James Harden: No fui irrespetuoso con mis comentarios sobre Houston Rockets

play
Lo mejor de Durant y 'La Barba' en el Thunder (1:45)

Revive algunos de los mejores momentos de Kevin Durant y James Harden como compañeros de equipo en el Oklahoma City Thunder. Ahora se vuelven a encontrar en la duela, esta vez formando equipo en los Nets. (1:45)

NUEVA YORK - Después de un final turbulento de su estancia con los Houston Rockets, el nuevo escolta de los Brooklyn Nets, James Harden, dijo el viernes que no cree haber sido irrespetuoso con nadie al final de su carrera en Houston, pero lamenta la forma en que se desarrolló la situación.

"He estado allí por mucho tiempo", dijo Harden sobre los Rockets. "He pasado por todos los altibajos, ya sabes, con esa organización. Y no fui irrespetuoso con nadie. Solo hice un comentario de que el equipo en su conjunto no era lo suficientemente bueno para competir por un título. Y en esta etapa de mi carrera, donde estoy ahora, eso es lo que me encantaría.

"Entonces, no estaba tratando de ser irrespetuoso con nadie, especialmente con la organización. Y como dije, estoy emocionado de estar aquí en Brooklyn y, ya sabes, emocionado por un nuevo comienzo".

Después de una fea derrota ante Los Angeles Lakers el martes, Harden dijo a los periodistas que los Rockets "simplemente no eran lo suficientemente buenos" y que no creía que estuvieran en posición de competir por un título. Harden agregó que la "situación es una locura" y "algo que no creo que se pueda arreglar".

Al día siguiente, sus entonces compañeros de equipo intervinieron. DeMarcus Cousins ​​dijo que los comentarios de Harden fueron "irrespetuosos", mientras que Christian Wood dijo que fue "un poco decepcionante". El entrenador de los Rockets, Stephen Silas, dijo que "era mejor para el grupo" que Harden no asistiera a la práctica.

Más tarde ese día, los Nets y los Rockets acordaron ser parte del intercambio de cuatro equipos que llevó a Harden a Brooklyn.

En su conferencia de prensa introductoria en Brooklyn el viernes, Harden reiteró que sentía que los Rockets "no tenían una oportunidad", pero dijo que parte de su comportamiento y comentarios públicos no eran característicos de él.

"Lo lamento porque no soy el tipo de persona que ... no necesito la atención", dijo Harden. "El objetivo final era llegar a algún lugar donde pudiera competir, y aquí estoy en Brooklyn".

Harden agregó que no tiene "nada más que amor y respeto" por la ciudad de Houston y los Rockets como organización. También agradeció al equipo y a sus fanáticos en una publicación de Instagram el viernes.

Harden dijo que su relación preexistente con el ex compañero de equipo del Oklahoma City Thunder Kevin Durant y el entrenador asistente de los Nets, Mike D'Antoni hicieron de Brooklyn un lugar de llegada aún más atractivo.

El entrenador de los Nets, Steve Nash, dijo que tan pronto como Harden esté disponible para jugar, comenzará. Un portavoz del equipo le dijo a ESPN que Harden completó su examen físico pero no puede participar en las actividades del equipo en la cancha hasta que todos los jugadores involucrados en el intercambio de equipos múltiples hayan pasado sus exámenes físicos.

Harden dijo el viernes que si bien venir a Brooklyn no garantiza ganar un título, le gustan las probabilidades de los Nets. Dijo que tendrá que apoyarse en sus habilidades de creación de jugadas para coexistir con "anotadores de élite" como Durant y Kyrie Irving.

"Creo que, para mí, darme una oportunidad es muy, muy importante", dijo Harden. "Darme una oportunidad pero querer que me paguen y querer cuidar a mi familia fue muy, muy importante para mí. Ahora, en esta etapa de mi carrera, me estoy dando la oportunidad de hacer algo que no he hecho o logrado todavía en esta Liga. Por eso estoy aquí en Brooklyn.

"Obviamente sabemos que no es fácil", agregó Harden. "Con esta plantilla, este cuerpo técnico y esta organización, creo que tenemos una oportunidad legítima".

Harden dijo que después de la salida de los Rockets en la segunda ronda de los playoffs de 2020, comenzó a reevaluar su futuro en Houston. Poco después de la derrota de la serie 4-1 ante los Lakers en la burbuja, D'Antoni tomó la decisión de no regresar como entrenador en jefe de los Rockets después de que expirara su contrato. Semanas después, dimitió el gerente general Daryl Morey.

A mediados de noviembre, Harden rechazó una extensión en Houston que lo habría convertido en el primer jugador de $50 millones por año en la historia de la Liga y ESPN informó que Harden había comenzado a discutir su futuro con los mandos de los Rockets. Quería ser cambiado y Brooklyn estaba en la parte superior de su Lista.

Por un tiempo, los Rockets estaban decididos a aferrarse a Harden, dijeron fuentes a Tim MacMahon de ESPN, con la esperanza de que la relación se pudiera salvar y que pudieran ser competitivos esta temporada. Harden nunca vaciló en su deseo de ser canjeado, dijeron las fuentes.

Harden no se presentó al comienzo del campamento de entrenamiento. Días antes del primer partido de la temporada, asistió a una fiesta privada en Houston, lo que le impuso una multa de $50.000 dólares por violar los protocolos de salud y seguridad de la NBA y evitar que estuviera disponible para el primer partido, que luego se pospuso.

"No fue tan fácil como me hubiera encantado", dijo Harden, quien le dio crédito a la organización por trabajar con él en el intercambio. "Pero creo que ambas partes están felices".