industrias aún no pueden producir pruebas al nivel necesario para controlar COVID-19 de manera más efectiva.

La burbuja de la NBA proporcionó un escenario ideal para explorar cuestiones importantes sobre las pruebas: datos sobre miles de personas, información detallada sobre quiénes son, con quién estaban en contacto y otros detalles.

El 28 de septiembre, Nathan Grubaugh, profesor asistente de la Escuela de Salud Pública de Yale, y una lista de colegas publicaron un artículo titulado SalivaDirect: una plataforma simplificada y flexible para mejorar la capacidad de prueba del SARS-CoV-2.

En el artículo, Grubaugh y sus colegas demuestran evidencia de que una nueva prueba, llamada SalivaDirect, es efectiva y está equipada para resolver grandes desafíos que enfrentan las pruebas COVID-19 generalizadas: los grandes costos asociados con la producción de pruebas, la complejidad de las pruebas y la escasez en la cadena de suministro requerida para fabricar las pruebas existentes. El estudio, basado en una cohorte de 3,779 jugadores, personal y contratistas sanos de la NBA, propuso una prueba a base de saliva que es menos invasiva y más sencilla de ejecutar que las pruebas existentes, que generalmente requieren un hisopo del área entre la nariz y la boca. El estudio determinó que SalivaDirect tiene una validez del 99.7%, con pocos resultados falsos positivos (0.03 – 0.05%).

SalivaDirect puede ser relevante para la reapertura de escuelas, donde los costos de las pruebas de rutina con los métodos actuales son altos y la carga de material demasiado grande. Por ejemplo, las estimaciones sugieren que necesitaremos 176 millones de exámenes por mes para reabrir escuelas de manera segura, muy por encima de los 21 millones de exámenes actuales. Y SalivaDirect podría ser la clave para expandir la capacidad de prueba de manera que las escuelas puedan reabrir de manera segura, lo que podría salvar muchas vidas a largo plazo.

Los datos que respaldan a SalivaDirect son los primeros de una serie de estudios que pronto serán publicados por equipos de investigadores que estuvieron involucrados en la burbuja de la NBA. La investigación fue producto de una colaboración entre un equipo grande de investigadores de la Universidad de Yale y la liga. La participación directa de la NBA en el proyecto SalivaDirect se puede observar en la lista de autores que contribuyeron al estudio: junto con científicos que abarcan departamentos de Yale está Robby Sikka, vicepresidente de rendimiento y tecnología de baloncesto de los Minnesota Timberwolves y miembro del comité de ciencias del deporte de la NBA. Que un coautor de un importante estudio de COVID-19 tenga una afiliación formal al baloncesto no tiene precedentes y destaca la profundidad de la colaboración entre las instituciones científicas y la NBA. Aunque la NBA tuvo una participación central, los objetivos de esta investigación trascienden el baloncesto, ya que el alcance de SalivaDirect es mucho mayor que el de los deportes.

"Queremos asegurarnos de que todos puedan beneficiarse de la ciencia", dijo Sikka. “No solo los bases que juegan la burbuja, o los bases armadores de nuestra liga. Pero para los armadores desde Coney Island hasta Senegal, y sus familias, creemos que nuestro trabajo puede tener un impacto”.

Si bien la riqueza de la NBA le permite implementar programas a gran escala, su aceptación general del método científico y su creencia en la ciencia para el bien común tienen un atractivo más amplio. La NBA ha creado una especie de plan de cómo una institución puede gestionar COVID-19 y otros desafíos científicos:

1. Invertir en los científicos y escucharlos. Los deportes han financiado durante mucho tiempo la investigación en instituciones académicas. Por ejemplo, la NFL ha sido un gran aliado de la investigación relacionada con la conmoción cerebral en las universidades durante muchos años. Pero las inversiones de la NBA no solo apoyan la investigación con aplicación directa al rendimiento deportivo, sino que también buscan expandir el conocimiento en muchas áreas. La NBA ha presionado a sus colaboradores académicos para que sean más prácticos sobre su ciencia: las tecnologías y políticas procesables son la moneda de cambio, no solo los conjuntos de datos y las publicaciones. Y lo que es más importante, la NBA ha fomentado desde el principio los consejos y la información de un gran número de científicos muy respetados.

2. Participar en el proceso científico. Al igual que el estudio que involucra a SalivaDirect, los datos de la investigación respaldada por la NBA se comparten con el mundo, utilizando los instrumentos existentes a través de los cuales los científicos se comunican los resultados entre sí. Esto incluye el uso de "preprints", piezas de literatura científica de libre acceso que permiten a los investigadores comunicar sus resultados temprano para que el mundo pueda leerlos y evaluarlos. Esto permite que el público y la comunidad científica evalúen la calidad y la importancia de un resultado al instante. Esto es relevante en contextos médicos y biomédicos donde los resultados pueden tener implicaciones sobre cómo tratamos o manejamos un problema moderno.

3. Promover la transparencia y la generosidad. No debemos olvidar que la NBA es una corporación multinacional grande y lucrativa. Si bien la NBA se beneficia de pruebas económicas y efectivas, tiene los recursos financieros para evaluar a sus empleados y personal utilizando métodos estándar. No se beneficiará de los descubrimientos tanto como la sociedad. Y el hecho de que SalivaDirect ya haya sido solicitado para su uso por cientos de instituciones fuera de la NBA demuestra esta filosofía en acción: puede ayudar a escuelas, empresas pequeñas, iglesias y organizaciones comunitarias que no pueden permitirse el lujo de evaluar a sus constituyentes con los métodos actuales.

Al reflexionar sobre cómo los compromisos de la NBA fomentaron el éxito en la prevención de brotes de COVID-19, nos damos cuenta de que la "burbuja" era un nombre poco apropiado.

“La NBA es la organización deportiva más progresista en lo que respecta a datos y rendimiento deportivo”, dijo Sikka.

Si bien los jugadores, entrenadores y personal selecto de la NBA estaban confinados a un solo escenario, había cientos de otros que no lo estaban. Operar la NBA durante la burbuja implicó el arduo trabajo de cientos de personas, desde el personal del hotel hasta el personal de los medios de comunicación y las personas involucradas con las entregas diarias, muchas de las cuales entraron y salieron de la burbuja a diario.

La capacidad de la NBA para prevenir brotes no se trataba de mantener a la liga alejada de la sociedad, sino de aprender que el mundo y la NBA son lo mismo. Entonces, la burbuja de la NBA se trataba mucho más de una perspectiva holística de ciencia primero que de un solo conjunto de políticas.

Una vez finalizada la temporada, la liga planifica expandir sus esfuerzos y colaboraciones con otras organizaciones (deportivas y otras) hacia soluciones a largo plazo para una variedad de problemas.

“COVID no va a desaparecer solo porque la burbuja fue un éxito”, comentó Sikka. "Hay desafíos en el futuro, no solo para los deportes, sino para la sociedad".

VER: Finales NBA Juego 5 Lakers vs. Heat por ESPN en español