El carácter es el principal desafío para el nuevo Big 3 de los Brooklyn Nets

play
Flashback: KD, Harden y Kyrie juntos en el ASG 2019 (0:37)

Antes de que salgan a la cancha para los Nets, repasamos cuando Kevin Durant, James Harden y Kyrie Irving fueron compañeros de equipo en el Juego de Estrellas de 2019. (0:37)

Olvidémonos de jugar baloncesto por un minuto. Los canastos pueden esperar. ¿Qué rasgos de carácter reunieron los Brooklyn Nets con James Harden, Kyrie Irving y Kevin Durant? ¿Y qué significan esas personalidades para sus planes de campeonato?

Basado en el tiempo de Harden en Houston, "egoísta" es parte de la discusión.

No porque forzó el canje del miércoles a Brooklyn, Harden tiene todo el derecho de maximizar su carrera. Pero fue como lo hizo: festejar sin máscara en la pandemia mientras sus compañeros de equipo estaban en cuarentena en el campo de entrenamiento, luego jugar con el tipo de grosor y pereza que generalmente se encuentra en una liga de jugadores 50 años o más, y en su último día con el uniforme de los Houston Rockets, calumniar a su escuadrón como "no lo suficientemente bueno". Menos mal que Harden se fue antes de que un confesado DeMarcus Cousins lo agarrara.

Mientras tanto, basado en las últimas vibras que emanan del Planeta Irving, "extraño" es una descripción justa de Kyrie, y "poco confiable" no está fuera de discusión.

El 8 de enero, Irving no viajó con sus compañeros de equipo para un juego en Memphis, Tennessee. Quizás estaba protestando por el motín de Donald Trump en el Capitolio de los Estados Unidos, o por los fiscales que se negaron a presentar cargos contra el oficial de policía que le disparó a Jacob Blake por la espalda. Bien, podríamos aceptar y apoyar eso. Pero luego Irving se perdió tres juegos más, por lo que el equipo llamó "razones personales", y no se espera que regrese esta semana. ¿Qué podría estar protestando Irving ahora, algo de una "vida pasada"? ¿Se le niegan ocho jugadas de espalda al canasto por partido? ¿No se le permite entrenar al equipo? Con la escabrosa historia de Irving, nunca se sabe.

Eso deja a Durant como el adulto en el camerino de Brooklyn.

No tiene el bagaje de Irving y Harden. Los compañeros de equipo lo aman. Todo lo que parece importarle es ganar. Durant probablemente sacrificó su tendón de Aquiles al regresar demasiado pronto en las Finales de la NBA de 2019; eso no es algo que una persona egoísta haría. Pero a pesar de ser siempre el mejor jugador de su equipo, Durant nunca ha sido el líder. Jugó a la sombra de la personalidad de Russell Westbrook en Oklahoma City, luego coexistió dentro de una franquicia de Golden State Warriors liderada por Stephen Curry y Draymond Green. Si hay alguna crítica de Durant, es que puede ser demasiado sensible, de ahí el relato infame de sus cuentas de redes sociales.

El talento por sí solo no gana campeonatos. El carácter también es esencial. Necesitas jugadores que sean responsables entre sí, lo cual fue un problema para Harden en Houston. Jugadores que son conscientes de sí mismos y pueden asumir la responsabilidad de sus errores, no culpar a sus compañeros de equipo, como lo hizo Irving antes de huir de Boston, o los medios de comunicación, como lo hizo en Brooklyn.

play
0:43

El manager general de los Nets niega que Kyrie impactó en acelerar el cambio por Harden

El manager general de los Nets Sean Marks asegura que están buscando que Kyrie Irving se reincorpore al equipo lo antes posible.

Para que el mega cambio de Brooklyn esté a la altura de las expectativas, Durant tendrá que alejar a Irving de sus peculiaridades e inmadurez. Tendrá que convencer a Harden de que sea generoso y responsable. En su decimotercera temporada, Durant deberá convertirse en un líder completo.

Espera, ¿ese no es el trabajo del entrenador en jefe Steve Nash? No en la NBA actual, donde los jugadores estrella toleran a los entrenadores más que seguirlos u obedecerlos. Uno de los asistentes de Nash es Mike D'Antoni, quien, como entrenador en jefe de los Rockets, nunca se dio cuenta (o tal vez ni siquiera intentó) mantener a Harden a raya. Como jugador, Nash se ganó la reputación de unir a sus compañeros de equipo, pero lo hizo con el balón en las manos. Ahora Nash estará al margen de la cancha mientras tres de los jugadores con mayor dominio del balón en la historia intentan ganar juntos.

El carácter se revela en la cancha. Puedes saber qué tipo de persona es alguien por cómo juegan baloncesto. Durant estableció sus credenciales de buen tipo en Golden State, donde se movía sin la pelota, o se detenía para el tiro, y estaba contento de crear ofensiva cuando era necesario. Pero Harden e Irving nunca han sido felices jugando de esa manera. Necesitan driblar como las Kardashians necesitan atención. Irving dejó a LeBron James en Cleveland porque no podía tolerar que no dirigiera el espectáculo. Harden echó de Houston al futuro base armador del Salón de la Fama Chris Paul, y luego enajenó a su supuesto mejor amigo Westbrook, debido a su adicción al baloncesto de aislamiento.

(Llegar tarde habitualmente no ayudó). Harden no podía hacer que funcionara la situación con una sola estrella más, ¿ahora se supone que debe compartir con dos?

Para ser justos, el carácter de Harden e Irving es más que baloncesto. Irving es un generoso y apasionado defensor de la justicia social. Harden ayudó a comprar alimentos para 5,000 familias de Houston durante la pandemia. Pero cuando se trata de su profesión, parecen creer que están en su derecho de exigir. Lo que dificulta el funcionamiento de cualquier asociación.

Cuando Kevin Garnett y Ray Allen se unieron a Paul Pierce en Boston para crear el primer superequipo moderno de la NBA, la feroz actitud de unión y sacrificio de Garnett los llevó a un título. Cuando James y Chris Bosh se unieron a Dwyane Wade en Miami, no pudieron ganar hasta que Wade le dio a James las llaves de la ofensiva y Bosh aceptó el papel de tercero en el grupo.

¿Quién es lo suficientemente hombre como para quedarse en un segundo plano en Brooklyn? ¿Podrán Irving y Harden recuperarse de toda la salvia y los puentes que han quemado? ¿Durant manifestará el liderazgo que sugieren sus trascendentes habilidades?

Todo es una cuestión de carácter.